21 de mayo 2024
Dólar
Compra 37,05 Venta 39,45
12 de enero 2023 - 17:42hs

“La puerta del Palacio de Planalto fue abierta para que las personas entraran, porque no hay puertas rotas", dijo Luiz Inácio Lula Da Silva en su primer desayuno con periodistas en la capital brasileña.

"Significa que alguien les facilitó la entrada aquí", agregó el jefe de Estado, quien afirmó que policías, agentes de seguridad e incluso miembros de las Fuerzas Armadas fueron "conniventes" con los manifestantes.

El pasado domingo 8, exactamente una semana después de que Lula regresaba al poder para cumplir con su tercer mandato, miles de simpatizantes del ex mandatario de ultraderecha Jair Bolsonaro, que se encuentra en los Estados Unidos desde dos días antes de perder su inmunidad como presidente, invadieron las sedes de los tres poderes públicos en Brasilia saqueando oficinas y destruyendo invaluables obras de arte.

Más noticias

"De aquí en adelante vamos a ser más duros, más cautelosos, más prudentes, porque no puede volver a ocurrir lo del fin de semana", dijo.

A tal efecto, el mandatario anunció "una revisión profunda" del equipo que trabaja en el Palacio de Planalto, sede de la presidencia brasileña.

"La verdad es que el palacio estaba lleno de bolsonaristas, de militares, y queremos ver si podemos corregir la situación, para colocar funcionarios de carrera. De preferencia, civiles. No puede permanecer aquí adentro ningún sospechoso de ser bolsonarista radical", dijo.

Por el momento, las autoridades se encuentran trabajando profundamente en la investigación para determinar quién o quiénes organizaron la violenta manifestación y cómo se financiaron los manifestantes. De las más de 1.500 personas detenidas luego de los actos vandálicos, unas 1.100 permanecen en esa condición.

Temas:

Brasil Asonada en Brasil

Seguí leyendo

Te Puede Interesar