15 de julio 2024
Dólar El Observador | Auspicio BROU Cotizaciones
Compra 39,00 Venta 41,20
12 de marzo 2023 - 5:00hs

El expresidente de la República, José Mujica, fue el entrevistado del ciclo Posdata conducido por Oscar González Oro. En esta primera parte, Mujica reflexionó sobre el "mundo que se viene", el metaverso, su ejercicio de la misantropía y si está preparado para la muerte.

Aquí un resumen de la primera parte de la entrevista.

Me decía antes de empezar esta conversación que ejerce la misantropía, habla mucho consigo mismo, con usted, ¿de qué hablan?¿Revisa el pasado? ¿El día?
No tanto para atrás, me imagino los desafíos para adelante de la sociedad que se nos está viniendo encima, del mundo en el que yo no voy a estar, pero que se viene. Y le doy vueltas. Me doy cuenta que por un lado puede ser maravilloso pero esconde una muestra de tragedia tremenda, cuál es el papel del individuo, del ser humano, con la explosión tecnológica en nuestro tiempo. Y bueno, en ese marco me preocupo por la suerte de mi país que es demasiado unitario, montevideano. Cada 100 pesos que el Estado recauda en el interior vuelven 30. Quiere decir que la capital se queda con 70. No es que la capital se los quite. Es que la construcción sociológica del Uruguay lo va determinando y durante muchos años la familia que quería que una hija estudiara o un hijo lo tenía que mandar a Montevideo y difícilmente volvía. Con lo cual usted tuvo siempre como pasándole la espumadera al interior pero es un país de naturaleza agroexportadora. Entonces esto es una cosa a la que no atiende y bueno, esa es la realidad que tenemos.

Más noticias

Todos los filósofos y psicólogos actuales dicen que hay que vivir el hoy y el presente me quedé pensando que es casi imposible. Yo vivo el hoy disfruto esto, que estamos haciendo ahora venía pensando en una entrevista, me voy a ir pensando en la entrevista pero en algún momento siempre aparece el pasado, mi pasado, su pasado yo antes de dormir, me elijo una época de mi vida del colegio secundario y empieza a recordar nombres y no es un pasado que me haga mal porque yo soy ese pasado también.
Es que sin pasado tampoco hay presente. Yo creo que no es una antinomia y vivir el hoy también es una necesidad de cultivar esperanza hacia el futuro. Y el hoy no es tan detestable. Objetivamente lo que pasa es que estamos inmersos dentro. de una cultura subliminal que tiende a sembrar tácitamente esa imagen que triunfar en la vida es ser rico y cuanto más rápido mejor y esa apostasía nos hace alejarnos de las únicas pocas cosas que tienen que ver con la felicidad humana, qué es la relación humana, que es el tiempo "para perder". Cuando se es joven el amor que es una cosa muy seria, necesita tiempo y hay que cultivarlo, no puede ser una grosería y aún en la ancianidad, es una dulce costumbre, es una forma de evadir la soledad pero si usted le quita los afectos en la vida no sé para qué vivimos. Pero hay que tener tiempo para eso. Tiempo que no es moneda, que no da intereses, es tiempo que se gasta. Frecuentemente uno siente “yo no quiero que a mi hijo le falte nada” pero le falta él. No tiene tiempo para perder dos horas con el gurí que es lo que más precisa. Y el gurí lo que más precisa es afecto. Entonces por ahí empiezan a aplicar algunas contradicciones, nunca es pura pastilla para dormir, psicólogo, una locura en la calle, muchachos jóvenes que se suicidan. Algo anda mal.

Algo anda mal seguro, por la edad que tengo yo tengo 72, menos que usted, pero no me gusta el mundo que viene. No entiendo el metaverso, que usted puede estar sentado en Bélgica y yo acá, y podemos conversar y tocarnos. No entiendo ese mundo ni lo quiero ver.
El metaverso me suena a verso. No tiene vuelta. Será meta, pero una especie de entelequia. Pero me lo dan de afuera. Y no me dejan crear, no me dejan imaginarme, no me dejan soñar con mi balero lo que se me ocurre. La expresión de la libertad y si nos quitan eso, es difícil concebir.

Hay un poeta, Homero Manzi, que escribió Plegario para esperar mi muerte y en un momento dice, "Sé que mi nombre resonará en oídos queridos con la perfección de una imagen y también sé que a veces dejará de ser un nombre y será solo un par de palabras sin sentido" ¿Está preparado para que Pepe Mujica sea un par de palabras sin sentido dentro de un siglo?
Sí, seguramente. Los humanos somos muy vanidosos. Tuvieron que pasar más de 4.000 y pico de millones de años para que existiéramos un minuto arriba de la tierra y frecuentemente decimos "esto es histórico" ¿Que histórico? De historieta podrá ser algo. Porque en la magnitud de las cosas del universo nuestra vida es un segundo, por eso el milagro más grande que existe para uno cada uno de nosotros es haber nacido. Había 40 millones de probabilidad que naciera otro y nos tocó, pero como es algo cotidiano, no le damos valor. La gran pregunta, ¿qué hacemos con nuestra vida? ¿Que hacemos con un fenómeno biológico? Y la única cosa auténticamente democrática que existe es la muerte. Inevitable, ¿no? Bueno, cuando llegue esa señora que nos lleva, si estoy consciente le podría decir, por favor, sirva otra vuelta.

 



 

 

Temas:

José Mujica Posdata Oscar González Oro Pepe Mujica

Seguí leyendo

Te Puede Interesar

Más noticias de Argentina

Más noticias de España

Más noticias de Estados Unidos