Nacional > DEBATE

Los pros y los contras de pasar las cárceles a manos del Ministerio de Educación

Lo que algunos ven como una "gran oportunidad" para otros es totalmente inoportuno

Tiempo de lectura: -'

05 de julio de 2018 a las 05:00

Que las cárceles no deben depender del Ministerio del Interior para que este no sea juez y parte y para hacer hincapié en la rehabilitación es una idea compartida por todos. Y por eso el comisionado parlamentario para el sistema carcelario, Juan Miguel Petit, ve una “gran oportunidad” en la iniciativa del Poder Ejecutivo para ir hacia un sistema penitenciario moderno y pasarlo a la órbita del Ministerio de Educación y Cultura (MEC). Sin embargo, desde la oposición entienden que no es oportuno dar este paso ahora por el momento de inseguridad que vive el país.

El proyecto de ley que ingresó este lunes al Parlamento propone que el Instituto Nacional de Rehabilitación (INR), el organismo encargado de gestionar y controlar las cárceles, se transforme en un servicio descentralizado dependiente del MEC, a partir de 2021. Antes de que el proyecto sea ley, se creará una comisión para trabajar en esa transición.

La idea de pasar el INR del Ministerio del Interior al MEC había sido acordada en junio de 2016 cuando el presidente Tabaré Vázquez reunió a representantes de todos los partidos políticos para buscar posturas comunes sobre seguridad pública. Sin embargo, asesores en seguridad de los partidos de oposición entienden que no es el momento de dar este paso.

Los pro: Salir de la verticalidad y mejorar la negociación

“Tengo mucha ilusión. El INR no puede dar un salto acrobático y pasar al MEC. Desde ya se tienen que empezar a formar cuadros y prepararse para una administración diferente que va a salir de la verticalidad que tiene actualmente”, dijo Petit a El Observador. Si bien reconoció que hay tiempo hasta 2021, aseguró que es un “cambio enorme”.

“Es una muy buena cosa que se haya presentado esto y que se abra el debate”, agregó. En el sistema actual la tasa de reincidencia supera el 50%.

Lea también: Cárceles pasarán a la órbita del Ministerio de Educación a partir de 2021

El senador del MPP y exdirector general de secretaría del Ministerio del Interior, Charles Carrera valoró que es un paso más dentro de un proceso mayor que comenzó en 2010 con la creación de la figura del operador penitenciario y con la creación del Instituto Nacional de Rehabilitación (INR).

Aseguró también que existe un “diagnóstico” común desde hace muchos años sobre este tema y que en 1986 el entonces presidente Julio María Sanguinetti (Partido Colorado) creó la figura del operador penitenciario pero que nunca se concretó en los hechos.

Por su parte, los operadores penitenciarios que van a ser uno de los actores que más sentirán el cambio, lo consideran positivo. Juan Nolasco, dirigente de la Organización de Funcionarios Civiles Penitenciarios, explicó a El Observador que negociar con el MEC puede ser más fácil que negociar con el Ministerio del Interior. Criticó a la cartera de seguridad porque no los hizo partícipe de este proyecto y aseguró que mantiene una visión “negativa” de los sindicatos.

“El MEC está más acostumbrado a negociar con sindicatos. Los asesores del Ministerio del Interior que negocian con nosotros no tienen ningún poder de decisión”, aseguró.

Los contra: mal momento

“Puede ser un objetivo compartible en el mediano o largo plazo pero hoy no están dadas las condiciones”, dijo el asesor en seguridad del Partido Nacional y excomisionado parlamentario para las cárceles, Álvaro Garcé. La seguridad interna de las cárceles, según Garcé, pasa por un momento de crisis y, por lo tanto, no se puede trasladar ese problema al Ministerio de Educación.

“El Ministerio del Interior no puede garantizar la integridad de nadie dentro de las cárceles, no sé cómo podría hacerlo el MEC”, agregó Garcé. En caso de ser aprobado el proyecto, será el próximo gobierno que tendrá que concretar este cambio que se materializará a partir de 2021.

El asesor del Partido de la Gente, Robert Parrado, opinó en el mismo sentido y dijo que no es una medida “adecuada”. “Con la inseguridad que vivimos hoy, dudo que para el 2021 se haya podido revertir la realidad que vivimos”, dijo.

Para Parrado la Policía no puede ser el encargado de rehabilitar a los presos porque es quien se dedica a la detención de los delincuentes por lo que está siendo “juez y parte” del proceso. Por lo tanto, entiende que lo mejor es que el sistema penitenciario sea gestionado por los militares.

“En esta coyuntura de inseguridad, el número de policías que tenés en las cárceles, si le das las cárceles a los militares, los podes pasar a la calle”, explicó.

Sin embargo, el senador oficialista Carrera aseguró que tanto Garcé como Parrado están haciendo un “uso político del tema” y que olvidan el acuerdo al que llegaron todos los partidos hace dos años.

Cultura se separaría

Otra de las reformas que está trabajando el sistema político es sacar la parte de cultura del Ministerio de Educación. Si bien todavía ni siquiera existe un borrador de este proyecto, existe una sugerencia de un grupo interpartidario de crear el Ministerio de Cultura, según dijo a El Observador la ministra de Educación, María Julia Muñoz. De todas formas, este cambio no es para este período de gobierno sino que, al igual que las cárceles, se realizaría después de 2020.

El grupo que trabajó este tema consultó a distintos referentes de la cultura y armó un documento que aconseja jerarquizar ese departamento y transformarlo en ministerio, según explicó la ministra aunque aclaró que queda mucho camino por recorrer.


REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...