Cargando...
El presidente francés Emmanuel Macron, junto a su esposa Brigitte Macron, bajan de su avión en Maryland, Estados Unidos

Mundo > Reunión cumbre

Macron visita Estados Unidos en medio de diferencias comerciales de Washington con la UE

La visita de cuatro días del presidente Macron puede ayudar a cerrar la brecha abierta en las relaciones entre Washington y París y también a exhibir señales de unidad europea en temas económicos y de seguridad

Tiempo de lectura: -'

30 de noviembre de 2022 a las 11:11

El presidente francés Emmanuel Macron llegó este martes a Estados Unidos para una visita oficial de cuatro días en medio de diferendos comerciales entre Washington y la Unión Europea.  comerciales entre Washington y la UE

Luego de la ceremonia de bienvenida, encabezada por el presidente Biden, Macron visitó el cementerio militar de Arlington. Este miércoles se reunirá con el mandatario norteamericano en el Salón Oval. El viernes, Macron se dirigirá a Nueva Orleans para anunciar los planes para ampliar la programación de apoyo a la educación en lengua francesa en las escuelas de Estados Unidos.

El viaje de Macron es el primero a Estados Unidos desde su visita al presidente Trump en 2018 y marca el retorno de las citas diplomáticas post pandémicas de alto nivel.

El especialista en relaciones transatlánticas de la Ecole Polytchnique de Paris, Yves Boyer, le dijo a DW que “el viaje de Macron cerrará el desagradable capítulo del acuerdo AUKUS (acrónimo de Australia, Reino Unido y Estados Unidos), aunque eso no se olvidará por completo”.

El profesor Boyer se refiere al acuerdo sellado en septiembre de 2021, por el que Washington y Londres se comprometieron a ayudar a Australia a desarrollar y desplegar submarinos nucleares. El acuerdo significó la anulación de un contrato existente entre Australia y el constructor francés Grupo Naval.

El excanciller Jean-Yves Le Drian calificó en su momento el acuerdo como "una puñalada por la espalda" y Francia retiró temporalmente a sus embajadores en Estados Unidos y Australia.

Según Boyer, el tono se ha calmado en el último año y "Macron ahora podrá volver a Francia siendo el aliado más antiguo de los estadounidenses", refiriéndose a los lazos que se remontan a cuando Napoleón Bonaparte vendió el futuro estado de Luisiana a Washington en 1803.

Boyer agregó que la visita de esta semana incluiría una reunión privada con Biden el jueves y discusiones sobre investigación espacial y nuclear, áreas en las que ambos países tienen acuerdos de cooperación confidencial. Pero Macron también abordará la llamada Ley de Reducción (IRA) de la Inflación sancionad recientemente por el Congreso norteamericano, actuando como representante no oficial de la Unión Europea, con el objetivo de "minimizar el impacto de esa legislación proteccionista" en áreas tecnológicas sensibles.

La IRA prevé un paquete de US$ 430.000 millones de dólares que incluye recortes de impuestos y unos US$ 369.000 millones en subvenciones destinadas a beneficiar a las empresas activas en el sector del clima y el desarrollo sostenible. Europa ve en gran medida al IRA como proteccionista, con la legislación destinada a atraer inversiones de regreso a los Estados Unidos e incitar a los ciudadanos estadounidenses a comprar estadounidenses, por ejemplo, autos eléctricos hechos en Estados Unidos.

En respuesta, Francia y Alemania acordaron la semana pasada una mayor cooperación en política industrial, etiquetando su medida como una "fuerte respuesta europea al IRA".

Francia y Alemania, las mayores economías de la Unión Europea, son vistas como el "motor" del bloque y pese a que a menudo representan puntos de vista divergentes, cuando encuentran puntos de coincidencia, otros miembros de la UE pueden alinearse más fácilmente detrás de ese compromiso.

Sin embargo, en los últimos meses, esa relación bilateral parecía estar alterada. La disputa entre los dos países llegó a su punto máximo cuando se canceló una reunión ministerial francoalemana, que se suponía que tendría lugar una vez al año según los tratados bilaterales vigentes.

Pero ahora Alemania ahora parece haber dado un gran paso hacia Francia con respecto al IRA y reconoció que los aspectos estratégicos, y no solo los económicos, juegan un papel importante en lo que respecta a las relaciones internacionales, le dijo a DW Yann Wernert, un académico del Centro Jacques Delors de Berlín.

La economía de Alemania depende en gran medida de las exportaciones, y el país sigue el lema "cambio a través del comercio", especialmente con respecto a China y Rusia. Pero esa política ha recibido fuertes críticas, especialmente desde que la invasión rusa de Ucrania subrayó la peligrosa dependencia de Alemania del gas ruso.

Otra muestra de puntos de vista francoalemanes opuestos ha sido la actitud de los países hacia la alianza militar de la OTAN.

"La prensa francesa a menudo mantiene cierta distancia con la OTAN, mientras que Alemania está más cerca de Estados Unidos y es más cautelosa con el distanciamiento transatlántico", dijo Wernert, y agregó que "Alemania es más prudente cuando se trata de iniciativas de defensa europeas y no quiere arriesgarse a dividirse con la OTAN".

Macron, por el contrario, ha estado presionando en el pasado para que Europa tome su propia defensa, causando un gran revuelo cuando calificó a la alianza de seguridad de "muerte cerebral" durante su primer mandato en el poder.

Pero incluso ese abismo ahora parece haberse reducido, y la visita de Macron enfatizará ese desarrollo, cree Nicole Bacharan, historiadora y especialista en relaciones transatlánticas en la Fundación Nacional de Ciencias Políticas con sede en París. Para Bacharan, "la guerra de Putin ha resucitado a la OTAN; es obvio que la necesitamos. Después de todo, 300.000 soldados adicionales de la OTAN pronto tendrán su base en Europa".

Pero Washington también reconoce la importancia de las relaciones entre Washington y una Europa unida. Durante una reunión con Macron en Roma en septiembre de 2021, Biden había aceptado oficialmente por primera vez que una iniciativa de defensa europea sería importante y complementaria a la OTAN.

Mientras tanto, Macron tendrá que realizar un acto de equilibrio con respecto a la región del Indo-Pacífico, explicó Camille Grand, ex asistente del secretario general de inversiones para la defensa de la OTAN. "Tendrá que caminar por una delgada línea entre el duro enfoque estadounidense, especialmente cuando se trata de China, y la visión más económica de Alemania", afirmó.

El canciller alemán Olaf Scholz enfrentó duras críticas por su reciente visita a China ya que Francia hubiera querido que los dos jefes de Estado viajaran juntos a Pekín, y no justo después del congreso del partido chino que consolidó el poder del presidente Xi Jinping.

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...