Economía y Empresas > COMBUSTIBLES

Malas noticias para ANCAP: petróleo superó los US$ 80 y tocó máximo en cuatro años

Algunos expertos vaticinan que escalada podría superar los US$ 100 nuevamente para comienzos de 2019; costo de importación está hoy 16% arriba de paramétrica local

Tiempo de lectura: -'

24 de septiembre de 2018 a las 17:14

Los precios del petróleo referencial Brent escalaron más de 3% este lunes a un máximo de cuatro años, después de que Arabia Saudita y Rusia descartaron un aumento inmediato en la producción pese a los llamados del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, a actuar para incrementar el suministro global. 

ANCAP tiene una referencia del crudo Brent para el semestre julio-diciembre con una cotización de US$ 75 por barril y un tipo de cambio a $ 30,5, lo que arroja un valor en pesos de $ 2.287. Con el cierre del tipo de cambio de este lunes ($ 32,62), el costo de importación en pesos trepaba a $ 2.649, lo que implicaba un desfasaje de 16% respecto a la parmétrica que tiene vigente el ente petrolero.

 

La Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y países fuera del cártel, incluyendo al mayor productor Rusia, se reunieron en Argelia el domingo y el encuentro terminó sin una recomendación formal para algún aumento del bombeo que contrarreste la caída de suministros desde Irán.

 "El mercado aún está conducido por preocupaciones sobre los suministros desde Irán y Venezuela", dijo Gene McGillian, director de investigación de mercado de Tradition Energy in Stamford. "El que los productores no hayan abordado eso adecuadamente el fin de semana crea esta oportunidad de compra".

El crudo referencial Brent avanzó US$ 2,40, o 3,05%, a US$ 81,20 por barril, tras avanzar hasta los US$ 81,39, su nivel más alto desde noviembre de 2014. En tanto, el petróleo en Estados Unidos ganó US$ 1,3, o un 1,84%, a US$ 72,08 por barril.

El domingo, el líder de la OPEP, Arabia Saudita, y su mayor aliado fuera del cártel, Rusia, descartaron un incremento adicional inmediato en el bombeo, con lo que rechazaron en la práctica un llamado de Trump a actuar para enfriar al mercado.

 "Yo no influyo en los precios", dijo a los periodistas el ministro de Energía saudí, Khalid al-Falih.

Trump dijo la semana pasada que la OPEP "¡debe reducir los precios ahora!", pero el ministro del Petróleo de Irán, Bijan Zanganeh, afirmó el lunes que la OPEP no había respondido en forma positiva a las exigencias del mandatario estadounidense.

Las operadoras de materias primas Trafigura y Mercuria dijeron el lunes que el Brent podría subir a US$ 90 por barril para Navidad y superar los US$ 100 a comienzos de 2019, en la medida en que los mercados se ajusten cuando se implementen totalmente las sanciones estadounidenses contra Irán en noviembre.

Trump, entre Irán y sus votantes

No obstante, el domingo en Argel el influyente ministro del petróleo saudita, Jalid al Falih, dejó la puerta abierta a un futuro aumento de la producción a raíz de la reducción del suministro que implicarán las sanciones de Estados Unidos a las exportaciones iraníes que entrarán en vigor en noviembre.

"Vamos a seguir vigilando de cerca [el equilibrio de oferta y demanda] y responderemos de modo adecuado en el momento adecuado", sostuvo Jalid Al Falih, que preside el comité encargado de supervisar los acuerdos de reducción de bombeo firmados por 20 países de la OPEP y productores externos al cártel en 2016.

Arabia Saudita, Rusia y Estados Unidos son los tres mayores productores de petróleo del mundo, pero solo los dos primeros son exportadores.

"Arabia Saudita y Rusia confirmaron que no aumentan la producción, y esto son malas noticias para el presidente Trump, quien quiere un petróleo más barato que es bueno para los negocios", considera David Madden, analista de CMC Markets.

"Los temores de que el suministro se vea afectado cuando las sanciones estadounidenses a Irán comiencen en noviembre están empujando los precios del petróleo hacia arriba", agrega.

Trump presiona así por un lado para que ningún país compre petróleo a Irán, tercer productor de la OPEP, mientras por el otro intenta frenar el consecuente aumento de los precios, que podrían disparar el coste de la gasolina e irritar a los votantes estadounidense a pocas semanas de las elecciones legislativas de medio mandato a principios de noviembre.  

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.