Cargando...
Sanguinetti y Talvi

Opinión

Los colorados y la compleja tarea de encontrar un candidato que entusiasme

El futuro se presenta incierto para la histórica colectividad debido a la escasa oferta de candidatos

Tiempo de lectura: -'

03 de diciembre de 2021 a las 15:24

Mucho se ha escrito sobre la deriva en la que se encuentra el Partido Colorado luego de navegar la historia del país. Primero fue José Batlle y Ordóñez y luego fue todo el resto, dicen los que sostienen que las ideas del hombre del sobretodo siguen enclavadas en lo más íntimo de la idiosincrasia de los uruguayos.

Pero, se sabe, trasladada al papel con el que se diseñan los votos, la identidad del Partido Colorado está en la mala si se la compara con aquellas multitudes que convocaba y que le dieron más de un siglo de poder.

¿Qué hacer ante esta coyuntura que lo encuentra como uno más de los socios del Partido Nacional, partido que lo desplazó hace ya dos décadas de las preferencias de aquellos que transitan en la otra vereda del Frente Amplio?

Con cuatro senadores y una bancada de 13 diputados, y tras el abandono precipitado de Ernesto Talvi, los colorados quedaron con dos alas lideradas por el ministro de Medio Ambiente, Adrián Peña (Ciudadanos) y el expresidente y secretario general del partido, Julio Sanguinetti (Batllistas).

Mientras los otros partidos barajan ya sus nombres para las próximas elecciones – (la tradicional danza de nombres en la que baila gente tan diversa como Yamandú Orsi, Carolina Cosse, Álvaro Delgado, Beatriz Argimón o Guido Manini Ríos)-, el Partido Colorado no tiene mucho para ofrecer.

¿Sanguinetti? Ya tiene 85 años, dicen los Ciudadanos de Peña. ¿Peña? No da la talla como candidato, dicen desde el sanguinettismo.

Pedro Bordaberry es el nombre que a muchos colorados les gusta nombrar cuando se les señala que no tienen candidatos para el 2024. Ese “Pedro vuelve”, o “esperando a Pedro” denota la escasez de un partido que apunta como principal postulante a un político que ya probó suerte en elecciones pasadas sin poder llegar al balotaje.

Es en esa estrechez en la que aparece como posible postulante el presidente del Codicen, Robert Silva, aunque su suerte depende de su gestión al frente del organismo. Hasta ahora las reformas en el área de la educación han sido escasas, y aunque Silva logre alguno de los objetivos del gobierno, la enseñanza no está entre los asuntos que los uruguayos nombran como una de sus principales preocupaciones.

Hasta el nombre de Julio Luis Sanguinetti (Batllistas), hijo del expresidente, y del diputado Ope Pasquet (Ciudadanos) aparecen mencionados por algunos colorados que miran a su alrededor y no encuentran a nadie que colme sus aspiraciones.

Primero fue José Batlle y Ordóñez y luego fue todo el resto, dicen los que sostienen que las ideas del hombre del sobretodo siguen enclavadas en lo más íntimo de la idiosincrasia de los uruguayos.

El ministro de Turismo y exintendente de Rivera, Tabaré Viera, es otro de los principales referentes partidarios. Fuentes coloradas dijeron a El Observador que su visto bueno será necesario para ponerle el trampolín a cualquier postulación que se presente, al menos desde Batllistas. Rivera es la única intendencia en manos de los colorados y fueron los votos de Viera los que llevaron a Richard Sander al frente de la comuna.

 “Está todo quieto; mirás para adelante y no se ve nada”, se lamentó un dirigente batllista de esos que suelen recorrer los barrios.

“Tratamos de entusiasmarnos con gente que antes nunca nos hubiera entusiasmado”, dice otro.

Si se le pregunta al politólogo Adolfo Garcé, el futuro del Partido Colorado aparece más luminoso del que prevén algunos de sus dirigentes. “El Partido Colorado tiene raíces tan profundas que es difícil creer que no tenga futuro. Perdió algunas ramas, pero las raíces siguen ahí”, dijo Garcé a El Observador.

Además consideró que a los colorados se les puede presentar una coyuntura propicia si al presidente Lacalle Pou le va bien en su gestión. “Históricamente, cuando esto sucede, la gente vota una continuidad pero con cambio. ‘Los reelegimos, pero queremos algo más’, dicen. Y es ahí en donde los colorados pueden marcar la diferencia con el nacionalista que sea el candidato del oficialismo”, dijo Garcé. E insistió: “Yo no creo que no tengan candidatos. Bordaberry es un buen candidato, y aunque Ernesto Talvi se fue, dejó dirigentes emergentes en su sector”.

En el grupo Ciudadanos que lideraba el renunciante Talvi reconocen que esa ausencia abre un interrogante acerca del destino final de algunos de los votos que logró atraer el excanciller. Con un discurso en el que se definía como progresista y señalaba las “distancias oceánicas” que lo separaban de Manini, Talvi logró seducir a votantes del centro que linda con la frontera de los sectores moderados del Frente Amplio.

La orfandad de algunos de esos votantes es observada con expectativa desde filas de la izquierda. Es así que el dirigente frenteamplista del sector Fuerza Renovadora Mario Bergara dijo el sábado en El Observador que en ese flanco colorado irán a pescar en el 2024.

“La orientación nuestra va en buena medida en volver a convencer a quienes de repente votaron a Talvi en la elección anterior”, dijo.

“Tratamos de entusiasmarnos con gente que antes nunca nos hubiera entusiasmado”, dijo un dirigente colorado

Los números fríos por ahora no favorecen una visión optimista en filas coloradas. La última encuesta de Factum le otorga a esa colectividad un 8% de intención de voto, un punto por debajo de Cabildo Abierto.

“Partido Colorado es el nombre que le dan al gobierno en Uruguay”, decía el caudillo blanco Wilson Ferreira Aldunate harto de que mandaran en Uruguay casi siempre los mismos.

Lejos de la época dorada del batllismo, desde hace casi veinte años la colectividad fundada por Fructuoso Rivera es una minoría opositora en un país en el que la izquierda y los blancos pelean por el gobierno, mientras un partido emergente conducido por un exmilitar amenaza con desplazar a los colorados del podio de los más votados.

¿Cuál será el futuro del Partido Colorado? El horizonte aparece muy despejado y cuando lo que se precisan son presencias, esa no parece ser una buena noticia.

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...