Fútbol > CLÁSICO

Lo que dejó el Rampla-Cerro: poca gente por culpa de los violentos

El espeso clima que rodeó al clásico del domingo condicionó al del jueves

Tiempo de lectura: -'

11 de mayo de 2018 a las 05:00

Jueves. Tres y media de la tarde. Llueve y hace frío. En el estadio Olímpico, Rampla Juniors recibe a Cerro por el Torneo Intermedio, un campeonato híbrido, sin interés para el público, pero que extiende la actividad de los clubes en la temporada. Hace cuatro días se habían enfrentado por el Apertura en el estadio Tróccoli en medio de un clima bélico, hasta con amenazas de muerte. Es un clásico de barrio, pero lo que debería ser una fiesta se desnaturalizó.

Poca gente en las tribunas. Un puñado de hinchas de Rampla, los más bullangueros, ubicados detrás del arco en el sector de tribuna pintada de rojo y verde. Otro grupo de hinchas de Cerro que se instalaron al costado del palco. Un palco vacío.

Un pulmón separa a los hinchas de Cerro del palco vacío y otro pulmón separa a los hinchas de Rampla del mismo palco vacío, pero del otro lado. Además de las cintas amarillas, seguridad privada, de un lado y de otro. Alrededor de la cancha, más policías.

Para ingresar al estadio, un triple cordón de seguridad. A una cuadra del Olímpico y dos más en la puerta de acceso. Todo, absolutamente todo, está hecho como para sacarle las ganas de ir al fútbol a la gente común.

¿Quién se va animar a ir a la cancha un día laborable, lluvioso, frío, corriendo el riesgo de que se vea envuelto en un lío? Por más clásico que sea, por más rivalidad que haya entre las dos camisetas del barrio.

Un grupo de hinchas albicelestes se apostaron por la calle Grecia, cerca de la sede del club, una hora antes del partido. Cerveza, vino y mucho agite. Están viviendo días felices. El domingo le ganaron 2-0 a Rampla en su cancha, con dos goles de Maureen Franco. El goleador que después de ese partido se perdió. Dijo que se había terminado un ciclo en el club y que iba a pensar dónde continuaría su carrera. Pero se olvidó de un pequeño detalle: tiene contrato vigente. Los dirigentes lo llaman pero no les atiende el teléfono.

En la cancha, los albicelestes cantan que van "a quemar el gallinero", que Rampla "sube y baja", que "no llena la cancha" y letras por el estilo. Hay jóvenes con barbijos y niños que se cuelgan del alambrado. Es increíble, pero tendrán 10 años los gurises y ya van a los partidos a hacer gestos obscenos mirando hacia sus rivales constantemente. Ni pelota le dan a lo que pasa en el campo de juego.

Los de Rampla no pasan por un buen momento. El domingo, después de perder el clásico, renunció el técnico Luis "Ronco" López. Hasta hace un año era el gerente deportivo y se hizo cargo del plantel tras la salida de Fernando Araujo. El DT se fue por los malos resultados, pero también por las amenazas que recibió de los hinchas de Cerro.

Una pared del Olímpico amaneció el domingo pintada: "Ronco, la próxima bala es para vos". Cuentan que a los de Cerro no les gustó un gesto que les hizo el año pasado cuando Rampla ganó el clásico 2-1 en el Tróccoli y se la tienen jurada. Unos días después, en un partido de Tercera división, hinchas albicelestes balearon a un simpatizante de Rampla. Cuentan que la bala era para el Ronco López, que había ido a ver el partido.

El picapiedra se encuentra en zona de descenso directo. En junio hay elecciones y el avispero está alborotado. La presidenta Isabel Peña ocupa actualmente el cargo porque Juan Castillo renunció el año pasado. Este jueves, un grupo de hinchas esperaron a los futbolistas a la salida del vestuario. Les pidieron lo de siempre: "Más huevo". El único que recibió una ovación fue uno que no jugó: el Mago Cristian Olivera.

En la cancha ganó Cerro con un gol de Romario Acuña en el final del partido. De cabeza, el más chiquito le ganó a los defensores tras el centro de Zazpe. Rampla jugó desde los 28 minutos con 10 hombres por expulsión a Soto. Al final también vio la roja De León. A la salida del estadio, otro lío. Primero salen los de Cerro, 20 minutos después los de Rampla. La lluvia no paró nunca. Estaba más lindo para verlo por TV.

Acuña: "Buscamos por todos lados"

Héctor "Romario" Acuña entró en el segundo tiempo y fue el protagonista del partido. Con un golpe de cabeza terminó un buen centro de Leandro Zazpe y marcó el gol del triunfo para Cerro: "Yo jugué en Rampla, pero soy profesiona y me debo a Cerro", expresó el goleador al final del encuentro. Agregó que cuando el partido estaba empatado la idea era "buscar por todos lados, y por suerte se dio de esa manera".

Por su parte el técnico Fernando Correa, que ganó dos clásicos de la Villa en cuatro días, dijo que cuando "un equipo cuando queda con 10 se cierra más. La cancha estaba complicada y tratamos de salir al campo para tratar de tener la pelota, tuvimos que jugar más al pelotazo. Le pedimos en el entretiempo que jugaran más por las bandas. Con Núñez y con Zazpe. Tuvimos paciencia y llegamos al gol. El triunfo fue una alegría inmensa".

También habló de la ausencia del goleador Maureen Franco: "Es una pena porque está pasando por un buen momento. Les pedí que se reúnan y hablen tranquilamente (Franco y el presidente). Si vuelve, será bienvenido". Por último destacó: "Los jugadores están comprometidos con lo que le decimos". Ahora se viene Nacional.

Comentarios