Cargando...

Nacional > Caso Sendic

Miranda está en capilla y el caso Sendic amenaza con llevárselo puesto

En la coalición consideran que no estuvo a la altura de las circunstancias

Tiempo de lectura: -'

12 de septiembre de 2017 a las 05:00

Como si se tratara de uno de esos jugadores de fútbol que, expulsados de la cancha, se dan maña para que el juez también le saque la tarjeta roja a un integrante del equipo contrario, Raúl Sendic abandonó la vicepresidencia de la República señalando con un dedo imaginario al presidente del Frente Amplio, Javier Miranda.

Tal vez lo hizo sabiendo que buena parte de la tribuna frenteamplista no emitiría protesta si el aludido tuviera que abandonar el campo de juego.
Porque aunque Miranda se mantiene ocupando el puesto para el que fue elegido en las pasadas elecciones internas de la izquierda, las peripecias de todo este episodio lo dejan, al menos y siguiendo con la metáfora futbolera, con una tarjeta amarilla subida de tono.

No por nada Sendic aprovechó el discurso con el que este sábado anunció su renuncia ante el Plenario del Frente Amplio para acusar a aquellos que "filtraron" a los medios de comunicación el fallo del Tribunal de Conducta Política que precipitó su caída, y recordó que Miranda era de los pocos que conocía el contenido de ese documento.

Para la lista 711, como para muchos dirigentes del Movimiento de Participación Popular (MPP) y del Partido Comunista (PCU), esas filtraciones y otras desprolijidades del proceso tienen el rostro de Miranda, quien llegó a la presidencia del FA con el apoyo del astorismo y de los socialistas.

Para peor, tras el fallo del TCP sobre Sendic por el uso de las tarjetas corporativas de ANCAP, Miranda empezó las negociaciones con el pie izquierdo al dejar afuera del primer encuentro al grupo Casa Grande de la senadora Constanza Moreira y a la Liga Federal del diputado Darío Pérez. "No es que me sienta excluida es una exclusión de hecho. Es un error importante. El tema del vicepresidente es demasiado grave como para que se trabaje con exclusiones", dijo Moreira. El diputado Pérez también aprovechó para pegar un palo. "En el Frente hay hijos y entenados", afirmó. Luego, Miranda convocó a los excluidos pero el daño ya estaba hecho.

Este sábado, tras la renuncia de Sendic, el expresidente y líder del MPP, José Mujica, habló con El Observador sobre la gestión de Miranda en las horas de la emergencia. Y sus palabras se parecieron más a una crítica que a un elogio.

"Miranda intentó hacer lo que podía. Si hubiera estado una personalidad como Seregni, esto lo resolvía él. Llamaba a uno de cada organización y le decía 'tenés que hacer esto, esto, esto, esto' y después lo hubiéramos criticado por autoritario. Pero no caía en una discusión cada vez más grande, cada vez más grande, cada vez más grande. Pero para eso hay que tener mucho peso. Hay momentos en que se precisa un jefe", dijo Mujica.

Mal comienzo.
Como fue dicho, Miranda fue elegido presidente del FA solo con el respaldo del Frente Líber Seregni (FLS) y del Partido Socialista (PS). Y la relación con el resto de los sectores, particularmente con el Partido Comunista de fuerte peso en las bases de la izquierda, nunca fue la mejor.
Una vez elegido en su cargo, Miranda le ofreció al senador comunista Marcos Carámbula el cargo de secretario político de la presidencia del FA. Lo hizo personalmente, sin consultar primero al Partido Comunista. Carámbula rechazó el cargo.
Después, Miranda decidió crear cinco vicepresidencias en el FA y ofrecerle cada una de ellas a los principales grupos de la izquierda. El PCU postuló para ese cargo a Daniel Marsiglia. Miranda no aceptó el nombre propuesto. Finalmente, el lugar quedó vacante.

Paradójicamente, o no tanto, Miranda tiene más problemas con sus compañeros oficialistas que con los integrantes de la oposición.
Sin ir más lejos, cuando un desanimado Sendic empezó a abandonar sus funciones como nexo parlamentario entre opositores y frenteamplistas, ese rol empezó a cumplirlo Miranda, quien es muy respetado por blancos, colorados e independientes.

Los problemas de Miranda son con la cuña de su mismo palo. Fuentes del MPP y del PCU dijeron a El Observador que no están del todo conformes con la gestión de Miranda al frente de la fuerza política pero coincidieron acerca de que no es hora de atizar más el fuego. "(El presidente del FA) está bajo supervisión", dijo un dirigente comunista. "En cualquier puesto de dirección la renuncia está a disposición", dice Miranda. Y si no, que le pregunten a Sendic.

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...