18 de mayo 2024
Dólar
Compra 37,45 Venta 39,65
13 de enero 2023 - 12:19hs

En medio de un creciente malestar social, que incluye desde el lunes pasado protestas en las calles de Caracas y de las principales ciudades del país por el incesante aumento del costo de vida, el presidente Nicolás Maduro calificó como “dramáticos” los números de la economía venezolana y volvió a pedir al gobierno de Estados Unidos que levante la sanciones que pesan sobre el país.

El mandatario hizo especial referencia a los ingresos públicos, que registraron una abrupta caída desde que Washington y sus aliados europeos decretaron el embargo a las exportaciones petroleras del país. “El ingreso nacional cayó a números dramáticos, pero no fue que cayó hace tres años, hoy está en números dramáticos”, insistió Maduro durante su mensaje anual a la Asamblea Nacional, el parlamento venezolano.

Según afirmó ante los legisladores, Venezuela solo percibió el 1% del dinero que debería haber ingresado al país sin sanciones. “A esta hora que yo les hablo aquí, solo ingresó al país el 1% de lo que debía o debe ingresar”, expresó el mandatario, situación que adjudicó a lo que calificó como una “guerra” de los gobiernos de Estados Unidos y sus aliados que, según interpretó, “procuraron establecer una intervención extranjera” en el país.

Más noticias

Maduro dijo que desde 2015, Venezuela dejó de percibir ingresos fiscales por el equivalente a 3.995 millones de barriles de petróleo, que valuó en unos US$ 232.000 millones, ocasión en la que agregó que “el imperialismo y sus aliados despojaron” al país de US$ 400 millones de dólares diarios en ese período. “La verdadera guerra se la han hecho a la industria petrolera para tratar de generar un colapso total y las condiciones para un golpe de estado y un cambio de régimen”, afirmó.

El jefe del palacio de Miraflores detalló que de las sanciones aplicadas al país, 42% estuvo dirigida a organismos de gobierno; el 18,7% a la industria petrolera; el 17% al sector de economía y finanzas; y el 7% al sector privado. Dirigiéndose al gobierno de Estados Unidos, Maduro exclamó: “No queremos más sanciones, levanten las sanciones criminales sobre el pueblo de Venezuela, ya basta de sanciones criminales”.

Maduro brindó su rendición de cuentas al parlamento en medio de las multitudinarias protestas callejeras que comenzaron el lunes pasado en Caracas y que se extendieron a otras ciudades del país cuando los trabajadores de varios gremios, como así también jubilados, salieron a reclamar aumentos de salarios en el contexto de una economía que cerró 2022 con una inflación minoristas que trepó al 305,7% medida en bolívares, la moneda nacional, y del 53,6% en dólares; según el Observatorio Venezolano de Finanzas (OVF) y la firma Ecoanalítica, respectivamente.

Según el Centro de Documentación y Análisis Social de la Federación Venezolana de Maestros (Cendas-FVM), la canasta básica total, que incluye alimentos además de bienes y servicios no alimentarios, se ubicó en un piso de US$ 474,87 en noviembre pasado para una familia integrada por dos adultos y dos menores, de cara a un salario mínimo de 130 bolívares, equivalentes a comienzos de esta semana a unos US$ 7,4, según la tasa de cambio del Banco Central.

"Venezuela ha tenido un crecimiento en 2022 por encima del 15% del Producto Interno Bruto, el mayor crecimiento de América Latina y el Caribe”, sostuvo Maduro, dinámica que explicó por el “impacto de la diversificación de la economía”, al tiempo que pidió a la banca pública y privada otorgar el 30% de su cartera en dólares para "ampliar el financiamiento en divisas" a “los sectores que produzcan bienes, riqueza y empleos".

Según los analistas privados y el Banco Mundial (BM), en coincidencia con los estudios de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), la actividad económica del país comenzó a caer en 2014, en medio del desplome de las ventas al exterior de hidrocarburos y una acuciante crisis interna que empeoró luego de la imposición de una batería de sanciones internacionales en 2019 como parte de la cruzada liderada por Washington para buscar la caída del mandatario, tras desconocer su reelección en 2018.

Con una dolarización informal y la flexibilización de controles cambiarios, la economía tuvo un respiro y, después de años de recesión e hiperinflación que pulverizaron el poder adquisitivo de los venezolanos, registró cinco trimestres consecutivos de crecimiento entre 2021 y 2022. "Vamos paso a paso, es la economía real que va y debe ir cada vez mejor", dijo Maduro, pese a que muchos economistas han advertido que es posible que la recuperación alcance un techo ante la falta de medidas más profundas.

Maduro, que no ofreció datos sobre pobreza e indigencia, afirmó que la tasa de desocupación abierta bajó del 8,9% al 7,8% entre 2021 y 2022. Además, reconoció “algunas perturbaciones" registradas a fines de 2021 que, según dijo, “desestabilizaron” los precios internos, aunque no detalló cifras. El último dato oficial sobre inflación publicado por el Banco Central es de octubre, con una tasa interanual de 155,8%, la mitad del aproximadamente 300% que midieron las consultoras privadas, las que advierten sobre la posibilidad de que el país vuelva al ciclo hiperinflacionario que dejó atrás en 2021.

Temas:

Nicolás Maduro Venezuela Estados Unidos Nicolás Maduro EEUU sanciones a Venezuela

Seguí leyendo

Te Puede Interesar