Cargando...
Eva Mireles, una de las maestras asesinadas

Mundo > Tiroteo

Masacre en Texas: la maestra latina que murió tratando de salvar a sus alumnos

Murieron un total de 21 personas, entre alumnos y maestras, en la escuela Robb Elementary, en Uvalde

Tiempo de lectura: -'

25 de mayo de 2022 a las 13:31

La maestra que murió "intentando proteger" a sus alumnos. El bailarín que despidió a su madre con un abrazo. El niño que había sido elegido para integrar el cuadro de honor de su escuela, a la que le "encantaba" ir. Detrás de las 21 personas asesinadas este martes en la masacre de Texas se esconden decenas de historias, recuerdos y la frustración de familias golpeadas, a pocos días de la llegada de las vacaciones de verano en Estados Unidos.

Todo comenzó poco después de las 13 horas de este martes, cuando un joven de 18 años llamado Salvador Ramos abrió fuego contra la escuela primaria Robb Elementary, en Uvalde (Texas), luego de haber disparado contra su abuela. 

Prosiguió con su posterior detención y muerte a manos de un policía. Y finalizó con un saldo de 19 niños y dos maestras fallecidas, algo que no se veía desde 2012, con el tiroteo de Sandy Hook, en Connecticut, en el que murieron 20 escolares y seis empleados de la escuela. 

Historias de fallecidos

Eva Mireles

Eva Mireles, una de las dos educadoras muertas producto del ataque en Uvalde, fue baleada mientras intentaba proteger a sus alumnos, según contó su tía Lydia Martínez a The New York Times.

De origen latino, enseñó durante 17 años a sus alumnos de cuarto grado en la escuela primaria Robb, Era conocida por haber incluido a una alumna con síndrome de Down en un salón convencional de clases. El gesto fue recordado por la madre de la estudiante este martes en diálogo con The Washington Post: “Mi hija tiene síndrome de Down y fue una de las primeras estudiantes en ese momento en ser incluida en un salón regular de clases”.

Asimismo, le dedicó unas palabras en su cuenta de Twitter: "La hermosa maestra de mi hija fue la maestra que fue asesinada en Uvalde, TX (Texas). Eva (Sra. Mireles) le enseñó a Gabby en la escuela primaria. Ella era una persona hermosa y una maestra dedicada. Ella creía en Gabby e hizo todo lo posible para enseñarle como se puede ver a continuación. No hay palabras", escribió, seguido de una foto.

A sus poco más de 40 años, Mireles estaba casada con Rubén Ruiz, un oficial de policía del distrito escolar de Uvalde donde se produjo la masacre, según contó su tía Lydia Martínez a medios de prensa estadounidenses. La hija de la pareja se graduó recientemente de la universidad, agregó.

Contó también que Mireles era alegre y activa, y recordó una vez que se levantó antes del amanecer con otros parientes para una caminata durante una reunión familiar. “Hizo todo lo que pudo para vivir una larga vida, y aquí se vio truncada”, dijo a The Washington Post a primera hora del miércoles.

La tía agregó que Mireles estaba orgullosa de enseñar a niños de ascendencia latina sin saber que su vida se vería truncada por el accionar de un latino. Una prima de la maestra, Ambar Ybarra, la llamó heroína. "Cocinaba increíble. Su risa era contagiosa y la vamos a extrañar", dijo Ybarra al programa Today de NBC. "Ponía su corazón en todo lo que hacía". 

Javier López

A días de terminar su ciclo en primaria, Javier López (10) ansiaba comenzar la secundaria. El mismo día de la masacre había sido felicitado por su madre, Felicha Martínez, al recibir un certificado en la ceremonia del cuadro de honor de su escuela. Enseguida hubo complicidad mutua: primero una foto del momento y después un abrazo.

“Era divertido, nunca serio y su sonrisa... esa sonrisa que nunca olvidaré. Siempre alegraría a cualquiera”, recordó Martínez a The Washington Post. 

A López le gustaba hacer deporte, en especial jugar al fútbol y al béisbol, pero tenía una fuerte pasión por el arte y la música. 

Era sinónimo de "vida" para la familia y un cómplice para las cámaras de su casa. Se la pasaba bailando cumbia con sus hermanos y los movimientos se replicaban en la cuenta de TikTok de su madre.

La última vez que ella lo vio le dijo a su hijo que lo amaba y se despidieron con un abrazo.

José Flores

El niño de 10 años José Flores fue selecto en el cuadro de honor de la Robb Elementary, distinción que se entrega a los alumnos con mejores calificaciones, horas antes del tiroteo.

Amante del béisbol, según relató su tío Christopher Salazar a The Washington Post, vivía una vida "muy feliz" junto a sus dos hermanos y hermana, además de tener mucho apego por sus padres.

Era de esos alumnos a los que "le encantaba ir a la escuela", precisó Salazar. 

“Era un niño muy feliz. Amaba a sus padres... y le encantaba reír y divertirse”, dijo Salazar. “Era muy inteligente. No era un niño que buscara problemas”, recordó.

Perfil del asesino

Salvador Ramos esperó a que sea su cumpleaños número 18 para ir a comprar sus primeras armas. Después de una dura etapa liceal en la que el bullying lo acompañó por su problema de tartamudeo, el joven disparó e hirió de gravedad a su abuela –con quien vivía tras abandonar a su madre– y luego salió a la escuela primaria Robb, a pocas cuadras de su casa ubicada en Uvalde, Texas, donde asesinó a 21 personas.

Arrastraba problemas desde la adolescencia: sus amistades le duraban poco, su madre tenía problemas de drogas y al tiempo comenzó a cortarse, relataron sus amigos.

Stephen García, su mejor amigo en octavo grado, contó que en una oportunidad el joven subió una foto usando un delineador de ojos negro y recibió críticas que lo tildaban, de manera despectiva, de homosexual.

"Lo acosaban mucho, como si lo acosaran muchas personas. Sobre las redes sociales, sobre los juegos, sobre todo”, explicó García a The Washington Post, quien señaló que buscó defenderlo hasta que Ramos se mudó a otra localidad de Texas con su madre por razones laborales. "Él simplemente comenzó a ser una persona diferente. Se puso peor y peor”.

Ramos solía jugar a videojuegos de guerra con sus amigos, como Fortnite y Call of Duty, pero al tiempo decidió apartarse del grupo. Sus redes sociales también se transformaron y se comenzaron a ver publicaciones de armas pesadas a las que clasificaba en una lista propia de "pedidos”.

Días antes del incidente, el asesino publicó una foto de dos rifles en su perfil de Instagram.

 

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...