Lo analógico a veces es mejor

En la moda de los dispositivos inteligentes es fácil olvidar que lo que no está conectado a internet puede tener ventajas para los usuarios

Tiempo de lectura: -'

11 de marzo de 2018 a las 05:00

Aún resulta mágico iluminar la sala diciendo: "Alexa, prende la luz". Sin embargo, con todo el revuelo que rodea a los aparatos inteligentes –esos dispositivos cotidianos que están conectados a internet– es fácil olvidar que, a veces, lo austero simplemente es mejor.

Las empresas tecnológicas están incluyendo conexión a internet en casi todos los objetos para que puedan controlarse con altavoces o smartphones. Los termostatos, las cámaras de vigilancia, los matamoscas, las cafeteras... lo que se le ocurra.

Además, los dispositivos inteligentes se están haciendo populares. En 2017, el 15% de los hogares estadounidenses tenían un aparato automatizado en el hogar, un aumento del 10% en contraste con abril de 2016, de acuerdo con NPD Group, una firma de investigación.

Sin embargo, antes de que empecemos a configurar las conexiones de wifi en todos nuestros electrodomésticos, luces y accesorios de moda, permítanme jugar al ermitaño por un momento. Algunos de los dispositivos más mundanos están diseñados para realizar una tarea sencilla de manera excelente y, en algunos casos, aún cumplen con esas actividades mejor que sus pares de alta tecnología.

Así que hagamos una pausa para apreciar algunas de las cosas menos inteligentes.

Desconectados

Según todos los parámetros, el Apple Watch es un éxito. Su versión más reciente es veloz, resistente al agua, versátil y tiene una batería que dura mucho, lo cual convierte al reloj inteligente en un dispositivo excelente para rastrear sus actividades de ejercicio. Sin embargo, un reloj de pulsera normal todavía es superior en una tarea crucial: dar la hora.

La pantalla del Apple Watch despierta cuando se mueve la muñeca en determinado ángulo, lo cual indica que está intentando ver qué hora es. Eso ayuda a conservar la duración de la batería. Sin embargo, cualquier usuario de Apple Watch está familiarizado con situaciones en las que esta función es frustrante.

Hasta que el Apple Watch logre mostrar constantemente el tiempo sin agotar la batería, un reloj de pulsera normal es mejor para ver la hora en todas esas situaciones.

Muchos autos están equipados con una pantalla táctil en la consola que básicamente refleja las funciones de la pantalla de su smartphone. Los usuarios del sistema Android pueden usar Android Auto y quienes tienen un iPhone se conectan a CarPlay.

Estos sistemas inteligentes para el auto están diseñados para funcionar de manera continua con su teléfono. Conectar un iPhone, por ejemplo, despliega una pantalla de aplicaciones como Apple Maps, Apple Music y la aplicación de podcasts de Apple, que después puede controlar en la consola o con Siri en vez de tener que tocar la pantalla de su celular.

El problema con este concepto es que hay un número limitado de aplicaciones que funcionan con estos sistemas de información y entretenimiento. Si prefiere usar Google Maps o Waze en CarPlay, por ejemplo, no tendrá más opción que elegir Apple Maps.

Además, si su sistema inteligente necesita una actualización importante de software, algunas marcas de autos se retrasan a la hora de permitirle descargar e instalar las actualizaciones. En vez de eso, le piden que lleve el auto a la concesionaria y que pague por las actualizaciones para que se instalen ahí. General Motors, por ejemplo, durante años se ha negado a ofrecer actualizaciones remotas y solo dice que planea implementarlas antes de 2020.

Utilizar una base para celular es una solución barata, simple y mucho menos frustrante. Solo colocas la base en el tablero, en una ranura para discos o en un respiradero de aire acondicionado, montas el celular y lo conectas a un cargador a través del puerto de accesorios.

Voilà, su celular se ha convertido en su sistema de información y entretenimiento, capaz de ejecutar sus aplicaciones favoritas de navegación y música, y utilizar controles para hacer llamadas con los altavoces. La pantalla tiene el tamaño suficiente para leer claramente mapas y puede actualizar el sistema operativo usted mismo. ¿Qué más necesita?

reloj de pulsera.JPG

Amazon hace poco volvió a introducir el Echo Spot, un reloj despertador con una pantalla táctil y Alexa, la asistenta virtual. Pero también tiene una cámara interna para hacer videollamadas.

¿De verdad quiere tener una cámara en la mesita de noche que apunta constantemente hacia su cama? Es como pedir que alguien viole su privacidad.

Amazon promete que el software de la cámara del Echo Spot puede apagarse cuando no lo está usando. No obstante, es una función que evidentemente puede ser un blanco para programas maliciosos de ciberatacantes.

Así que si su objetivo principal es tener un dispositivo que lo despierte a tiempo para ir al trabajo, simplemente compre un reloj despertador tradicional.

Uno de los usos más comunes del Amazon Echo es configurar un reloj de cocina. Sin embargo, hay algunas razones por las que un cronómetro de cocina barato puede ser superior.

El tiempo de cocción puede variar según el electrodoméstico que utilice, entre otros factores. Así que si debe revisar sus alimentos para ver si están cocidos y cambiar el tiempo en el reloj de la cocina, una versión tradicional –ya sea uno analógico o de los que tienen una pantalla digital y dos o tres botones físicos– puede ser una opción más fácil. Simplemente repica o timbra cuando el tiempo se acabó; además, es más rápido añadir o quitar algunos minutos girando un disco o presionando uno o dos botones.

También puede ver constantemente cuánto tiempo queda en el temporizador, mientras que con el Echo, debe abrir una aplicación de teléfono inteligente para ver el tiempo restante o pedirle a Alexa que diga cuánto tiempo queda. A largo plazo, se vuelve engorroso utilizar un altavoz inteligente como temporizador.

Comentarios