Nacional > LIMPIEZA DEL BARRIO

Los recuerdos de vecinos y las expectativas: otro día de demoliciones en Los Palomares

Se llevó a cabo una nueva jornada de demolición en la Unidad Misiones. Se cumplieron 100 días de trabajo y ya son 62 las casas que ya no están

Tiempo de lectura: -'

28 de septiembre de 2018 a las 15:43

Mientras la grúa intentaba destruir una casa sobre la calle Aparicio Saravia, un grupo de vecinos tomaba mate mientras miraba lo que estaba pasando. Algunos mostraban asombro, otros preocupación, un par de hombres filmaban, pero la mayoría se acercó a observar la demolición. Los que estaban en el almacén más cercana también se quedaron prestando atención.

Un despliegue policial con cerca de 20 policías y efectivos de la guardia republicana custodiaban la zona de Unidad Casavalle -Los Palomares-, donde este martes se demolieron más viviendas. Hablaban entre ellos en todo momento y el objetivo era no dejar ninguna zona desprotegida. Una familia numerosa se asomó a la terraza de la casa pegada a la que estaban demoliendo a mirar de reojo los escombros de la que supo ser la casa de sus vecinos. Personal de la Intendencia de Montevideo participó del operativo y funcionarios de UTE y OSE se encargaron de limpiar la zona quitando el cableado eléctrico y los caños antes de atacar las viviendas. 

Dos semanas después de la última jornada de derrumbes comenzaron de nuevo los trabajos esta mañana y esperan demoler todo un bloque de casas, una detrás de la otra, que va desde bulevar Aparicio Saravia y llega hasta la calle paralela, la avenida Gustavo Volpe. El barrio, que fue azotado por narcotraficantes, ahora está en proceso de reconstrucción y los vecinos sienten el cambio.

Jorge, por ejemplo, destacó en diálogo con El Observador el trabajo que hizo el Ministerio del Interior para “limpiar la zona". “Se han terminado los problemas, gracias a Dios. Esto tiene que ser como era antes, todos éramos una familia. Siempre viví en el barrio y nunca vi lo que pasó acá en este último tiempo. Antes había una unión bárbara y nos conocíamos todos. Entrábamos a las casas de todos sin ningún problema. Con esto va a volver a ser como era antes”, dijo mientras tomaba mate y mantenía su mirada fija en la grúa. 

Admitió que mientras reinaban las bandas de narcotraficantes sentía temor y caminaba con miedo de que le pegaran un tiro por la espalda. Pese a que está contento por sentirse más seguro y por las expectativas de una mayor seguridad para sus hijos, Jorge también tiene preocupación por sus vecinos. Se refirió a los ocupantes de viviendas que fueron desalojados y reubicados en otros sectores de Montevideo. Algunos quienes, según su versión, no tienen relación con la banda de narcotraficantes Los Chingas. 

La banda delictiva expulsó a 110 personas de sus hogares en la Unidad Misiones (Los Palomares) en 2017. Algunos de los que debieron abandonar su vivienda denunciaron a sus agresores, lo que inició una investigación que terminó con la captura de parte de la banda.

“Policía botón, ¿qué querés que haga con $ 13 mil? ¿Me hacés un lugarcito en tu casa o cómo hacemos?”, le gritó una mujer de unos 40 años a uno de los oficiales que custodiaba la demolición. Al presenciar ese episodio, Jorge reforzó la idea: el dinero que reciben los desalojados para pagar sus alquileres no les alcanza para cubrir sus gastos. 

Otra vecina también se quejó porque la grúa destrozó puertas, rejas y ventanas que le hubiera gustado llevarse para su casa. Todo aquel que pasó por enfrente de esta escena en auto o moto disminuyó la velocidad y asomó la cabeza para observar lo que pasaba. Incluso la curiosidad llevó al chofer de un ómnibus a frenar la marcha por unos segundos.

El sociólogo Gustavo Leal, director de Convivencia y Seguridad Ciudadana del Ministerio del Interior, estuvo durante la demolición junto a otros dos funcionarios del ministerio. “Esta acción tiene tres ejes. El primero refiere a la persecución del grupo criminal. El segundo eje trata sobre un shock de urbanización que implica apertura de calles, generación de espacios públicos, construcción de veredas, iluminación de los 14 pasajes que hay dentro de la Unidad Misiones, y un tercer componente que es la focalización de programas sociales para niños y jóvenes con el fin de mejorar la convivencia en la zona”, dijo.

Leal también se refirió a otros casos que trascendieron de vecinos que son expulsados de sus hogares en otros barrios de Montevideo y en el interior del país. El ministro del Interior, Eduardo Bonomi, y el presidente Tabaré Vázquez están tratando el tema. Según Leal, abordaran estas situaciones de manera similar a la que actuaron en Los Palomares, sin hacer anuncios para no neutralizar los efectos de los operativos. 
 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...