Tecnología > Oftalmología

La tecnología cierra la brecha para lograr una mejor visión

Tiempo de lectura: -'

27 de julio de 2020 a las 05:00

Cuando Jimmy Blakley se inscribió para servir a su país durante la guerra de Vietnam, su salud y su vista eran perfectas. Sin embargo, poco después de terminar su servicio en 1971, la visión de Blakley comenzó a deteriorarse rápidamente.

Dijo que los médicos descubrieron indicios del agente naranja, el herbicida tóxico usado durante dicha guerra, en su sangre y le mencionaron que probablemente era la causa de su pérdida de visión. A través de los años, lo intervinieron quirúrgicamente y recibió inyecciones oculares, pero fue declarado legalmente ciego en 1999. Usaba lupas sobre sus anteojos para leer y necesitaba sentarse a 60 centímetros de distancia de su televisor de 65 pulgadas para verlo. Se sentía frustrado.

Entonces, Blakley, quien ahora tiene 72 años y vive en College Station, Texas, escuchó sobre IrisVision, un dispositivo que usa un teléfono inteligente, lentes de realidad virtual y algoritmos para ayudar a las personas con visión deficiente a ver y leer con claridad. A Blakley le cambió la vida.

“Estaba maravillado”, dijo. “Veía la línea inferior de la tabla optométrica del examen de la vista; fue como tener 19 años de nuevo”.

Entre las compañías que usan tecnología para abordar los problemas de visión, IrisVision trabaja para ir un paso más allá: se espera que su dispositivo, además de mejorar la vista, sea capaz de diagnosticar padecimientos, hacer pruebas e incluso brindar tratamiento a pacientes de manera remota dentro de los próximos dos años.

“No es estéticamente placentero, pero hace algo que realmente brinda una función útil para las personas”, dijo Jerome Wujek, director de programas y recursos de investigación en el Instituto Nacional del Ojo, el cual forma parte de los Institutos Nacionales de la Salud. “Somos animales visuales. Si pierdes la visión, pierdes una gran parte de tu vida”. Dijo que los dispositivos que usan inteligencia artificial para hacer evaluaciones, diagnosticar y brindar tratamiento de manera remota son el futuro, porque permitirán a los oftalmólogos, optometristas y a otros especialistas tratar a personas en áreas rurales y carentes de atención médica.

El mercado para esta tecnología podría ser enorme. De acuerdo con un informe de 2016 de la Academia Nacional de Ciencias, alrededor de 6,4 millones de estadounidenses tienen visión deficiente que no puede ser corregida mediante anteojos o lentes de contacto. De ellos, 4,2 millones son mayores de 40 años. A medida que el Tsunami Plateado de “baby boomers” que envejecen arrasa con Estados Unidos, se espera que enfermedades y padecimientos oculares asociados con la edad, como degeneración macular, glaucoma y retinopatía diabética, aumenten de manera drástica.

El brote de coronavirus ha sido particularmente desafiante para las personas con discapacidad visual. Quienes tienen visión deficiente dependen en gran medida del tacto y el sonido para identificar objetos y personas, y esto puede ser difícil mientras se siguen las medidas de desinfección de manos y distanciamiento social, así como escuchar a las personas a través de los cubrebocas, dijo L. Penny Rosenblum, médica y directora de investigación en la Fundación Estadounidense para Ciegos, que tiene cataratas congénitas y glaucoma. Las personas con visión deficiente también pueden sentirse más aisladas si no son capaces de usar Zoom y otras tecnologías para mantenerse conectadas, agregó Rosenblum.

A Frank Werblin, cofundador y científico jefe en IrisVision y profesor de Neurociencia desde hace más de cuarenta años en la Universidad de California, campus Berkeley, se le ocurrió la idea de IrisVision en 2014. Mientras hablaba en una conferencia de la Fundación contra la Ceguera, un administrador del consejo, J. Lynn Dougan, se le acercó y le ofreció brindarle financiamiento si Werblin podía inventar un dispositivo portátil que pudiera ayudar a su hija con discapacidad visual. Werblin dijo que él estaba fascinado con la relación entre las neuronas, la retina y la visión, y con gusto aceptó el reto.

A lo largo del proceso, Werblin sumó como socio del proyecto a un desarrollador de aplicaciones móviles experto en tecnología, Ammad Khan. “Imaginar un concepto que transformaría la vida de alguien fue irresistible para mí”, dijo Khan.

Con 1,5 millones de dólares de Dougan, una subvención de 1,5 millones de dólares del Instituto Nacional del Ojo y alrededor de 4 millones de dólares de padrinos inversionistas e inversionistas de riesgo, los cofundadores se pusieron a trabajar. Colaboraron con expertos de las universidades de Stanford y Johns Hopkins y se asociaron con Samsung, que proporcionaron el teléfono inteligente, las tecnologías de realidad aumentada, virtual y combinada, así como la plataforma de inteligencia artificial móvil. Para 2017, el dispositivo estaba listo.

IrisVision ayuda a restaurar la función visual a las personas con padecimientos tales como degeneración macular, retinopatía diabética, retinitis pigmentaria, enfermedad de Stargardt, glaucoma y atrofia óptica, pero no cataratas. Puede ayudar a alguien con una agudeza visual incluso de 20/1000. (La agudeza mide la nitidez: una agudeza de 20/200, por ejemplo, significa que una persona puede distinguir un objeto a una distancia de 20 pies [6 metros] que una persona con visión normal podría ver a 200 pies [60 metros] de distancia).

Bueno, ¿y cómo funciona?

IrisVision ayuda al cerebro a usar partes de los ojos que todavía funcionan de manera adecuada. La cámara del teléfono inteligente capta una imagen y, entonces, los lentes de realidad virtual y los algoritmos mejoran la imagen al proporcionar suficiente información para llenar los huecos y remapear el panorama para brindar una imagen completa.

La compañía recientemente agregó características como el comando de voz, la emisión de video en continuo, así como la asistente virtual Alexa y otras funciones interactivas que brindan a las personas con visión deficiente fácil acceso a las noticias, actualizaciones del clima, videos de YouTube y programas de televisión que se pueden ver mediante los lentes. El usuario puede adaptar los lentes, a través de comandos de voz o un botón, para acercarse o ajustar el color, el contraste o el brillo.

Aun así, el dispositivo tiene sus defectos. Es grande y tosco, y el usuario necesita permanecer inmóvil —no puede caminar con él— para usarlo. Además, con un precio de 2950 dólares, es caro. Y si no eres un veterano, las aseguradoras no cubren el costo.

IrisVision ha visto un aumento en ventas durante la pandemia, un incremento del 50 por ciento en junio en comparación con el mismo mes hace un año, según Khan. Dijo que la mayoría de los dispositivos ahora se venden directamente a los consumidores, debido a que las clínicas donde la gente a menudo los compraba habían cerrado durante el brote. IrisVision envía los dispositivos a los hogares y, posteriormente, ayuda de manera remota a los compradores a configurar la tecnología.

Otras compañías también están trabajando para abordar problemas de visión deficiente. Entre ellas, NuEyes, eSight, Patriot Vision, OrCam, Vispero y Aira. ViewPoint de Patriot, Compact 6 HD Wear de Vispero y e2 de NuEyes ofrecen lentes de realidad virtual similares a los de IrisVision, aunque la amplificación, el campo visual y otras funciones varían entre los modelos. Algunos dispositivos, como e2 y Compact 6 HD Wear, son menos caros pero ofrecen menos funciones.

También varían en tamaño y peso. NuEyes Pro, eSight y Jordy de Vispero parecen gafas para sol de grandes dimensiones o anteojos para esquiar y están diseñados para caminar por la calle, visitar museos o ir de compras, actividades que no se pueden realizar con IrisVision.

“Todavía estamos en una fase muy muy temprana”, dijo Kjell Carlsson, analista experimentado en Forrester Research. Dijo que el tamaño y el precio tendrrían que bajar para que los dispositivos se volvieran comunes.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...