Cargando...
Sociedad de Catadores
Martín Viggiano

Martín Viggiano

Sacacorchos > vinos

Los salones y el nuevo uruguayo

Está claro que los precios a veces no son populares, pero también está claro que no hace falta credencial para interesarse por el vino

Tiempo de lectura: -'

16 de octubre de 2012 a las 00:00

Foto: Sociedad de Catadores/F.Pena

Está bueno ver cómo cada vez se hacen más concurridos los eventos sobre vinos. Catas, encuentros y salones, sirven para que la gente ávida por conocer más del tema tenga la posibilidad de ir. Aunque claro: sigue siendo dentro de un circuito reducido y casi cerrado.

La semana pasada, cuando visitamos el salón organizado por la Sociedad de Catadores en Punta Cala, gracias a la generosa invitación de Eduardo Lanza, se pudo ver que el lugar quedó chico y el interés por los vinos uruguayos es cada vez mayor.

Se respira en quienes intentan saber más de vino un sentimiento similar al descrito en el perfil del nuevo uruguayo, como lo definió de forma magistral la campaña de una señal por cable. Tanto en el de los Catadores, como en otros como el tradicional de los veranos en el hotel Conrad, reciben varios perfiles de consumidores.

Están los profesionales, expertos en la materia, que van derecho a las novedades o a monitorear los grandes vinos.

Están los duchos en la cata que intentan abarcar todo lo posible para llevarse un panorama del evento.

Están los apasionados, que incluso llevan planillas y su copa, y que no dan corte a todo lo que está por fuera del vino y acompaña la noche.

Y están los que tienen al vino como excusa para hacer sociales o hacer negocios.

Lo bueno, o interesante para comentar, es que todos ellos se juntan y dan vida a lo que rodea al vino.

¿Por qué están buenos los salones? Uno tiene allí muchísimas opciones de vinos para probar (en precios y ofertas), en un ambiente acorde, con gente que sabe y está dispuesta a contar y explicar. Asiste junto a otras personas que como uno, aspira a saber cada vez más. Además, todo se rodea con productos gourmet (quesos, aceites de oliva, fiambres) que terminan de redondear la experiencia exquisita.

Está claro que los precios a veces no son populares, que los lugares adonde se realizan son frecuentados por personas de una clase social medio alta y alta, pero también está claro que no hace falta credencial para interesarse por el vino. Sólo se necesita encender la pasión por el vino.

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...