Cargando...

Espectáculos y Cultura > Concierto

Lisandro Aristimuño: "Ser músico, también, es errarle"

El músico llega a Montevideo el miércoles para presentar Constelaciones, su último disco

Tiempo de lectura: -'

30 de octubre de 2017 a las 05:00

Lisandro Aristimuño podría haber sido lutier, conductor melómano de programa de radio, vendedor de disquería. Cualquier cosa que tuviera que ver con la música. Pero no fue necesario el plan B. El argentino de 39 años es cantautor desde hace más de una década. En su haber hay decenas de canciones con melodías y letras inolvidables como Me hice cargo de tu luz, Canción de amor, Pozo, Azúcar del Estero. Su último disco Constelaciones también las tiene. Influenciado por las carreras solistas de los Beatles, el músico nacido en el sur argentino dio vida a líneas como las de Respirar: "No esperé/ me ahogué/ no lloré/ te llamé/ te encontré no hablé/ te amé solo me quebré/fuera de mí/ te insulté/ me quedé sin saber respirar". El miércoles algunas de ellas se podrán escuchar en el Teatro Solís.

En tiempos de giras largas, ¿cuáles son los escenarios que más disfruta?

Me gusta mucho girar por el interior y no quiero dejar de hacerlo, más allá de que es muy difícil hacerlo por una cuestión económica y por la austeridad de la parte técnica. Entonces hay que ponerle más garra. Me conecta con la época en que empecé y tocaba en barcitos solo con un equipo de guitarra y un micrófono. Llegué a tocar a capela. Entonces lo que hago en esos casos donde no se puede usar tanta tecnología es darle más bola al repertorio.

¿Qué sucede cuando el escenario es en un espacio abierto donde la cantidad de gente es descomunal?

En Lollapalooza, por ejemplo, lo que sucede es que hay muchas bandas y sabés que la gente no suele ir por vos. En un teatro sí van a ver tu show. En estadios usás más el poder de seducción. La verdad es que me fue muy bien porque toqué entre Duran Duran y The Strokes y la gente se quedó a vernos, nunca pensamos que lo iban a hacer. Sufro más cuando estoy con la gente más cerca, por ejemplo en Medio y Medio en Punta Ballena. Me inhibo. Funciona como cuando te acercás mucho a una persona, siempre le vas a ver las imperfecciones. Cuando el espacio es más grande no me siento tan expuesto, me relajo y estoy más metido en la interpretación de las letras.
¿Cuándo se da cuenta de que ser independiente es una buena decisión?

En el ir paso a paso. Y en el haber vivido cada etapa con mucha pasión. Tengo la libertad de hacer lo que quiera en las giras, en los discos, en cuántas canciones incluyo, en mi manera de comunicar. Es hermoso eso. También es interesante cuando te das cuenta de que te equivocás y no tenés a nadie a quien echarle la culpa. Ser músico, también, es errarle. Mucha gente se sorprendió cuando programamos el Luna Park para este año. Me enorgullecí cuando en los títulos de las notas ponían algo como: "La independencia llegó al Luna Park". Está buenísimo que se hayan dado cuenta porque no es que llegué con mi música, llegó una ideología, una manera de pensar la música por otro lado.

¿Cuáles son los lujos que se dio para la puesta en escena de la presentación en vivo de Constelaciones?

Me gusta trabajar sobre un concepto en cada disco. Cuando presenté el disco a los periodistas y a los amigos lo hice en el planetario. Parecía que estabas adentro de una galaxia. Después de eso le dije a mi iluminador que lo quería reproducir en todos los teatros en los que tocáramos. Y me preguntó: "¿Estás dispuesto a gastar todo ese dinero?". Le contesté que si no lo intentábamos no me iba a quedar tranquilo. Así que lo hicimos y funcionó. Esta gira de Constelaciones es un momento mágico. No es solo ir a un concierto, la puesta de luces te hace sentir en un espacio muy diferente. Es un disfrute. Pasa que a veces el público ni me ve, estoy bastante en penumbras, la atención está más en la atmósfera que en mí.

¿Cómo funciona Respirar en vivo? ¿Es solo usted con el piano?

Sí, lo hacemos con Ariel Polenta. Él además es el coproductor de Constelaciones. Respirar es el último tema del concierto, es el cierre. De hecho fue la primera canción que compuse para el disco. Después nació Good Morning Life. Fueron las dos primeras.

Constelaciones funciona como un objeto muy lindo y cuidado. ¿Esa es su manera de defenderlo más allá de la música que contiene?

Me importa el objeto. Nací en 1978 y para mí comprarme un disco era hermoso, sacarlo de la bolsita, leer las letras, ver las imágenes que el músico eligió para acompañar su música. A veces reniego de esos artistas que hacen unos discos increíbles musicalmente y después la tapa no tiene nada. Soy muy fan de las tapas. Ahí se unen muchas artes. Está el fotógrafo, el diseñador gráfico, también puede haber un artista plástico. Spotify es música y nada más.

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...