Cargando...

Nacional > MIRÁ TODOS LOS DATOS

Más de un mes al año certificados: el promedio de las licencias médicas en el Estado

Más de la mitad de los que se certificó en la Administración Central lo hizo por menos de 10 días; un cuarto de las licencias se extendieron entre un mes y todo el año; los lunes concentran el 38% de las ausencias

Tiempo de lectura: -'

17 de junio de 2021 a las 05:00

Por Diego Cayota y Martín Tocar

El de las licencias por enfermedad de los funcionarios públicos fue uno de los temas más discutidos de la ley de Presupuesto dentro del oficialismo. Generó idas y vueltas en el Parlamento, choques entre el Poder Ejecutivo y los legisladores oficialistas y cruces con la oposición. Pero el debate fue sobre datos parciales y la resolución se pateó para adelante. 

Ahora, por primera vez y en el marco de la elaboración de una propuesta para establecer un nuevo sistema de licencias, la Oficina Nacional de Servicio Civil (ONSC) relevó información detallada sobre las certificaciones de todos los trabajadores del Estado y elaboró un informe que permite analizar el tema con mayor profundidad y detalle. 

El trabajo, al que accedió El Observador, revela que cuatro de cada diez funcionarios de la Administración Central (42%) se certificó en 2019. Y mientras que en promedio esas certificaciones fueron por 38 días, aproximadamente el 15% fue por más de dos meses.

En los entes industriales y comerciales (los abarcados por el artículo 221 de la Constitución, y que incluyen a las empresas públicas), el 58% de los trabajadores se certificó en 2019, y lo hizo por un promedio de 28,2 días. 


Entre los organismos del artículo 220 de la Constitución (Poder Judicial, ANEP y ASSE, entre otros) el 45% de los funcionarios se certificó en 2019, por un promedio de 31 días. En la Justicia los trabajadores que pidieron ser certificados representaron 65% del total, en la Administración de Servicios de Salud del Estado el 53%, y en la Administración Nacional de Educación Pública el 46%.


El informe analiza la evolución desde 2016 hasta 2020, año en el que el nivel de ausentismo por enfermedad estuvo influenciado por la pandemia. Entre 2016 y 2019 se constata un crecimiento gradual tanto de la cantidad de funcionarios que solicita la licencia por enfermedad como del promedio de días. En 2020, según señala el informe, aumenta el número de días de licencia pero “baja levemente” el porcentaje de vínculos certificados “debido a la incidencia del trabajo remoto y la no presencialidad”. 

Al igual que en la discusión presupuestal, los nuevos datos también generan lecturas contrapuestas entre el gobierno y los trabajadores.

Mientras que las autoridades del Ejecutivo entienden que los números recabados confirman la necesidad de “reformular” todo el sistema público de certificaciones médicas, desde la Confederación de Organizaciones de Funcionarios del Estado (COFE) cuestionan el informe por “tendencioso” y señalan que los “abusos” no son “generalizados”. 

Las posturas encontradas son las que están en juego en una comisión que desde hace un par de meses trabaja en Torre Ejecutiva para llegar a una fórmula de consenso para la mencionada reforma. 

La situación es dispar a lo largo de todo el Estado y la ONSC aún no tiene datos de la actividad privada para comparar. 

El informe se enmarca en lo dispuesto por el artículo 31 de la ley de Presupuesto, que obligó a todos los organismos a presentar “información detallada con fin estadístico” sobre las licencias por enfermedad para realizar un relevamiento sobre este tema. 

Más allá de las diferencias entre organismos, el documento también revela que las ausencias son más comunes al terminar el fin de semana: los lunes son el día que concentra la mayoría de las certificaciones (38%) seguido por los jueves y los viernes (ambos con 12%). Al desagregar por mes, los invernales julio y agosto concentran la mitad de las licencias por enfermedad.

Ministerios y entes

El informe se basó en cinco indicadores para cada organismo: la cantidad de funcionarios certificados por año; el porcentaje de certificados en relación al total de trabajadores; la cantidad de días de certificación médica por año; el promedio de días que se tomó cada funcionario que pidió licencia médica; y el promedio de días de certificación al año sobre el total de vínculos (es decir, contemplando también a los que no se certificaron). 

En la Administración Central (Presidencia y ministerios), el caso del Ministerio del Interior es el que exhibe un mayor incremento anual en la cantidad de días en los que funcionarios fueron certificados. En 2016 representaban el 45% del total de todo el Poder Ejecutivo y ese número ascendió a 70% en 2019. Es decir, tres de cada cuatro días certificados en la Administración Central fueron en esta cartera.  

Además en 2016 los que se certificaban lo hacían por un promedio 20 días y en 2020 lo hicieron de media por 44 jornadas. 

De los ministerios, es justo el de Trabajo el que presenta, año a año, un mayor porcentaje de funcionarios certificados (61,5% en 2019). En la cantidad de días promedio solicitados por cada funcionario certificado el que lidera es Transporte con 53 días en 2019.


¿Qué pasa en la educación?

Uno de los universos analizados en profundidad por la ONSC para el año 2019 fue el de funcionarios de la Administración Nacional de Educación Pública (ANEP), organismo que concentra más de un cuarto de los vínculos con el estado y que también ha concitado un amplio debate sobre el ausentismo.

En ese caso, 35.577 trabajadores (46% del total de vínculos) se certificaron por un promedio de más de un mes cada uno, aunque la mitad de los casos fue por 10 o menos días, según los datos a los que accedió El Observador.

Al dividir los casos en cuartos iguales, la distribución fue la siguiente: un primer cuarto se certificó entre 1 y 4 días; otro cuarto lo hizo entre 5 y 10; un tercer cuarto entre 11 y 31 días; un último cuarto se certificó por más de 31 días. Es decir, uno de cada cuatro de los certificados lo hizo por más de un mes

Otra distribución es la que puede ver en el siguiente gráfico:

El cuestionamiento de COFE y el detrás del promedio

La Confederación de Organizaciones de Funcionarios del Estado (COFE) reconoce que existen “abusos” en el sistema de certificaciones pero asegura que no son generalizados y entiende que faltan datos para detectar el problema real en este tema. 

“Sin negar la existencia de abusos en el uso de las certificaciones médicas, la información proporcionada en el informe de la ONSC no demuestra que esos abusos sean generalizados”, dice un documento del sindicato en respuesta al trabajo del gobierno al que accedió El Observador.

De todos modos, el sindicato cuestiona el informe por “tendencioso” y asegura que aplicando un sistema como el aprobado en el Presupuesto para todos los funcionarios públicos –se aprobó solo para la administración central– el ahorro del gobierno sería de apenas un 1,1% del total que se destina a rubro 0 (salarios). 

COFE además señaló que entre la Administración Nacional de Educación Pública (ANEP), el Ministerio del Interior y la Administración de Servicios de Salud del Estado (ASSE) se explican el 73% de las certificaciones de todos los funcionarios públicos. Ni ANEP ni ASSE quedan contemplados en el nuevo sistema aprobado en el Presupuesto.

Otro de los puntos que cuestiona la organización de sindicatos es que el informe no dice cuántos jornales se pierden en relación a los días que se trabajan. Según el cálculo de COFE, ese ratio es menor al 4% en total.

El secretario general de COFE, Joselo López, dijo a El Observador que el promedio de la cantidad de días aumenta porque existen trabajadores que tienen certificaciones muy extensas y eso “tracciona” el número hacia arriba. 

“Ese dato es fundamental porque eso es lo que hay que atacar y determinar cuáles certificaciones son realmente necesarias y cuáles son truchas para echarlos”, agregó López.

Si bien este miércoles COFE no estaba en conocimiento del detalle de cuántas personas tienen licencias prolongadas, datos en poder de la ONSC –y a los que accedió El Observador– dan una idea más acabada de cómo se distribuye la estadística.

Para despejar la influencia de casos más extremos, en Servicio Civil analizaron los datos en función de determinados rangos y percentiles. Además de la educación, ya reseñada en párrafos anteriores, la ONSC estudió el detalle del grupo compuesto por los funcionarios de la Administración Central, sumados a unos mil trabajadores de Fiscalía y la Agencia Nacional de Vivienda. 

De ese universo un 43% se certificó al menos un día. En promedio quienes se certificaron lo hicieron por 34 días cada uno, pero la mitad de los casos fueron por 9 días o menos

Si se divide el total de funcionarios certificados en cuatro porciones iguales, un cuarto lo hizo entre 1 y 4 días; otro cuarto fue entre 5 y 9 días; un tercer cuarto entre 10 y 30 días; y un último cuarto se certificó entre 31 días y un año. Dentro de ese último 25% de ausencias más extensas, tres de cada cinco lo fueron por más de 60 días. Otra distribución se aprecia en el siguiente gráfico: 

Comentarios

Espacio habilitado solo para suscriptores. Suscribite y viví la experiencia más completa de información.

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...