Cargando...
El bloque de educación es uno de los más extensos de la LUC.

Nacional > REFERÉNDUM

LUC: los cambios en educación y las transformaciones "urgentes" que avanzan despacio

La ley de urgencia modificó la gobernanza del sistema educativo en busca de mayor agilidad y ejecutividad

Tiempo de lectura: -'

19 de marzo de 2022 a las 05:02

Fue uno de los bloques más extensos en el texto original, luego en el que finalmente se aprobó y también en la selección de artículos impugnados. La educación, que moviliza a miles de personas y aparece como un tema de discusión inacabado cada vez que llega una campaña electoral, también fue uno de los ejes centrales de la discusión de cara al próximo referéndum.

Los uruguayos deberán definir el futuro de 135 artículos el próximo fin de semana y 34 de ese total tendrán que ver con las aulas y los pizarrones. Muchos tienen que ver con cambios en la ley general de educación aprobada bajo la presidencia de Tabaré Vázquez en 2008, otros con nuevas disposiciones y uno con derogaciones generales.

La educación será junto con vivienda el bloque temático donde más disposiciones estarán en juego, y si bien una buena proporción del apartado significó cambios de carácter terminológico o conceptual, otras implicaron transformaciones en las estructuras y las competencias de los organismos de la enseñanza.

El asunto se instaló desde un principio, aún cuando el calor de la votación estaba lejos del horizonte y la Corte Electoral recién había confirmado que habría que concurrir a las urnas algún fin de semana de marzo.

Las primeras cartas en el tapete esbozaron que la ley privatizaba la educación pública, pero ante los dardos del oficialismo y las autocríticas de la oposición, el debate fue virando y se focalizó.

Se habló de obligatoriedad y de autonomía, de que la LUC era regresiva en cuestiones educativas y también de que era la base para reformas más grandes. Pero en el centro y en sustancia estuvo la discusión sobre un tema que se llevó la defensa aguerrida de los miembros de la coalición y las críticas más furibundas del Frente Amplio y las organizaciones sociales: los cambios en la gobernanza.

Las direcciones unipersonales

Con las críticas por el ataque a los gobiernos colectivos en la educación, por un lado, y la justificación de que era necesaria una mayor agilidad, por el otro, una de las modificaciones más significativas que trajo la LUC tuvo que ver con la eliminación de los consejos de Educación que representaban, previo a la LUC, a cada subsistema de la educación.

Antes tanto Primaria, como Secundaria y Técnico Profesional eran dirigidos por un organismo colegiado que estaba integrado por un director y un consejero político, además de un tercer miembro elegido directamente por los docentes. Sin embargo, la ley insignia de la administración de Luis Lacalle Pou sustituyó los desconcentrados por una dirección general unipersonal en cada subsistema y dependiente del Consejo Directivo Central (Codicen), siguiendo un esquema similar al de otros entes autónomos.

En cada nivel, el rumbo de la enseñanza pasó a ser liderado entonces por un único director, designado directamente por el Codicen, además de un subdirector, eliminado los miembros electos por los docentes en este nivel de la educación.

El principal objetivo del oficialismo fue darle mayor autonomía y dinamismo a las decisiones educativas al concentrar las discusiones en un único ámbito, y eliminar el ida y vuelta. Bajo el nuevo sistema y aunque con voz, pero sin poder de voto, los directores generales de los subsistemas integran el Codicen, lo que según el oficialismo también favorece la fluidez, la capacidad de decisión del colegiado de la Administración Nacional de Educación Pública (ANEP) y su papel rector.

El ministro Pablo Da Silveira dijo que el triunfo de la derogación marcaría el retorno “de un régimen que concentra las decisiones pedagógicas y de recursos, que no existe más en el mundo  desde que cayó la Unión Soviética”.

Pero pese a la vanagloria de la ejecutividad, los sindicatos de la enseñanza y la oposición consideran que esa modificación estructural significó un deterioro del intercambio entre los educadores y las autoridades de la enseñanza. Y es que, con la eliminación de los desconcentrados, los docentes perdieron un espacio de representación, si bien aún tienen otros dos miembros que integran el Codicen y son elegidos directamente por los maestros y profesores.

El tema de la representatividad docente ha estado en boga con entretelones y discusiones sobre lo que el oficialismo entiende era un excesivo poder de los gremios en las decisiones educativas. Sin embargo, para la Federación Nacional de Profesores de Enseñanza Secundaria (Fenapes) los cambios en la gobernanza significan una “centralización” y el “control político partidario del sistema educativo con una visión empresarial”. “Es un profundo retroceso”, dijeron el año pasado.

La agilidad y las transformaciones

La idea se ha repetido hasta el cansancio. La LUC es para el gobierno apenas la piedra fundamental para poner en marcha una serie de reformas más ambiciosas en la educación. Los malos resultados que siembran desde hace años los diferentes indicadores de la enseñanza marcan ese rumbo “urgente”, “impostergable” y “necesario”.

El gobierno de la educación encabezado por el Codicen se entiende parte fundamental de este proceso y la tan ansiada agilidad es reivindicada como una necesidad en este proceso. Pero casi al promediar el período de gestión, y aunque hace más de un año que se han dado las modificaciones en la gobernanza, el oficialismo no pudo concretar todavía grandes pasos hacia la anhelada transformación educativa.

Fuentes de la ANEP reconocieron a El Observador que entre las autoridades de la enseñanza existe “preocupación” por el grado de avance de la reforma y temen que la implementación definitiva no llegue a tiempo, es decir, para la finalización de este período de gobierno. “Es una reforma ambiciosa”, aseguraron.

La hoja de ruta indica que este año deberán estar discutidos y aprobados los nuevos programas para comenzar su implementación gradual a partir de 2023, mientras se llevan adelante también otras acciones más puntuales y focalizadas.

Sin embargo, el Codicen todavía no ha discutido los lineamientos generales que, una vez aprobados, deberán ser estudiados a su vez por las Asambleas Técnico Docentes (ATD) y que darán el marco de los nuevos planes de estudio.

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...