Nacional > Defensa

Mario Aisinscharf, el empresario hotelero argentino que compró el avión presidencial

Lo pagó US$ 180 mil y se encuentra realizando los trámites ante la Dinacia para poder utilizarlo

Tiempo de lectura: -'

21 de octubre de 2020 a las 05:03

El empresario hotelero argentino, Mario Aisinscharf, fue quien compró el avión presidencial en el remate organizado por el Ministerio de Defensa y realizado la semana pasada, según confirmó El Observador con fuentes políticas.

De campera verde, tapabocas blanco y sentado al fondo a la derecha del rematador Mario Molina, Aisinscharf fue quien pujó con un ciudadano panameño para, finalmente, quedarse con la aeronave al ofertar US$ 180 mil, más de cinco veces menos del US$ 1.010.000 que pagó el gobierno de Tabaré Vázquez en febrero de 2018.

El comandante en jefe de la Fuerza Aérea, Luis Heber de León, dijo a El Observador que la aeronave se remató con matrícula civil y se encuentra en el hangar del servicio de mantenimiento de la FAU, en la base del Aeropuerto de Carrasco.

Aisinscharf se encuentra haciendo los trámites ante la Dirección Nacional de Aviación Civil (Dinacia) para poder utilizarlo, ya que debe establecer qué taller utilizará para el mantenimiento.

De León explicó que solicitaron una autorización para que pueda volar a Argentina, la cual aún no ha sido otorgada debido a que ambos países tienen las fronteras cerradas.

Tras adquirir la aeronave –un jet Hawker modelo HS 125-700 del año 1979 con 13.500 horas totales de vuelo, capacidad para ocho pasajeros y autonomía de cuatro horas y media–, Aisinscharf se mantuvo con perfil bajo y se retiró sin hacer declaraciones.

Según constató El Observador a partir de la revisión de documentación oficial, el empresario es el propietario de la cadena “Unique Hotels”, que posee el hotel 5 estrellas La Réserve en Colonia del Sacramento y otros tres en Buenos Aires. Radio Universal había informado que el comprador era argentino y había invertido en el rubro hotelero.

La página web del establecimiento destaca que está ubicado a 50 metros de la playa, a minutos del casco histórico y el puerto de la ciudad. “Sobre la margen oriental del Río de la Plata, ofrece espacios de relax y tranquilidad diseñados para propiciar estados de vitalidad y armonía. Un lugar donde el cuerpo y el alma se encuentran en equilibrio, la energía se potencia y el tiempo parece detenerse”, se puede leer en el sitio. 

Avión sin camilla

La decisión de rematar el avión fue tomada por el presidente, Luis Lacalle Pou, y el ministro de Defensa, Javier García, meses antes de asumir, bajo el argumento de que había sido adquirida sin necesidad y por amiguismo al empresario Carlos Bustin, exdueño de Autolider y representante de Mercedes Benz en Uruguay. 

Tras el remate, García expresó que el avión se subastó en forma “pública y transparente” mientras que fue comprado “en forma directa y con un valor absolutamente desproporcionado”.

“Uruguay es un país austero. Los gustos de los gobernantes no deben hacerse con dineros públicos”, escribió en su cuenta de Twitter.

En una conferencia de prensa, el secretario de Estado señaló que la venta significará “un ahorro muy importante al país” que está inscripto dentro de la “política de austeridad”.

Ante los periodistas, recordó que junto con la compra del avión había sido necesaria la adquisición de una camilla especial para trasladar a heridos, y que esa compra se ejecutó por la mitad del precio por el que se vendió la aeronave.

"Fíjense ustedes cómo habrá sido la compra en ese momento que se llegó a comprar una camilla para este avión en US$ 90.000. Es decir que hoy se vendió en el precio de dos camillas", dijo García. Y agregó que, en total, sumando el precio de la adquisición del avión y los gastos de mantenimiento, el Estado gastó en dos años y medio casi US$ 3 millones. Por lo que, según el ministro, la subasta terminó con "un drenaje millonario", y que el precio que se pactó en el remate fue el que marcó "el mercado".

El comandante dijo que la camilla ya se está utilizando para los traslados sanitarios que se realizan en otros aviones de la Fuerza Aérea.

La compra del avión por parte de Vázquez fue objeto de una intensa discusión política y de observaciones del Tribunal de Cuentas (TCR) porque, según entendía el departamento de Jurídica del organismo, el proceso licitatorio no fue competitivo.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...