The Sótano > OPINIÓN

La película termina antes de empezar

Aumentan las advertencias a la hora de los estrenos cinematográficos

Tiempo de lectura: -'

08 de noviembre de 2018 a las 05:02

En el mundo es cada vez mayor el temor de las empresas propietarias de salas cinematográficas de ser demandadas en caso de que una película que en esos momentos están exhibiendo tenga escenas que puedan tener efectos psicológicos en algunos espectadores, sobre todo en jóvenes con predisposición a estados depresivos. Como nunca antes, se está extendiendo la tendencia a informar en detalles mediante advertencias sobre el contenido y la trama de un filme, para evitar así tener que enfrentar un juicio por daños y perjuicios, o por algo incluso de mayor gravedad. La única solución, por lo tanto, es informar en detalle. Ya quedaron muy atrás los tiempos en que lo único que usaban los exhibidores para atraer a la audiencia eran los posters. Ahora prácticamente están obligados a contar todo lo que tiene una película, en algunos casos incluso el final.

Los “spoilers” (palabra que en su acepción cinematográfica aún no tiene traducción correcta al castellano, aunque hay quienes la traducen como ‘destripe’), sobre todo aquellos que son explícitos. Están a la orden del día. Si usted no quiere ser alertado sobre una escena fundamental en un filme en cartelera ahora mismo en Uruguay, no siga leyendo esta nota. Decía que están a la orden del día, pues en Nueva Zelanda la dependencia estatal encargada de clasificar a las películas ha agregado un detalle importante a la información previa referida a la película Nace una estrella, con Lady Gaga y Bradley Cooper como protagonistas. Ese detalle tiene que ver nada menos que con el final, el cual ha afectado a muchos adolescentes neozelandeses de los que han visto el filme. La nueva advertencia prácticamente cuenta lo que ocurre en la última escena de la película, por lo que inclusive aquellos que no son adolescentes resultan afectados por la medida.

Los “spoilers” (palabra que en su acepción cinematográfica aún no tiene traducción correcta al castellano, aunque hay quienes la traducen como ‘destripe’), sobre todo aquellos que son explícitos.

La Oficina de Clasificación de Cine y Literatura de ese país ha recibido quejas y denuncias formales por parte de padres que aducen que sus hijos fueron afectados, sobre todo por la parte final de la película. Algunos de ellos debieron recibir tratamiento psicológico. En Nueva Zelanda, Nace una estrella tiene una clasificación de M, que significa, “sin restricciones, apta para mayores de 16 años”. El filme se exhibe con una advertencia que indica que la trama incluye “escenas sexuales, lenguaje ofensivo, uso de drogas y…”. Como no estamos en Nueva Zelanda, pueden ver la película y saber por su cuenta de que se trata lo que aquí ocupan los puntos suspensivos.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Cargando...