Fútbol > Matías Pérez

Matías Pérez, de la cancha a un sillón de la AUF

En dos años su vida cambió notablemente y de jugar al fútbol en Atenas pasará a ser neutral

Tiempo de lectura: -'

13 de abril de 2019 a las 05:03

La vida de Matías Pérez cambió rotundamente en los últimos dos años. Pasó de jugar al fútbol a ser uno de los integrantes más activos del movimiento Más Unidos Que Nunca, luego ocupó la vicepresidencia de la Mutual de futbolistas y en unos días se transformará en integrante del Consejo Ejecutivo de la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF) en representación de los grupos de interés (futbolistas, técnicos y árbitros), con apenas 33 años.

No solo su vida deportiva cambió (hasta 2018 jugó en Atenas de San Carlos y seguramente este nuevo desafío político haga que deje la práctica profesional del fútbol), sino que también su vida sentimental dio un giro importante, ya que conoció a su futura esposa en una de las reuniones de Más Unidos Que Nunca con la comisión de Deporte del Parlamento.

Matías nació en Cardona y su infancia transcurrió entre esa ciudad de Soriano y Florencio Sánchez, ubicada del otro lado de la ruta 12 pero perteneciente a Colonia. Es más, concurrió a la escuela 93 en Florencio Sánchez y el primer año de Secundaria lo hizo en Cardona.

Su abuelo Guillermo Pérez, carnicero de toda la vida, tiene el comercio en Florencio Sánchez y su padre Ruben Pérez tiene carnicería en Cardona.

Matías jugó al baby fútbol en Nacional de Cardona, cuyo estadio lleva el nombre de su abuelo. El padre fue dirigente de la liga de fútbol de Cardona por lo que respira ese deporte desde siempre. 

Cuando tenía 13 años y transcurría el último año de baby fútbol, su equipo jugó un amistoso con Peñarol en Las Acacias. Los aurinegros lo vieron, lo invitaron a probarse y fue fichado para la Preséptima. Como entonces no había competencia para esa categoría, su mamá no lo dejó viajar a Montevideo, por lo que cursó primero de liceo en Cardona siendo ya futbolista de Peñarol.

Al año siguiente logró el consentimiento de su madre y viajaba todos los lunes a las 5 de la mañana para entrenar en los aurinegros. Se bajaba del ómnibus en Plaza Cuba y desde ahí se trasladaba al liceo 36 Instituto Batlle y Ordoñez (Ibo), donde cursó segundo año. Los siguientes dos años los hizo en el liceo 12 frente a la cancha de Central Español y terminó en el Instituvo Alfredo Vázquez Acevedo (Iava). 

Le quedaron tres materias de sexto, opción Derecho, que piensa cursar durante este año a través de un convenio que firmó la Mutual con el Instituto Nacional de Empleo y Formación Profesional (Inefop).

Después, si las vueltas del fútbol y de la vida se lo permiten, Matías tiene como objetivo cursar la carrera de psicología enfocada en el área deportiva, comentaron a Referí desde su círculo familiar.

La carrera deportiva del lateral izquierdo desde que debutó en la Primera de Peñarol es conocida. Jugó casi dos años en los aurinegros, luego pasó a Danubio (donde jugó en tres ciclos distintos), lo siguió Barcelona de Guardiola –pero no lo contrató– y continuó en Argentina, Chile, Chipre, Juventud, Rentistas, Boston River, Fénix y Atenas.

Adolfo Barán lo dirigió el año pasado en el conjunto de San Carlos y consultado por Referí brindó su opinión sobre Matías: “Es un muchacho muy franco, derecho, que siempre entrenaba de buen humor a pesar de que no siempre jugaba. En ese momento formaba parte de Más Unidos que Nunca y siempre informaba a los muchachos y a también a nosotros de los avances de las reuniones. Creo que es muy capaz, inteligente y la persona ideal para integrar el Ejecutivo porque conoce de adentro la problemática del fútbol”.

La idea de cambiar el fútbol que emprendió junto al movimiento, también está a punto de cambiarle el estado civil. Durante el paro del fútbol en 2017, una delegación de capitanes de los equipos concurrió a la comisión de Deporte del Parlamento y allí conoció a Valentina Rapela, vicepresidente de la comisión, quien es su actual pareja.

Cuando se postuló a la AUF renunció al cargo de vicepresidente en la Mutual, ahora debe pasar el test de idoneidad que pide la Conmebol y después ser aceptado por el Congreso para pedir pase de la cancha a las oficinas de la Asociación.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...