Fútbol > LOS DE ABAJO

Malrechauffe, la historia de un jugador del montón que se transformó en referente

Los recuerdos del zaguero que lleva 15 años de jugador profesional y busca el ascenso con Rentistas 

Tiempo de lectura: -'

30 de septiembre de 2019 a las 05:04

En las formativas de Danubio Damián Malrechauffe era uno más. Un jugador del montón. Recién en su segundo año de Quinta División el zaguero se empezó a destacar sobre sus compañeros y su salto de calidad se dio en Cuarta. Hoy, tras 15 años de convertirse en jugador profesional en los que pasó por México, Colombia, Chile y Argentina, defiende a Rentistas y busca el ascenso directo a la Primera División. “Si repasás todas aquellas inferiores te sorprendés de que haya subido yo. Pero llegué”, dice y se ríe. 

Malrechauffe creció donde ahora sigue viviendo: en el barrio Bella Italia, a pocas cuadras de Jardines del Hipódromo. Jugó al baby fútbol en Juan de América –que lleva el nombre del complejo de viviendas en el que vivía–, en Siete Estrellas y luego llegó a Danubio. 

Después de dar ese salto futbolístico en Cuarta División llegó el ascenso a Primera. Gerardo Pelusso fue el entrenador que lo convocó en un llamado en el que también estaban los futbolistas Cristhian Stuani, Ribair Rodríguez, Sergio Rodríguez y Jorge García, entre otros.

Y Malrechauffe integró el plantel principal de Danubio hasta 2009, cuando se fue a jugar a México. Su etapa en el franjeado estuvo llena de éxitos: con esa camiseta ganó dos de los cinco títulos que el club tiene en su historia.
“Nos sentíamos en iguales condiciones que los equipos grandes: nos sentíamos grandes”, cuenta a Referí en el patio de una casa que le compró a una señora italiana que decidió irse.

En esa primera década del siglo, Danubio le ganó campeonatos uruguayos a los grandes e, incluso, jugó un partido contra Peñarol que quedó marcado para siempre: el día que lo derrotó 7-2 en noviembre de 2005.

Su primera experiencia internacional le llegó en 2009, en Tijuana de México. Luego coleccionó distintas vivencias en Cúcuta, Colo Colo y Quilmes, 

La de Quilmes (2015-2016) fue su última experiencia fuera de Uruguay y volvió a Danubio que ya no era aquel club que le peleaba de igual a igual a los grandes. 

Tras un buen torneo con Leonardo Ramos como técnico (Uruguayo Especial 2016), el franjeado empezó a caer y, tiempo después, a Malrechauffe le comunicaron que no iba a ser tenido en cuenta.

“Lamentablemente el club estaba tomando esas decisiones con mucha gente. Yo no lo tomo como para lamentarme mucho o como para salir a decir ‘me mataron’. Son etapas que uno cumple”, reflexiona hoy tres años después.

Malrechauffe se fue de nuevo a Racing donde ya había jugado en 2015-2015 anotando siete goles: “Fueron todos iguales, con centros de Juan Pablo Rodríguez”. 
En su segundo ciclo, en 2018, no tuvo el éxito de la primera vez. Cree que estaba en un buen nivel, pero no jugaba los partidos que pretendía e, incluso, hasta quedaba afuera del plantel. Fue después cuando lo llamaron de Rentistas. 

Le dijeron que el club colorado iba a “hacer las cosas serias” y “no iba a faltar nada”. Así lo resume en una charla en el patio de su casa, donde tiene un miniestadio, con estática de publicidad incluida, en la que sus tres hijos se divierten en sus momentos de ocio. 

A sus 35 años Malrechauffe está a ocho meses de obtener la licencia profesional de entrenador, pero aun no se ve como técnico principal. Ahora solo tiene un objetivo en mente y es opuesto al que en varios equipos persiguió: en vez de salvarse del descenso, quiere ascender a Primera con Rentistas y está convencido de que en 2020 va a poder jugar en esa divisional. Lo logre o no hay algo que aquel jugador del montón de las formativas de Danubio puede decir: que llegó y se mantuvo varios años como profesional. 

Aventuras en el extranjero
Del miedo al asombro
En 2009 emigró a Tijuana con miedo porque lo que leyó de su destino estaba vinculado a las drogas y a la inseguridad. Pero el club lo sorprendió: “Tenías todo: viajabas en avión, tenías buenos hoteles y el sueldo cambiaba.

Cúcuta (2012-2013) 
“No me esperaba que fuera tan lindo. La mayoría de los estadios estaban preciosos. Es un fútbol más lentón, pero de la mitad para arriba son rápidísimos. Era un juego posicional, de mucho pase, pase y pase”, describe sobre su pasaje por Colombia donde lo dirigió Guillermo Sanguinetti.

Martirio en Colo Colo
El segundo semestre de 2013 lo jugó en un grande de Chile, pero no fue un buen momento de su carrera. Tuvo una infección en un riñón que lo obligó a estar dos meses internado. “Casi me lo sacan”, recuerda. Con apenas dos semanas de entrenamientos después del alta médica, mandaron al zaguero a la cancha. “Me arrastraba. Me putearon de todos colores. Nos puteaban a todos”, cuenta. 
Quilmes (2015-2016)
El objetivo de volver al fútbol del exterior lo cumplió en 2015 cuando pasó a jugar a Quilmes, en la primera división del fútbol argentino, donde se sintió un “jugador de verdad”. Otra vez logró uno de los objetivos que marcaron buena parte de su carrera: llegó y se salvó del descenso. 
REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...