Economía y Empresas > Industria

Los extrabajadores de Fanapel sueñan con su proyecto papelero

Cerca de 200 exempleados cumplirán un año y medio en seguro de paro; pretenden fabricar bolsas de papel para uso industrial

Tiempo de lectura: -'

30 de julio de 2018 a las 06:00

Los extrabajadores de Fanapel continúan dentro de un régimen especial de seguro de desempleo. Luego de varios intentos, ahora buscan desarrollar un proyecto de fabricación de bolsas de papel industrial. La iniciativa ya fue presentada ante el Ministerio de Industria y un primer estudio de viabilidad fue positivo. De concretarse, la fábrica podrá estar operativa dentro de un año.

El fin de Fanapel comenzó hace más de un año y medio. En diciembre de 2016, la dirección de la empresa decidió el envío de toda la plantilla laboral al seguro de paro. En ese momento eran 250 trabajadores. El lunes 13 de febrero del año pasado, un jerarca de Fanapel comunicó el cierre definitivo de la fábrica cuando el Poder Ejecutivo aún buscaba soluciones para la industria emblema de Juan Lacaze.

Luego, hubo una intervención oficial más fuerte. El 9 de marzo el presidente Tabaré Vázquez, acompañado de un equipo de ministros, se trasladó hasta la localidad coloniense para reunirse con los ex trabajadores. El mandatario enumeró una serie de medidas para Juan Lacaze. Entre ellas, anunció la extensión del seguro de paro por un año —algo pedido por los funcionarios de la papelera— y el comienzo de cursos de capacitación a través del Instituto Nacional de Empleo y Formación Profesional (Inefop). Además, manejó la posibilidad de darle nuevo impulso al puerto y al parque industrial de la localidad.

Este año, llegó el fin de la extensión del seguro de paro por doce meses. El Ministerio de Trabajo, avalado por ley, continuó otorgando prórrogas. La última está fechada el 27 de junio. Para hacerlo consideró que estaban en marcha "diversos procesos tendientes a la reinserción de la ciudad de Juan Lacaze en la senda del desarrollo productivo y social". Todavía, unos 200 ex empleados continúan recibiendo el beneficio del seguro de desempleo y en setiembre cumplirán un año y medio dentro del subsidio.

Lea también: Exportaciones de carne y celulosa compensan fuerte caída de la soja

El presidente del Centro Unión de Obreros Papeleros y Celulosa (Cuopyc), Marcelo Olaverry, señaló a El Observador que la intención es poder desarrollar el proyecto de fabricación de bolsas de papel. "Hay un informe de viabilidad que dio positivo", dijo. Actualmente, ese tipo de bolsas son importadas por las industrias que las utilizan. "Son de 25 o 50 kilos para embolsar harina o leche en polvo", ejemplificó. La iniciativa ya es conocida a nivel ministerial y también por el Inefop y el Fondes – Inacoop.

El cálculo que manejan los ex trabajadores de Fanapel es que el proyecto pueda estar operativo dentro de un año. "Con el proyecto aprobado hay que importar las máquinas, instalarlas y comenzar a fabricar", explicó Olaverry.

Además, el grupo ha realizado otra solicitud al Poder Ejecutivo. Hay ex empleados que tenían más de 30 años de aportes cuando Fanapel cerró pero no cumplen con la edad mínima requerida para jubilarse. Entonces, piden que a esas personas que sí tienen la antigüedad de los aportes aunque no lleguen a los años de edad necesarios se les permita acceder a la jubilación.

Ex Metzen & Sena con dificultades para subsistir

Las dificultades para exportar sus productos al mercado argentino, sumado a las que presenta el mercado interno son un problema que hace tiempo tiene complicada la viabilidad de la Cooperativa de Trabajadores Cerámicos (CTC) (ex Metzen & Sena), fabricante de las cerámicas Olmos, que en diciembre cumplirá cinco años y medio de existencia.

A ello se suma otra dificultad. El predio y la maquinaria de la cooperativa son de un grupo inversor y en cualquier momento puede llegar a ser liquidado, según informó semanas atrás el semanario Búsqueda en bases a fuentes de gobierno.

En 2013 la cooperativa acordó el uso precario de los equipos y las instalaciones, pero ahora el predio pasará a ser propiedad de Tiempost que está en concurso de acreedores. Se espera que esas tierras se vendan para resarcir a los acreedores de la firma. En el Poder Ejecutivo hay preocupación por el tema y se trabaja en una solución para que el emprendimiento pueda seguir funcionando.

La producción se realiza de forma discontinuada dado las dificultades financieras y los altos costos energéticos que representa el encendido del horno. En la actualidad hay unos 130 trabajadores en seguro de paro rotativo que se ha ido renovando, y son una docena de operarios los que se encargan de las tareas administrativas, las ventas y la expedición.

La cooperativa está al día con los pagos del Banco de Previsión Social, Dirección General Impositiva y UTE, entre otros. Pero mantiene deudas con el Fondo de Desarrollo (Fondes) que otorgó un préstamo por US$ 13 millones.


Comentarios