Economía y Empresas > ARGENTINA

Macri vetó la ley impulsada por la oposición contra el aumento de las tarifas

La ley ordenaba retrotraer el valor de las tarifas de electricidad, gas y agua a noviembre de 2017 y atar sus ajustes a la evolución salarial

Tiempo de lectura: -'

31 de mayo de 2018 a las 09:28

El presidente de Argentina, Mauricio Macri, vetó este jueves, como le ampara la Constitución, la ley aprobada en la madrugada por el Senado con la que la oposición quiere retrotraer a finales del año pasado las tarifas en la luz, el gas y el agua y enfrentar los fuertes aumentos dictados por el gobierno.

"Fue vetada porque, como hemos argumentado desde el principio, es una ley que no respeta el mandato constitucional del Parlamento, como lo han dicho muchos gobernadores incluso de la oposición, que no es facultad del Congreso fijar tarifas", expresó esta mañana a la prensa en Buenos Aires el jefe de Gabinete, Marcos Peña.

Según el portavoz del Ejecutivo, el proyecto legislativo, impulsado por el peronismo, "es una ley irresponsable" por el costo que tendría para el Estado, ya que equivale "a toda la obra pública del interior del país, a todo el sistema universitario de Argentina" o "a todo el presupuesto de seguridad y defensa".

La ley fue impulsada por bancadas peronistas no kirchneristas y apoyada por todo el arco opositor.

"Queremos que revean su política tarifaria que consiste cínicamente en pedirles a los argentinos ponerse la patria al hombro en vez de pedir a los funcionarios del gobierno que traigan la plata que tienen en el exterior", dijo la senadora opositora Anabela Sagasti al aludir a las cuentas off-shore de ministros del gabinete.

Lea también: George Soros advierte del riesgo de "otra gran crisis financiera"

La norma revierte el alza tarifaria que en el caso de la electricidad superó el 1.000% desde que asumió Macri en diciembre de 2015.

Macri puso en marcha una reducción de los subsidios a los servicios públicos y un ajuste de tarifas que estuvieron congeladas durante casi una década.

Sin embargo los ajustes se producen en el marco de una inflación que fue del 36% en 2016, del 24,8% en 2017 y que se estima por encima del 25% para este año, pese a proyecciones oficiales del 15% desestimadas incluso por el FMI, que la situó en torno al 20%.

Por otro lado, la ecuación tarifaria de las empresas incluye valores atados al dólar estadounidense en momentos en que la moneda argentina sufrió una corrida cambiaria que desvalorizó 20% su valor y obligó a Argentina a subir las tasas de interés al 40%, la más alta del mundo.

Ello empujó a Macri a pedir auxilio al FMI, para un crédito cuyo monto y condiciones aún se desconocen, pero que se entiende incluirá un pedido de ajuste en las cuentas públicas.

Comentarios