Espectáculos y Cultura > RESEÑA DE LIBRO

Los Beatles y un crimen musical inolvidable en la pluma de un uruguayo

La misteriosa muerte de Eleanor Rigby, de Hugo Burel, es una novela policial muy original que gira en torno a la célebre y enigmática canción de The Beatles 

Tiempo de lectura: -'

13 de octubre de 2019 a las 05:00

Es difícil contarle a alguien que no peina canas lo que significaron The Beatles para una generación amordazada por la moral de sus mayores. Adolescentes y jóvenes de todas partes del mundo encontraron en la música de los cuatro fantásticos de Liverpool el camino hacia una libertad que nunca había conocido, que iba desde la forma de vestirse y peinarse, hasta un nuevo enfoque para las relaciones sexuales, las drogas o la política.

Por eso y por la hermosa música que crearon entre 1960 y 1970, miles de uruguayos se juntaron emocionados para ver a un incombustible Paul McCartney tocar los clásicos del grupo en el Estadio Centenario. Canciones que marcaron la juventud de muchos que hoy recuerdan gracias a un acorde o un verso de The  Beatles, el primer beso de su vida, la primera banda que formaron con los amigos del liceo, aquel baile o las vacaciones inolvidables en un balneario todavía en construcción tarareando Here Comes the Sun

Algo de todo eso le pasó al escritor uruguayo Hugo Burel, que en el prólogo de esta novela policial que parte de una canción con nombre propio, confiesa que Eleanor Rigby lo acompaña desde hace cincuenta años, desde la primera vez que la escuchó, así como el enigma de su muerte, que el tema compuesto por Lennon y McCartney no llega a resolver en sus crípticas estrofas. 

La novela, muy bien escrita y dinámica, transforma la muerte de Eleanor en un crimen que debe ser investigado extraoficialmente por el policía Horatio Pinkerton, a pedido de su colega, el capitán Whitehead, que según se revela después, es uno de los principales sospechosos junto al sacerdote McKenzie, el diácono Thomas y el sepulturero Jones. 

Burel se luce a lo largo de todo el libro sacándole jugo a la letra de la canción y rellena con habilidad los huecos que encuentra en la historia de una mujer que barre y recoge el arroz que queda en el suelo de la iglesia después de que se celebran las bodas, que luego muere y que es enterrada en el cementerio de ese mismo templo mientras McKenzie da un sermón que nadie escucha, porque Eleanor era una más de todas esas personas solitarias que a nadie importan. 

De cabo a rabo la novela está llena de guiños que cualquier fan de la banda inglesa reconocerá al instante, lo que crea una gran complicidad en el lector, que desde que detecta el primer homenaje se emociona con descubrir el siguiente.

En este sentido se puede citar a la chica que atiende el pub al que va Pinkerton a tomar cerveza, que se llama Michelle, al Doctor Robert, forense que receta drogas ilegales a sus clientes ricos como en la canción homónima, al erudito bibliotecario George Martin (el quinto beatle) o al sargento Pepper, que se nombra en una línea como salvador del capitán Whitehead durante la segunda guerra mundial. 

Hay momentos sobresalientes como el comienzo mismo de la novela, donde como carta de presentación de Pinkerton se narra el único y terrible gran fallo de su carrera como detective cuando se enfrentó a un asesino serial. O el entierro de Eleanor, con el gato amarillo saltando sobre el ataúd de su dueña mientras el padre McKenzie cita autores paganos para homenajear a la muerta.

Burel, que ya había demostrado su talento para lo policial en su trilogía ambientada en el Uruguay de 1960 (Montevideo noir, Sorocabana blues y Noches de Bonanza), vuelve a lucirse aquí en el manejo de los diálogos y la armonía de la historia, que al tratarse de una novela breve, no pierde el tiempo en descripciones superfluas o tangenciales. Aquí un día da paso al otro y el inspector avanza sin prisa pero sin pausa.

Como único punto flojo de la novela se puede citar el final mismo de la historia, abrupto y ya resuelto algunas páginas antes. Pero más allá de ese detalle puntual, La misteriosa muerte de Eleanor Rigby se disfruta plenamente gracias a la pericia narrativa de Hugo Burel y a las bellas canciones que, de fondo, deberían acompañar la lectura. 

Ficha

La misteriosa muerte de Eleanor Rigby. 
De: Hugo Burel
Editorial Alfaguara
189 páginas
Precio: $ 490 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...