Mundo > Venezuela

Maduro evitó convertir a Guaidó en un mártir y se abre nueva etapa

Sin apoyo de la cúpula militar y al no haber podido lograr el  ingreso de la ayuda humanitaria, los opositores deben  cambiar la estrategia para que el chavismo deje el poder

Tiempo de lectura: -'

05 de marzo de 2019 a las 05:02

Juan Guaidó finalmente volvió a Venezuela. Nadie impidió su ingreso, ni el acto que realizó frente a una multitud en Caracas, y nadie lo apresó.

“Va a tener que enfrentar a la Justicia”, había anunciado el líder chavista Nicolás Maduro, después de que Guaidó salió del país el 22 de febrero para participar en el intento fallido de ingreso de ayuda humanitaria desde Colombia. Según advirtió Maduro, sobre el opositor pesa una orden judicial que le prohíbe salir del país.

Por eso desde el momento en que cruzó el puente divisorio entre los países se especulaba con su vuelta. Con qué pasaría y cuál sería la actitud de Maduro. Y fue de indiferencia absoluta. Encarcelarlo lo convertiría en un mártir y, por ahora, decidió evitarlo. 
Estados Unidos, entre otros, estaba alerta.

Apenas Guaidó puso un pie en Venezuela el vicepresidente Mike Pence advirtió que “cualquier amenaza, violencia o intimidación contra él” no sería tolerada “y se encontrará con una respuesta rápida”. 

Guaidó había avisado que si algo le pasaba estaba todo hablado con los países aliados, a quienes visitó durante los últimos días, y dijo que tenían “instrucciones precisas” sobre qué hacer. Todos esperaban la anunciada reacción del chavismo que daría posiblemente lugar a una intervención a través de la cual sacar a Maduro.
 

Pero nada sucedió. Guaidó, con una enorme sonrisa en el rostro, mostró su pasaporte en el aeropuerto de Maiquetía y pasó como cualquier otro ciudadano. Salió del aeropuerto, se subió al techo de su camioneta, saludó a sus seguidores y ondeó una bandera venezolana. Volvió a subirse al vehículo y en una larga caravana llegó a Caracas. Nadie lo paró, ni lo interceptó, ni intentó que no llegara a destino.

Y la pregunta entonces es qué pasará. Guaidó no logró cumplir con la promesa de hacer ingresar las toneladas de ayuda humanitaria que se acumulan en la frontera.
 

Maduro sí consiguió su cometido de bloquear las fronteras y con la carga de cuatro muertes y cerca de 300 heridos que dejó ese enfrentamiento con los militares, cumplió el objetivo del “no pasarán”.

No era tan fácil
 

La oposición se encuentra ahora con que Maduro era más fuerte en el poder de lo que creían. Los militares no lo abandonaron –salvo deserciones aún no significativas como para cambiar la situación– y por ahora no hay una forma clara de que el chavista abandone el poder.

Entonces, una vez más. ¿Cómo hará la oposición para cumplir con la Constitución y convocar a elecciones mientras Maduro siga en el poder y tenga el apoyo militar?

En una nota de The New York Times, Ricardo Reyes, un periodista en Caracas, dijo que en Venezuela ese mensaje había comenzado a calar: “Un proceso de transición no es fácil y a veces se lleva más tiempo del que pensabas, especialmente cuando tu plan A no funcionó”.
Ante esta situación la comunidad internacional considera “hacer concesiones”.

El secretario general de la Organización de Estados Americanos, Luis Almagro, dijo que no objetaría que Maduro disputara la Presidencia si la elección fuera libre y justa. 
 

 

“La entrada de Guaidó era vital para rescatar momentum, esperanza y liderazgo opositor”, consideró el analista Luis Vicente León, “que el gobierno le permita entrar, sin apresarlo, obvio responde a la presión, pero parece indicar también el inicio de una negociación, local e internacional, sin que queden aún claros los detalles”.

Por el momento, y mientras analiza la estrategia, Guaidó llamó a una reunión este martes con los sindicatos y a una manifestación callejera el sábado contra “la dictadura de Maduro”.
 

 

Guaidó también habló directamente a las Fuerzas Armadas y les preguntó “qué más van a esperar” para dejar de apoyar a Maduro. “Ya vieron cómo más de 700 oficiales están del lado de la Constitución”, dijo.

Pero además aseguró que tiene a la mayoría de los militares de su lado, aunque no se vea en los hechos. “Sabemos que el 80% está a favor del cambio, lo sabemos, se han comunicado con nosotros, nos han hablado”, aseguró. 

Su explicación de que las amenazas del régimen no se hayan efectivizado es que “alguien no cumplió, muchos no cumplieron” las órdenes que supuestamente les dieron.

 

 

El Observador con AFP, EFE y The New York Times

 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...