Nacional > Partidos políticos

Las bancas del partido: los que renunciaron al Parlamento por abandonar sus sectores

El frenteamplista Pintado dejó su sillón al distanciarse de Asamblea Uruguay, pero no es el único 

Tiempo de lectura: -'

12 de febrero de 2019 a las 05:03

La renuncia del senador Enrique Pintado a Asamblea Uruguay y también a la banca, se suma a otros casos de legisladores que entendieron que la banca es de la agrupación por la que fueron electos y entendieron que al alejarse de ese sector político corresponde que dejen ese sillón libre.

Pintado envió su carta de renuncia a la presidenta del Senado, Lucía Topolansky, el 6 de febrero y argumentó que la solicitud de dejar la banca respondía a “razones de índole política” que determinaron su desvinculación de Asamblea Uruguay. Esas “razones” tienen que ver con que lanzará un nuevo sector dentro del Frente Amplio que apoyará la candidatura de Mario Bergara.

El exministro de Transporte -durante el gobierno de José Mujica- es gran defensor de que la banca no pertenece al legislador sino al partido, una discusión que suele darse cuando un parlamentario renuncia al sector al que pertenece.

Un año y medio antes de que Pintado anunciara su renuncia, en setiembre de 2017, el exdiputado frenteamplista Gonzalo Mujica renunció a su banca luego de más de un año de haberla ocupado sin pertenecer a ningún partido. Mujica se desvinculó del Frente Amplio en 2016 y provocó un sismo político en el Parlamento porque dejó al oficialismo sin mayoría parlamentaria. Esa mayoría se recuperó cuando el exdiputado resolvió dejar la banca. “Prefiero irme para construir una puerta de salida para tantos que como yo están descontentos”, dijo el día de su renuncia y agregó: “Voy a encontrarme con los desencantados de izquierda como yo. Voy a interpelar a los políticos como cualquier ciudadano”, concluyó.

Meses antes, el oficialismo hizo varios intentos para que Mujica dejara su banca. El MPP, por ejemplo, pidió informes a la Corte Electoral para que el organismo se expidiera sobre la proclamación de un conjunto de parlamentarios que cambiaron de partido a lo largo de la legislatura. En caso de que la Corte afirmara que eran del partido, iban a pelear por el sillón de Mujica. Finalmente, la Corte Electoral declinó tener competencia sobre el tema y el debate siguió abierto: la decisión final la tienen los parlamentarios.

Algo similar sucedió con Esteban Pérez, exdiputado por el Movimiento de Participación Popular (MPP), que pisó por última vez el Parlamento en abril de 2013. Pérez no respetó la disciplina partidaria al no levantar su mano a favor de extender el tiempo de permanencia de los casos azules en Haití. Por ese motivo, la dirección del MPP resolvió enviar su caso al Tribunal de Conducta Política del Frente Amplio, Pérez se desvinculó del sector y dejó libre su sillón en la cámara baja.

También en abril de 2013 renunció a su banca el diputado del MPP Álvaro Vega por diferencias con el sector. Su militancia continuó en el Frente Amplio, pero por fuera del emepepismo.

Ese mismo año, el por ese entonces diputado por Lavalleja Pablo Mazzoni renunció a su banca por el Espacio 609 y a los pocos meses se sumó a la Lista 711 que comenzaba a asomar como un proyecto en el que el exvicepresidente Raúl Sendic era el protagonista.

En 2009, el entonces diputado Diego Cánepa se fue del sector Nuevo Espacio para apoyar a Marcos Carámbula. En ese momento también devolvió su baja, donde ejercía desde 2005 como suplente de Felipe Michelini. 

Antes de eso, en 1994, el diputado Hugo Cores renunció a su banca luego de una separación de su sector, el Partido por la Victoria del Pueblo (PVP), del MPP. El sector de Hugo Cores se había aliado al MLN y a otros grupos para conformar el Movimiento de Participación Popular. Sin embargo, cuando afloraron diferencias entre ambos sectores y terminaron separándose, el legislador consideró en ese momento que la banca le pertenecía al MPP y no al PVP, por lo que decidió abandonarla.

Los que siguen en su banca

En setiembre de 2015, el senador y líder del sector Todos, Luis Lacalle Pou, expulsó de la agrupación al diputado por Canelones Sebastián Andújar luego de constatar “conductas personales” indebidas del legislador. El senador le había pedido en un primer momento que renunciara a su banca, pero como Andújar se negó, lo expulsó.

En filas coloradas, el sector Vamos Uruguay reclamó en mayo de 2016 la banca del senador Daniel Bianchi, luego de que anunciara que abandonaba el grupo y pasaba a formar parte del Partido de la Gente. Como Bianchi no renunció, y nadie le podía impedir ocupar ese puesto, le dio una banca al Partido de la Gente pese a que no habían competido en las elecciones de 2014, por las que el senador había sido electo para esta legislatura. Lo mismo ocurrió con el diputado Guillermo Facello.

Hace algunas semanas, Bianchi tuvo un siniestro de tránsito por estar alcoholizado y el Partido de la Gente lo expulsó. La banca le sigue perteneciendo, ahora sin partido.

Tampoco dejó su lugar el diputado Fernando Amado, quien renunció al Partido Colorado y formó una coalición con Pablo Mieres (Partido Independiente) y el exfrenteamplista Esteban Valenti.

Ya sea que la dejen o que se queden en su lugar en el Parlamento, la decisión de a quién pertenece la banca parece ser más personal que partidaria.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...