Nacional > PARTIDO NACIONAL

Los cinco departamentos con bandera roja en la interna blanca

Las peleas se desparraman por buena parte del mapa; también hay áreas de acuerdo

Tiempo de lectura: -'

18 de enero de 2018 a las 05:00

Embed
En verde las zonas de paz, en amarillo las zonas de riesgo y en rojo las zonas de guerra. Cliquee en las banderas para saber más de cada departamento.

La fortaleza política que le otorgó al Partido Nacional haber conquistado en las elecciones pasadas 12 intendencias del interior del país se convirtió en los últimos tiempos, al menos en algunas comunas, en un territorio de enfrentamiento para las dos grandes corrientes nacionalistas.

Los departamentos de Artigas, Durazno, Lavalleja, San José y, en particular, Soriano vivieron situaciones que generaron divisiones profundas que colocaron en veredas opuestas a los senadores Luis Lacalle Pou (Todos) y Jorge Larrañaga (Juntos). El caso más notorio fue el del intendente Agustín Bascou (Soriano) que por vender nafta en sus estaciones a la comuna que encabeza fue apercibido éticamente por el partido. Larrañaga opinó que el jefe comunal "es un hombre honesto" mientras que Lacalle Pou dijo que debió renunciar.


En otras comunas hubo problemas que repercutieron en la marcha de la administración, como ocurrió en San José y en Lavalleja, donde ediles blancos no acompañaron decisiones del ejecutivo comunal.
En otras zonas se tomaron decisiones políticas por parte del intendente, como en Artigas, donde Pablo Caram dejó el sector de Larrañaga y se fue con Lacalle Pou. Tanto en San José como en Artigas, los intendentes echaron a miembros nacionalistas de su gabinete

Y está lo ocurrido en Durazno, donde el alcalde de Sarandí del Yi compró terrenos que se valorizarán con el nuevo trazado de la ruta 14. Ahí son los ediles de Larrañaga los que pidieron investigar. En los últimos meses, además, se consolidó un movimiento de intendentes (Tacuarembó, Maldonado y Cerro Largo), que le disputan a Larrañaga la conducción del ala wilsonista. En otros departamentos, como en Florida, Flores, Colonia y Treinta y Tres, no parece haber mayores inconvenientes en la relación interna de los nacionalistas.

Comentarios