Espectáculos y Cultura > DESDE ZÚRICH

Los miles de kilos de basura plástica que invaden el BROU

"Out to sea? The Plastic Garbage Project"  es la muestra suiza que llegó a Uruguay para problematizar las consecuencias que generan los desechos de basura plástica en océanos y mares

Tiempo de lectura: -'

09 de septiembre de 2019 a las 18:57

Obras preciosas, diseños sofisticados y la búsqueda de la belleza infinita. La mayoría de las muestras de arte suelen tener como protagonistas objetos que generan placer y admiración. Pero hace algunos años, el Museo Gestaltung Zürich decidió darle una vuelta de tuerca a lo que venía haciendo con una propuesta que desde 2012 recorre varias ciudades de Europa y Asia y ahora llegó a Uruguay.

Out to sea? The Plastic Garbage Project es la muestra en la que las obras a exhibirse son basura y el mensaje detrás es una urgente señal de alerta. La iniciativa del museo de diseño de la ciudad suiza busca generar impacto sobre las monstruosas cantidades de plástico que llegan a los océanos y mares todos los días, generando daños irreversibles sobre el ambiente.

El contenedor que desembarcó en Montevideo tiene más de tres mil kilos de basura plástica que provienen, en su mayoría, de restos del océano Pacífico extraídos de una isla de Hawái donde no vive gente, según explicó Myrta Holinger, manager de cooperación internacional del museo y curadora de la muestra. 

Así es el plástico antes de ser procesado

 “En el museo generalmente exhibimos productos y diseños bellos. Pero en un momento dado nos preguntamos, ‘¿qué pasa con todos estos objetos cuando se van?’ Y ese es un tema que está presente alrededor del mundo”, reflexionó Holinger.

Ocho millones de toneladas de basura al año terminan en los mares y océanos. Y el 80% de esos desechos derivan del consumo humano. Según cifras que comparten desde Out to sea? The Plastic Garbage para el año que viene la producción de plástico aumentará un 900% en relación a lo que sucedía 40 años atrás. ¿Consecuencias alarmantes en todo esto? Sí. Cerca de 700 especies marinas –algunas en peligro de extinción– podrían verse severamente afectadas a causa de toda la basura que flota en los océanos. Las tortugas, por ejemplo, se confunden las bolsas de plástico con las medusas –que son su principal alimento– y pueden terminar con un bloqueo intestinal que puede llevarlas a un estado de desnutrición seguido de la muerte.

Esta es la primera vez que Out to sea? The Plastic Garbage Project llega a América Latina y el escenario que lo recibe es la Casa Central del Banco República (BROU). Allí, una montaña de basura acapara la atención. Se trata de una representación de la cantidad de basura que puede ingresar al océano cada 10 segundos. Y a lo largo de la sala, se disponen distintas secciones donde se concientiza sobre distintos aspectos de la contaminación plástica.

Como el museo trabaja en conjunto con la universidad de las Artes de Zúrich, alumnos de este centro participaron de la creación de algunas obras. Una de las primeras secciones del montaje contiene ilustraciones que retratan cuál sería el legado arqueológico de la humanidad actual en los siglos siguientes. Así como se sabe que hace millones de años las personas subsistían de la caza y la pesca por las herramientas que se descubrieron fosilizadas después, en el futuro se podría suponer que la extinción de ciertas  especies marinas tuvo que ver con que el habitante del siglo XXI prefirió abusar del consumo de productos plásticos antes que cuidar el medio ambiente.

El legado arqueológico que vamos a dejar para futuras generaciones

El plástico está en todos lados, no solo en las cosas evidentes como un cepillo de dientes –que demora más de 400 años en degradarse– o un juguete, también se encuentran partículas de este material en productos de belleza, por ejemplo. Entonces, explicó la curadora, cuando se utilizan geles como los exfoliantes, al enjuagarse la cara todas esas partículas vuelven al agua –a través de la canilla primero, al océano después–.

Basura de distintas partes del mundo que termina en el mismo lugar

Pero no todo es tan funesto. En el recorrido por el hall del banco también se pueden ver alternativas sustentables para aplicar en los consumos cotidianos. Además, hay una serie de pantallas dispuestas donde se proyectan contenidos animados y videos con mensajes que acompañan cada área. El espacio es ideal para visitar con niños porque tiene material bien gráfico, entretenido y esclarecedor.

Holinger contó que por los distintos países donde estuvo la muestra, la reacción compartida de la gente –al ver tanta información cruda expuesta– es el shock. Después, dijo la curadora, las personas se quedan reflexionando sobre sus propios consumos diarios.

Botellas de plástico mordidas por animales que las confundieron con comida

Out to sea? The Plastic Garbage se inauguró este lunes y estará vigente hasta el 18 de octubre. Se puede visitar gratuitamente de lunes a viernes en la Casa Central del BROU, en Cerrito 351.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...