Nacional > ENTREVISTA

Martínez: "Se viene un 2002 de vuelta, con todas las consecuencias sociales que va a tener"

El candidato confía en que tendrá una buena votación el domingo y que solo piensa en ser intendente; "después la vida dirá", afirmó

Tiempo de lectura: -'

24 de septiembre de 2020 a las 16:43

Por Gonzalo Charquero y María Eugenia Fernández

Faltan tres días para la elección municipal y Daniel Martínez, con termo y mate abajo del brazo, planifica las últimas recorridas de la campaña departamental. Es un día soleado en su casa en la zona del puerto del Buceo, desde donde el candidato por el Frente Amplio aseguró que confía en su votación del 27 de setiembre, por lo que por estas horas “solo” piensa “en ser intendente”.

En una entrevista con El Observador, Martínez dijo que una eventual gestión municipal deberá destinar fondos a obras pero también a atender planes sociales, y advirtió que “se viene un 2002 de vuelta, con todas las consecuencias sociales que va a tener eso”. El exintendente también consideró que la limpieza en Montevideo requiere una solución a largo plazo, porque hay gente que sigue tirando basura afuera de los contenedores. "Cuando vos ves lo que vi en las filmaciones, la solución sería poner un hombre con una metralleta en cada contenedor", dijo. 

Además habló de la interna del Frente Amplio, sus equilibrios, de los debates con Luis Lacalle Pou en los que dijo que hubo "mucho humo", y pidió tiempo para una autocrítica sobre la derrota en la campaña nacional de 2019. “Yo nunca estuve a favor de los harakiris”, afirmó. A continuación, un resumen de la entrevista. 

¿Qué evaluación hace de las encuestas de Equipos y Cifra presentadas este miércoles? 

Que el 27 de setiembre es la encuesta que vale. Es lo que siempre he dicho. Estoy tranquilo, sigo recorriendo los barrios y haciendo lo que siempre hice. 

Equipos marca 12%. ¿Es un piso muy bajo como para pensar un escenario competitivo dentro de sus aspiraciones? 

La encuesta es el 27 de setiembre. No soy politólogo. No puedo decir más. Y tampoco tiene sentido ponerme a analizar. Lo único que puedo hacer es trabajar y esperar que eso que en la calle me parecería ser otra cosa, se refleje en las urnas. Y si no, vamo arriba. 

Pero su equipo también hace cálculos y puede evaluar que una elección como la del Frente Amplio, de tres tercios, hay que estar entre 16% y 20% para estar en carrera. 

El 27 va a ser la encuesta final.

¿Y usted va a estar cerca del 20% el 27?

(Risas). Voy a tener el 99%, porque vos no me votás, si no tendría el 100%.

¿Por qué dice eso?

Tu querés que yo haga un análisis de una respuesta que creo que no tengo que hacer. 

¿Después capaz que si o ahora no lo tiene que hacer?

No, ya está todo jugado. Lo que declare o lo que haga es inocuo. Lo que vale es pelear el voto a voto en cada lugar. Después todo lo otro es filosofía, es para que ustedes escriban artículos. Lo digo con buena onda, no para desvalorizar. ¿Qué querés que comente? No hay nada que comentar. Yo salí a conseguir los votos y a esperar que eso que se ve en la calle –que es un respaldo masivo– se refleje en la elección. En estos casos el voto se define muchas veces en el cuarto secreto. Para mí no hay mucho que hablar, lo otro es filosofía.

Usted ha hablado del respaldo a su gestión como intendente –según distintas consultoras, osciló entre 55% y 62%–, ¿por qué hoy no se refleja en las encuestas? 

No soy muy politólogo. La gente siempre tiene diversos motivos, creo que la pandemia es un hecho claro que ha cambiado un montón de cuestiones. Fuimos los últimos en empezar la campaña. Son hechos muy subjetivos los que están en la cabeza de cada uno. 

Recién decía que fue el último en retomar una vez que la elección se postergó, ¿se arrepiente? 

Nunca miro mucho para atrás. Lo que no hiciste, no lo hiciste. No puedo volver al 1° de julio y decir: empiezo ahora. No puedo. Soy muy ingeniero, muy práctico. Se hizo una evaluación colectiva, se entendió que tenía que ser esa fecha y fue esa fecha. 

¿Lo perjudicó la suspensión de la campaña por la pandemia?

Por lo que marcan las encuestas –si es que se termina plasmando– parecería que sí. ¿Podía actuar o no se podía actuar? No se podía. Yo estuve de acuerdo en que se postergara la elección, por más que en la evaluación general de todo el equipo entendimos que iba a ser perjudicial para nosotros. Vamo arriba. Lo más importante era proteger la salud de la gente. 

Los analistas han dicho que su imagen quedó desgastada después de la campaña anterior, ¿eso lo siente en las recorridas?

No, para nada. La encuesta personal o lo que le pasa a uno no es determinante. Esta fue una campaña muy particular con mucho “Cambridge Analytics” y “House of Cards”. Pero si uno mira la encuesta de simpatía dentro del Frente Amplio yo estoy altísimo, estoy arriba del 90%. En este momento soy el candidato que tiene mayor aprobación dentro del Frente Amplio. 

El tema es que no hay una correlación.

Exacto. Hay que ver qué termina pasando. 

 

"Yo nunca estuve a favor de los harakiris"

 

Usted dice que en la gente no siente el desgaste, ¿pero en su fuero íntimo sí?

Quedé cansadísimo. Eso sí. Dormí dos meses nueve horas seguidas, todos los días. Me hizo muy bien hacer un parrillero en mí casa. Leer mucho. Igual me hice todos los análisis habidos y por haber y estoy perfecto. 

¿Pero siente que en su momento hubo algunos episodios como el comentario de los nietos, cuando habló de su salud, y el episodio de Zabalza se usaron para machacar contra su figura?

Sí, eso es parte. Hoy en Uruguay hay gente que pone mucha plata para generar trolls y tendencias. Es así. Decenas de miles de dólares por mes. Eso afecta. 

Álvaro Villar denunció la existencia de portales falsos desde donde se criticaba su candidatura.

Sí, hubo algunas cosas. Chicas. Nosotros vivimos eliminando a cientos de trolls por semana.

Es un problema que tienen todos.

No, no. Hay aparatos que no responden a la izquierda. 

¿Cuáles?

Yo lo que veo es a quiénes atacan. Son muy metódicos y muy profesionales. En la campaña vi más de lo normal, pero se vio más fuerte en las nacionales. 

De las nacionales, ¿ya hizo su autocrítica?

Es un colectivo que lo tiene que hacer. Ahora estoy concentrado en la campaña. Después, haré lo que tenga que hacer personalmente. Tengo un punto de vista que implica tres causas: el gobierno, la fuerza política y los candidatos. Los tres tienen responsabilidad. Pero tiempo al tiempo. 

¿Va a hacer pública esa autocrítica? 

No, tas’ loco. El Frente Amplio lo hará. Yo nunca estuve a favor de los harakiris. Si el Frente Amplio se queda solo en una de las patas, va a volver a cometer los mismos errores. Pero el Frente Amplio lo tiene que hacer, tiene que discutir con mucha fraternidad. 

¿Usted no va a ser parte de ese proceso? 

No tengo idea. No sé. ¿Vos te pensás que estoy pensando en eso? Están haciendo preguntas de marcianos. 

La opinión pública quiere saber, es interesante tener su opinión sobre el tema. 

La tendrán o no llegado el momento. Por ahora, no está en discusión. No estoy ni remotamente pensándolo. Lo que sí me importa es que el Frente Amplio se fortalezca. Cada día que pasa soy más frenteamplista. 

Si el domingo la gente eventualmente vota a otros candidatos en el FA, ¿no es una señal para el ala más socialdemócrata que es la que representa?

Represento algo un poco más extenso que el área socialdemócrata porque hay sectores que, de repente, no se consideran así y me apoyan. Corriente de izquierda, Movimiento Socialista, el Partido Obrero Revolucionario... Hay varios grupos, no son ninguno muy grande, que me apoyan también. Expresé la confianza de sectores muy plurales. 

En votos sí mayormente son esos. 

En votos puede ser sí. De todas formas, está eso de quién está más a la izquierda. Si a mí me dicen el MPP está más a la izquierda que el Partido Socialista histórico, no. Estoy totalmente convencido de que no. En definitiva, la izquierda es algo que se retroalimenta y que implica lograr solucionar los problemas de la gente. No es un tema de discursos o de auto proclamaciones. Es un tema de actitud ante la vida cotidiana, de coherencia de la militancia y de su gente. Estoy convencido que ser de izquierda es mucho más que decirse de izquierda. Ser de izquierda implica tener una conducta de vida, personal, en cada cosa. 

¿Qué siente que representa su candidatura? 

Muy variadas cosas. Hay muchos barrios y militantes sociales que dicen que es apoyar al que siempre estuvo y nunca les pidió que se afiliaran a su partido. Que ayudó por el concepto de la solidaridad. Para otros significa sí apoyar una candidatura que permitía fortalecer a sectores que son una expresión que contribuye a la pluralidad del Frente Amplio. Contribuye, no digo nada más. Ya lo dije. Y para otros, como me dijo una vez una señora, hay mucho sentimiento en la gente. Es parte de la política. 

Considera que podría haber asumido un rol más político en el sentido que ha revalorizado su gestión y hablado mucho de eso, pero de repente podría haber tenido un mensaje más confrontativo hacia el gobierno.

Si decís que hablar de la gestión y cuando uno dice que el 80% de lo invertido fue en los sectores populares y uno remarca que lo que hizo en barrios populares no es político... Pah, creo que eso es lo más político. Discrepo, es una discusión eterna y no la vamos a dar ahora. Pero política sin gestión es atentar contra tus objetivos políticos. Porque, en definitiva, si tú hacés mal las cosas desvalorizás la idea. La gente pasa a creer que ese sector político es un mal representante de lo que el pueblo necesita, por más que tus intenciones fueron las mejores. Pero si gestionaste mal o gestionaste mal la plata, terminás echándote en contra a mucha gente. 

¿Eso lo dice por algo en particular, por alguna gestión anterior?

No, no. Al revés, me cuidé de no hablar de lo anterior. 

Yendo al caso puntual de Cosse ha asumido un rol desde el primer día, primero por la Ley de Urgente Consideración, después con otros temas que se fueron dando. Usted no ha tenido ese tono confrontativo. 

Me he pasado burlando de lo ridículo y falta de contenido del tema del enfrentamiento que dice el programa (del Frente Amplio). Una frase que es correcta se convirtió en un demonio. Esta gente que está en el gobierno le hizo perder US$3 mil millones al país en la crisis de 2002. La crisis bancaria. Dejó 50% de pobreza, 20% de desocupación. Eso se llama neoliberalismo. ¿Decir que te vas a enfrentar al neoliberalismo porque crees que le hace mal a la gente pasa a ser un pecado? La gente que se creyó eso, se compró un buzón. Carolina, por su posición de senadora, tuvo un papel mucho más destacado porque tenía que discutir contra la LUC. 

¿Sólo por su posición de senadora?

No sé. 

Pero usted tenía una legitimidad también para asumir una posición de confrontación política.

Tomamos la decisión de esperar hasta el 1° de agosto para salir, tal vez fue equivocada. Trabajamos mucho más para la pandemia, con una ONG ayudamos a decenas de ollas populares y ni siquiera diciendo de quién era. Pusimos plata que era de la campaña que bien nos hubiera venido ahora. 

¿Cuál es la ONG?

Arerunguá, que era el lugar donde se dice que estuvo Artigas cuando desapareció. Es una zona del basalto que los charrúas tenían cuando querían rajar de todo, prepararse y vivir tranquilos. Yo me hice de izquierda porque me enamoré de Artigas y descubrí que había sido un traicionado, un dejado de lado por muchos que después lo aplaudieron y hoy le hacen monumento. En definitiva, él no quiso volver porque no quería ser cómplice de los que estaban gobernando. 

¿Está haciendo una analogía?

¡No! Estoy reivindicando el artiguismo. Me hice de izquierda porque un profesor de Historia me hizo ver que Artigas había sido un traicionado y que la guerra de Paraguay fue un genocidio. Me ayudó a formar el espíritu crítico y a cuestionar muchas cosas. Me enseñó a ver que hay mucha hipocresía en la política y que la historia la escriben los vencedores. De eso no hay ninguna duda. Y a Artigas lo han disfrazado. Es muy significativo que él nunca haya querido volver al Uruguay, un país que no quería que existiera como tal. 

¿Lo que dice de que hay mucha hipocresía también lo lleva al presente?

Leé la historia de los reinos, de los imperios, siempre ha habido. Pero el caso de Artigas es clarísimo. 

¿No ve hipocresía ahora?

No soy historiador. 

Usted es un actor del presente.

Por eso. Dejá que otros opinen del futuro, no yo.

 

"Estoy convencido que ser de izquierda es mucho más que decirse de izquierda. Ser de izquierda implica tener una conducta de vida, personal, en cada cosa" 

 

¿Por qué en su momento no quiso debatir?

Nos reunimos los tres. Habló primero Carolina, después yo, y Villar acordó. Fue de común acuerdo.

Pero usted tenía una postura contraria desde antes.

¿Cómo íbamos a debatir para que fuera en condiciones de igualdad? ¿Tres contra uno? La matemática es la matemática.

Se podía encontrar una fórmula.

Si, tres de una (misma candidata). Además yo creo que después de la realidad que pasó con los debates, que hubo mucho humo y después la realidad marcó lo contrario, ¿qué querés que te diga? Tengo amigos yanquis que dicen que los debates son un show para la televisión que no deciden más de 2% de la población, y los que ganan mucha plata son las televisoras. Después pasa lo que pasó acá: se decía que las tarifas eran para recaudar y después querían que fuera el Frente Amplio para no pagar el costo político ellos pero tenían claro que había que recaudar aunque sea por el IPC, cómo lo hizo el Frente Amplio. Después el aumento disfrazado de los impuestos al quitar el descuento del IVA. Hubo muchas cosas que demostraron que había mucho humo, mucho, estamos en campaña y decimos cualquier cosa. ¿Eso contribuye a la gente? 

¿En este contexto de pandemia le pasa de preguntarse qué hubiera sido en caso de estar usted en el gobierno?

No, soy ingeniero. Miro para adelante. Además es mi forma de ser. Lo que tengo claro es que hubiera tenido mucha más sensibilidad humana. Por más que decían que no, Uruguay tenía una estructura social de respaldo con una salud pública recontra fortalecida y un Ministerio de Desarrollo Social que logró que la pandemia cayera en un momento espectacular en cuanto a la estructura social.

Hay un estudio de Ceres que habla de la vulnerabilidad social de 500 mil pobres.

Pero yo pregunto una cosa: quién cree que 150 años de exclusión social y 30 años de neoliberalismo que destrozó este país, que dejó 50% de pobres, 9% de indigencia... Sinceramente, los que hablan de que en 15 años no lo hicieron es demagogia pura. Un país dependiente como Uruguay se cambia con mucho más tiempo. Que se pueda cambiar un país con una estructura de diferencias sociales tan profundas… Lo cierto es que si no hubiera estado esa estructura tan fortalecida, Uruguay estaría en infinitas peores condiciones. Ya hay dramas, ya hay situaciones al borde de la desesperación porque hace cuatro meses que no entra un peso. Se viene un 2002 de vuelta, con todas las consecuencias sociales que va a tener eso. No ha pasado por el fortalecimiento del MSP, pero te lo reconocen en privado los políticos que hoy son de la coalición gris.

¿Qué le dicen?

Te reconocen al país. Y al exterior ni que hablar. Todo lo que se decía que era mentira ahora se dice también en cuanto a las fortalezas del país. La política no puede llevar a tapar el sol con las manos. Este país tuvo cambios positivos en los últimos 15 años pese a que tuvo solo tres años de viento de cola y después crisis hipotecaria y guerra comercial entre EEUU y China. Veamos qué pasa en la medida que se van acabando esas fortalezas, o debilitando esas fortalezas. Ojalá me equivoque por el bien de la gente. Tengo mucho miedo por un montón de gente que ya está pensando volver a sufrir cosas que pensaba que nunca iba a volver a sufrir. 

En su gestión como intendente, ¿diría que promover cambios más profundos en la limpieza fue uno de sus debes? 

Lo que creo es que todo tiene su proceso y lo que siempre hay que mirar es el boque sino hacemos como alguna gente que se concentra en tres cosas que tuvieron problemas pero, salvo que ustedes piensen que la gente es idiota, no se justifica que dos de cada tres montevideanos apoyen la gestión. Hay problemas que son más estructurales. El tema de la limpieza no estamos diciendo que lo vamos a solucionar en un quinquenio: queremos llegar al 20% de gente que recicle.

Dos de cada tres aprueban la gestión pero el nivel de aprobación en el área de limpieza es de las peores.

Esa es una valoración pero lo que importa es el resumen de la gente. A la derecha le encanta hablar de las cosas que puede atacar y se le da mucho bombo, pero la realidad es que pese a todo lo que hicieron no lograron minar el balance de la gestión y yo me quedo con eso. Después, a llorar al cuartito. La valoración es la valoración.

¿Qué fue lo que hicieron? ¿Señala algo en particular? En otras entrevistas habló sobre los contendores, ¿a eso le adjudica una intencionalidad política?

Yo lo que digo es que hay ciudadanos que sacan cosas. Lo tenemos filmados. Hay gente de traje. 

¿Solo se puede atribuir al tema de que la gente saque la basura? ¿No hay responsabilidad de la intendencia? 

Puntualmente los hubo pero también hubo períodos de meses en que se cumplía con todos los circuitos, los contenedores estaban vacíos, pero igual había basura afuera. Perdoname, no me voy a hacer el harakiri.

¿Y cómo lo piensa solucionar?  Tiene un plan piloto que puede llevar unos años.

Uno tiene que ser objetivo. ¿La solución cuál es? ¿Poner un hombre con una metralleta en cada contenedor? Cuando vos ves lo que vi en las filmaciones, la solución sería poner un hombre con una metralleta en cada contenedor. Hay que encontrar una solución a largo plazo. Lo otro es voluntarismo. Si no atacamos el problema cultural y no hay un cambio de conciencia, el problema va a seguir existiendo.

 

"Tengo mucho miedo por un montón de gente que ya está pensando volver a sufrir cosas que pensaba que nunca iba a volver a sufrir" 

 

En el tema de las finanzas que usted señala con la fortaleza de la gestión, ¿se debería continuar con el equipo que formó con Juan Voelker a la cabeza?

El ideal sería buscar los equilibrios dentro del FA con gente que esté dispuesta a trabajar en equipo, y después hay que ver lo que quiere cada uno. Que le tengo confianza ciega a Voelker no tengas ninguna duda pero todavía no lo hemos pensado. 

¿Cómo conformaría un eventual próximo gabinete?

Voy a buscar que estén todos los sectores políticos importantes pero gente que trabaje en equipo y que no represente su partido sino que represente el proyecto frenteamplista unitario.

Usted decía que en este momento la intendencia no se puede permitir gastos superfluos…

Nunca se puede permitir. Nosotros hicimos una batalla con esto. Si hay casi US$ 500 millones largos de inversión con recursos propios muestra una disciplina en el gasto y en lograr reenfocar un montón de gasto para que fuera para la gente. Eso lo vamos a seguir haciendo. Eso es permanente. Lo tenés que hacer por mandato moral. Nosotros administramos plata de los ciudadanos. Eliminar todas las gorduras es una cuestión ética.

El intendente Christian Di Candia ha dicho que en esta coyuntura éticamente no estaría bien que la intendencia diera superávit porque tiene que asumir un rol distinto. ¿Cómo se condice eso con el tema de las gorduras?

¿Te parece que darle de comer a la gente no es un tema ético? El objetivo es usar bien la plata. ¿Te parece que es superfluo o una gordura darle de comer a la gente? Para mí no. Acá se fue totalmente coherente. Cada peso que hay que gastar hay que saber que se gasta con un objetivo y que no se malgastó. Christian hizo lo que yo hubiera hecho. Ahora bien, qué suerte que había $1,9 millones en caja de un superávit de tres años para contrarrestar la no cobranza y los gastos extra que hubo por la pandemia. 

La pregunta también viene por el lado de que otros candidatos proponen iniciativas cuantiosas.

Yo entiendo que hacemos una inversión en infraestructura mucho menor, primero porque sabemos que vamos a recaudar menos y después tenemos que tener fuerza y pulmón para ayudar a las políticas sociales.

Este período hubo US$ 800 millones de inversión y la promesa de campaña de ahora son US$ 250 millones. ¿Eso es en obras en particular o hay un agregado para políticas sociales? 

Hay otros recursos para políticas sociales. Eso (los US$250 millones) es en obras.

¿Entonces va a haber menos obra en el periodo que viene?

Va a haber US$ 250 millones. 250 es menor que 800. La matemática da eso.

¿Casi la tercera parte?

Nosotros dijimos que nos podemos comprometer a esto. Si se recauda más habrá más obra. Nos podemos comprometer a eso. Si se mantuviera (por año la caída en la recaudación estimada) de 10% son US$ 250 millones menos en el quinquenio. ¿Quedó claro?. Es mucho.

Cuando un candidato como Villar propone US$ 500 millones en obras y usted debió negociar un fideicomiso en la junta por US$ 90 millones. ¿Cómo toma eso? 

La inversión fueron 570 nuestros nuestros y después 230 de préstamos. Están también los recursos BID para el saneamiento de Manga. También está del Fondo de Infraestructura Metropolitana, lo que quedó, porque este gobierno cortó todo lo que faltaba aplicar.

Usted tenía una propuesta inicial que debió negociar por los votos de la junta.

Igual hicimos todo. La rambla del Cerro no la hicimos al 100%, la habremos hecho al 15%. El Parque Lecoq lo hicimos casi todo y el Parque de la Amistad también. Hicimos con recursos nuestros prácticamente todo lo que no nos votaron.

¿Pero cuando otro candidato propone US$ 500 millones considera que no tiene asidero en la realidad?

Es una decisión política. Cada uno decide hacer con el dinero lo que le parezca. El dinero está o puede aparecer. Yo estoy dejando dinero para políticas sociales. Él de repente gasta los US$ 500 millones de la propuesta de un privado, que yo también la recibí, pero la desestimamos. 

¿Esta es la última vez que se va a candidatear a un cargo público? 

No lo sé. ¿Quién lo sabe?.

¿Qué va a hacer si no es intendente?

Hoy estoy pensando solo en ser intendente. Después la vida dirá.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...