Nacional > AUFGATE

Lea los documentos de las cámaras: Interior insistió hasta último momento en rechazar las cámaras elegidas por la AUF

La historia de por qué AUF e ITC seleccionaron a Servinfo y por qué la cartera fue clave para cambiar de dirección y elegir a DDBA

Tiempo de lectura: -'

13 de agosto de 2018 a las 19:57

El sábado El Observador informó que el Ministerio del Interior había mentido sobre el rol que había jugado en la asignación del negocio a la empresa a la cual la AUF le compró el sistema de identificación facial. El lunes el subsecretario del Interior reiteró que se limitaron a un rol asesor, y que en ese sentido dijeron que "era un riesgo" asignar a una empresa que daba un 49% de acierto en la detección de personas, contra el 99% de otra. En esta nota, los documentos que prueban que el Ministerio jugó un rol decisivo en la decisión y que el porcentaje al que se refirió el subsecretario es engañoso.

El paso a paso de la compra

En 2015 se realizó un primer llamado a empresas interesadas en vender a la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF) un sistema de identificación facial, la exigencia más importante que el Ministerio del Interior (MI) le puso al fútbol para atacar la violencia en las canchas.

A ese primer llamado se presentaron cinco empresas, según informó El Observador en ese momento: DDBA ofertó por US$ 4,5 millones, Vacelco SA por US$ 4,9 millones, TS Group SRL por US$ 5 millones, Cabo Azul SA por US$ 5,7 millones y Genper SA (Prosegur) por US$ 8,1 millones.

El proceso dejó a DDBA como el mejor posicionado. Sin embargo, la AUF decidió suspender la adquisición porque los costos eran demasiado altos. La asociación estaba al borde de la cesación de pagos, entre otras cosas porque tenía US$ 6 millones sin cobrar por los derechos de TV de las Eliminatorias, luego que la justicia de EEUU congelara fondos de una de las empresas que compró esos derechos, Fullplay.

Un año después, en julio de 2016, el ministerio insistió en que las cámaras eran imprescindibles, y por eso volvió con una medida que había impuesto en 2014: no enviar policías a los partidos de alto riesgo. Los clubes y la AUF decidieron suspender el inicio del torneo, y en ese momento fue que el ministerio , la AUF e ITC -una empresa propiedad de ANTEL que se dedica al asesoramiento a privados en tecnología- consensuaron el cronograma para un nuevo proceso de compra de cámaras, que debía ser más económico que el de 2016.

Se trataba de un proceso exprés, que comenzaría en agosto con el llamado a interesados y terminaría en octubre con la adjudicación. Era un proceso privado, a cargo de la AUF, por lo que no tenía al alcance medios de las licitaciones públicas, como la posibilidad de recurrir al Tocaf.

Embed

Para ese proceso se presentaron 14 empresas, que figuran en el documento técnico que elaboró ITC. Algunas de ellas presentaron más de una oferta, con costos diferenciados, por lo cual el total de propuestas recibidas fue 21.

Embed

El siguiente paso fue hacer las pruebas técnicas, en el Estadio Centenario, en setiembre de 2016. Esa prueba la hicieron 13 de las 14 empresas: no participó DDBA. ¿Por qué? Porque ITC consideró que, al ya haber realizado la prueba en 2015, no era necesario volver a hacerla.

"La prueba piloto realizada en el año 2014 arrojó un resultado satisfactorio. En virtud de que la propuesta ahora presentada contempla la misma solución y, en muchos casos, las nuevas versiones del equipamiento considerado en la versión anterior, no se entendió necesario volver a realizar una prueba piloto", dice el informe de ITC. El documento dice 2014, pero la prueba se hizo en 2015.

Embed
Embed

Esa postura generó discusiones entre la AUF y el MI: la polémica se basaba en que todos compitieran en igualdad de condiciones, relataron a El Observador fuentes con conocimiento del proceso. De todos modos la situación no varió.

El documento de ITC arrojó la evaluación tras esa prueba técnica. De allí se concluye que hay cuatro ofertas "recomendables": DDBA. Servinfo, Sonda y Todosoft-Telefax.

Embed

Pero dentro de las ofertas que se categorizaron como "recomendables" hubo algunas diferencias de puntuación. Por ejemplo, se mencionaba que la oferta de DDBA era "recomendable", mientras que Servinfo había sido considerada "recomendable con observaciones", como explicó El Observador en la nota del sábado 11. Argumentaba que Servinfo había registrado 49% de de identificación de personas que pasaban con el rostro descubierto y 30% con rostro cubierto. De DDBA no se informaron cifras, porque no habían tomado la prueba al igual que el resto.

AUF e ITC le dieron a las empresas finalistas la oportunidad de mejorar sus propuestas, y eso está en la parte final del informe. Servinfo mejoró su hardware, entre otros ajustes, y la tasa de éxito en el reconocimiento de personas con rostro descubierto pasó del 49% al 76% y con el rostro cubierto de 30% a 44,4%. La tasa seguía siendo "significativamente menor" que lo que exigía el pliego en ese punto (85%), algo que sí había logrado DDBA en su prueba de 2015, realizada un año antes que el resto, cuando llegó al 99%. Esta última cifra no aparece en el informe técnico, y fue informada este lunes por Jorge Vázquez en M24.

Embed

Algunos puntos que destaca el informe de ITC sobre DDBA: consideró la oferta como "muy buena", y entre otras cosas destacó que se identificó "un vínculo muy fuerte con las empresas proveedoras de los diferentes componentes de la solución, quienes estarán directamente involucradas en la instalación y puesta a punto de los componentes".

Mientras tanto, sobre Servinfo sostuvo que la propuesta presentada era "aceptable", que se "proveen referencias de la empresa o casos relevantes de uso de las diferentes tecnologías propuestas en diversos contextos con necesidades similares a las planteadas en el pliego". El informe también advirtió que las cámaras presentadas por Servinfo eran "day-only", pero que la empresa aseguraba que el funcionamiento sería el esperado según los requerimientos del pliego.

Además, el documento de ITC le recomienda a Servinfo "proponer sustituir las cámaras en la oferta de la empresa por cámaras profesionales, ya que las cámaras utilizadas -Dahua- se focalizan en el desarrollo de cámaras de bajo costo fundamentalmente para uso hogareño y PyMES".

El informe también analizaba los costos, que aparecen en las siguiente imágenes. De todos modos, esos fueron precios preliminares, que luego fueron objeto de dos fuertes remates a la baja, en los cuales las empresas reducían su precio sin saber el del rival (pero sí en qué puesto quedaban colocados). La de Servinfo era de alrededor de US$ 1.081.000, contra US$ 1.254.000 de DDBA. El proceso a la baja de esos precios no está incluido en el documento porque se realizó a posteriori de la publicación del mismo.

Embed
Embed

¿Por qué AUF e ITC seguían avanzando con una empresa que aún no llegaba al mínimo? Según pudo reconstruir El Observador, ambos confiaban que la empresa podía llegar al mínimo indispensable que establecía el pliego porque sabían que la empresa española que había desarrollado el software (Herta) ofrecería soporte. Servinfo se comprometió -de forma verbal y por escrito- a hacer las mejoras necesarias. Eso era suficiente para ITC, pero no para el ministerio que no confiaba en que eso fuera posible.

DDBA era quien tenía la representación oficial del software Herta, considerado el mejor para el ministerio. Pero el resto de las empresas habían comprado el software y los directivos de Herta dijeron que ofrecerían soporte en caso que ganara otra empresa.

En función de las mejoras demostradas, el compromiso de alcanzar la exigencia requeridas (85% de tasa de reconocimiento) y de la empresa que estaba detrás, ITC confiaba que Servinfo era la mejor opción costo-beneficio. De esa manera, la comparación no podía ser 99% de DDBA contra 49% de Servinfo, sino, en todo caso, 99% -logrado un año antes y en diferentes condiciones- contra un 76%. ITC tenía la certeza de que Servinfo habría de llegar al mínimo exigido.

Con todo esa información se pasa a un análisis de calidad-precio. Es que el ítem económico era fundamental para la AUF, que seguía con sus arcas menguadas y estaba decidida a bajar los costos al mínimo. De ahí que AUF e ITC deciden posicionar a Servinfo como primera de las dos finalistas que había.

La carta de ITC

Todo eso aparece resumido en un comunicado que envía ITC a la AUF el 28 de octubre, que complementa el informe técnico del 7 de octubre. Allí se afirma que "Servinfo fue la que ofreció el precio más conveniente", y que por ese motivo "se decidió avanzar" con esa empresa, "que proponía una solución aceptable a pesar de las observaciones documentadas, ya que la relación precio/calidad llevaba a asumir que seria la mejor solución para AUF. Esto, basados en la afirmación de la empresa a comprometerse contractualmente con AUF dejando explícito que su solución respetaría las especificaciones técnicas o de lo contrario ellos se harían cargo de solucionarlo a su costo".


A su vez, se informaba que DDBA había enviado una última propuesta, "que lo acerca de manera muy importante al valor final de Servinfo". Agregaba que DDBA "ofrece una muy buena solución, siendo su propuesta la mejor diseñada", pero que no se avanzó con ella "dado que resultó ser la solución de mayor precio".

Además ratifica una vez más, la desconfianza del ministerio por Servinfo, y el rol que jugó la cartera en la decisión final.

"En contacto con el Ministerio del Interior verificamos que si bien las observaciones técnicas detectadas en la propuesta de Servinfo han sido aclaradas y salvadas por la empresa, se mantiene una posición de desconfianza sobre la capacidad de Servinfo para llevar adelante el proyecto, por lo cual insisten en que no podrían respaldar técnicamente esa solución".

Con todo eso como contexto, ITC recomienda a la AUF "tener en consideración a las empresas DDBA y Servinfo como finalistas, de acuerdo con las consideraciones particulares que pueda realizar la AUF en coordinación con el ministerio".

La decisión de la AUF

El mismo día, Valdez le anuncia a Jorge Vázquez el resultado del proceso: "Del informe confeccionado por ITC SA resulta que las empresas Servinfo (y) DDBA son las que reúnen las condiciones técnicas solicitadas en el pliego redactado en acuerdo con su ministerio. De ambas propuestas resulta que el costo de la empresa Servinfo es un 16% inferior a la de la empresa DDBA".

La AUF estaba interesada en bajar el precio lo más posible, el ministerio quería la mejor opción técnica que, en este caso, también era la más cara.

Embed

La reunión técnica

El lunes 31 de octubre se realizó una reunión entre funcionarios técnicos del Ministerio del Interior e ITC. Según el acta de la reunión, participaron por el MI: el ingeniero Ricardo Méndez, comisario mayor Pablo Duarte, oficial principal Pablo Tellechea y subcomisario Mauricio Barcellos. Por ITC fueron el ingeniero Francisco Freyre y Leonardo Vidal.

En esa reunión hubo un cambio respecto a lo que la AUF le anunció al ministerio el viernes anterior. Se hace referencia a que "según cuanto acordado en la reunión del viernes 28/10 entre el MI y AUF, se revaluó conjuntamente la propuesta presentada por la empresa DDBA. Se validó la propuesta presentada por DDBA verificando que coincide, e incluso en algunos puntos mejora, la solución presentada en el proceso anterior. Los técnicos del MI presentes manifiestan su total conformidad con la solución presentada por la empresa DDBA".

Embed

Y también se hizo referencia al primer informe técnico realizado por ITC ante la AUF el 7 de octubre, donde se establecía que DDBA era recomendable. No se menciona el comunicado del 28, en el que la AUF e ITC posicionaron a Servinfo como primera. En el medio de las dos cosas, el ministerio hizo saber su preferencia por DDBA, lo que llevó a que la AUF e ITC cambiaran lo dicho horas antes.

"También se tiene en cuenta la valoración realizada para esta solución en el informe presentado por ITC ante la AUF en fecha 7 de octubre y entregada por AUF al MI donde ITC indica que la solución es recomendable. Los técnicos del MI manifiestan su conformidad con la empresa DDBA y su experiencia específica, manifestando que este aspecto conlleva a que esta empresa representa la solución de menor riesgo para el proyecto", dice el acta de la reunión.

Ese mismo lunes 31, al finalizar la reunión, ITC envió una carta a la AUF en la que repasaba los antecedentes del proceso y recordaba que la consultora había elegido a Servinfo, que era 16% más económica que DDBA. Sin embargo, aclaraba que si bien Servinfo era la que mejor relación calidad-precio daba, la opinión del ministerio terminaba siendo clave teniendo en cuenta que serían los técnicos de la cartera los que operarían el sistema.

Embed
Embed


"Se recibieron en diferentes oportunidades, tanto formales como informales, numerosas objeciones y observaciones de parte del equipo técnico del ministerio hacia esta propuesta, indicando la no aceptación de la misma. A través de diferentes instancias con el MI se fueron aclarando dudas y levantando observaciones técnicas referidas a la propuesta presentada por la empresa Servinfo. Si bien las principales objeciones técnicas se fueron aclarando a lo largo del proceso, el equipo técnico del MI mantuvo su posición respecto a la falta de experiencia de la empresa Servinfo en reconocimiento facial y el riesgo que esto representa para el éxito el proyecto", destacó ITC.

Embed

Finalmente, el martes 1°, Valdez envía una carta a DDBA. Le anuncia que es el ganador, pero le exige varias bajas en su presupuesto, de manera de acortar la diferencia de precios con Servinfo. Al aceptar DDBA esas últimas condiciones, la diferencia con Servinfo termina siendo de 7% (US$ 76 mil). Pero con otros ajustes de precios, la diferencia baja hasta los US$ 40 mil dólares.

Según fuentes empresariales consultadas por El Observador, ese procedimiento de baja final es común con las empresas que ganan una licitación (o una compra, como es en este caso, al tratarse de un privado). Sin embargo, no suele darse que ese proceso ocurra con una empresa que no había finalizado en primer lugar en la competencia.

Así, ambas partes terminaron logrando lo que querían. La AUF consiguió bajar de US$ 2,5 millones la oferta inicial de DDBA a poco más de US$ 1,1 millones. El ministerio, mientras tanto, logró que se impusiera la oferta que creía que era la más idónea técnicamente. Y para eso jugó un rol fundamental, lo que se contradice con lo dicho por el subsecretario Vázquez.

El porcentaje de detección de rostros

Este lunes la empresa DDBA y Vázquez respondieron a la información de El Observador del sábado. Insistieron en el rol asesor de la cartera, pero centraron su análisis en que el porcentaje de detección de identificación de ambas empresas finalistas era muy diferente: mientras DDBA arrojaba resultados de 99%, el de Servinfo era de alrededor de 49%.

Sin embargo, la comparación de esas cifras es incorrecta, porque omite decir toda la verdad.

El informe de ITC dice que la tasa de aciertos de Servinfo fue de 49% en sujetos con rostro descubierto y de 30% con rostro cubierto que pasaron en una primera instancia. Pero que luego "para el informe de evaluación, el equipo de Servinfo volvió a ejecutar el software de reconocimiento facial sobre el video grabado luego de realizar algunos ajustes de configuración considerando las condiciones de luz dadas en la prueba. También se solucionaron consejos de configuración para optimizar el desempeño de Herta Security (a quien hicieron llegar el video grabado)"

Con esas nuevas consideraciones los resultados de Servinfo pasaron a ser de 74,3% y 44,4%. ITC aclara que la tasa de aciertos obtenida es significativamente menor a la solicitada en el pliego, aunque de todos modos califica a la oferta como "recomendable con observaciones".

Embed
Embed


¿Qué pasó después de eso?

La AUF e ITC siguieron negociando con las empresas finalistas, de manera de que siguieran mejorando sus propuestas hasta un punto donde fueran aceptables. De esa manera, las cifras a comparar no son un 99% de DDBA contra un 49% de Servinfo, como dijo hoy el subsecretario Vázquez, sino el 99% (hecho un año antes) contra el 74,3% de Servinfo, con el compromiso de los ajustes para elevar aún más el porcentaje de reconocimiento. Esa fue la base sobre la cual la AUF e ITC tomaron la decisión de puntuar en primer lugar a Servinfo.

La referencia al porcentaje obtenido por DDBA no está en el informe técnico final de ITC. Era parte de la primer prueba, realizada en 2015, y no de la de 2016, ya que la empresa no participó de esa prueba. Entre todas las ventajas técnicas que menciona ITC sobre DDBA, ese punto no es mencionado. Se trató de pruebas diferentes, en años diferentes con condiciones diferentes. Por ejemplo, en la primera se realizó cacheo a las personas que eran parte de la prueba, algo que en la segunda no ocurrió.

Comentarios