Cargando...
El mural de Antonio Grompone, en el muro del IPA

Espectáculos y Cultura > Mural de Gallino en el IPA

Mural en el IPA: las razones de la FADU para emitir el comunicado y lo que dice ANEP sobre el tema

El artista José Gallino pintó un mural del fundador del IPA Antonio Grompone en una de las paredes del edificio y el Instituto de Historia de la FADU criticó la decisión por ser un edificio patrimonial

Tiempo de lectura: -'

31 de agosto de 2021 a las 05:03

¿La ciudad puede ser un lienzo? Desde hace algunos años, esa pregunta ha sido el eje de un debate que, con frecuencia, encuentra posturas contrapuestas. Por un lado, están quienes realzan las diferentes manifestaciones artísticas callejeras —los murales, los graffittis— que han surgido en el último tiempo en Montevideo y en distintas ciudades del interior, incluso cuando estos utilizan edificios o estructuras de interés patrimonial. Por el otro, están quienes aseguran que no se puede utilizar a piacere los muros de la ciudad, y piden mayor conciencia y conservación. Esta semana, el debate sumó otro capítulo con la publicación de un comunicado por parte del Instituto de Historia de la Facultad de Arquitectura, Diseño y Urbanismo (FADU) de la Universidad de la República, en el que se criticó la presencia de una obra del muralista José Gallino en la fachada lateral del edificio del Instituto de Profesores Artigas (IPA).

Los murales de Gallino son una presencia habitual en las calles de la capital y también de algunas ciudades del interior. Sus retratos de figuras célebres de la cultura y el deporte uruguayos, como Alfredo Zitarrosa, Óscar Tabárez, China Zorrilla, Carlos Páez Vilaró, Ida Vitale y Luis Suárez, decoran muros y paredes de distintos barrios. 

En el comunicado, el Instituto expresa su "preocupación ante una serie de intervenciones que desde hace un tiempo afectan al espacio urbano montevideano", y apunta en particular contra el nuevo proyecto del artista salteño. "La intención y sus polémicos resultados cobran mayor gravedad cuando se imponen no solo a las medianeras sino a las fachadas de algunos edificios, aun a las obras notables de la arquitectura uruguaya". 

El mural en cuestión representa al creador del IPA y su primer director, Antonio Grompone, y se realiza en el marco de una iniciativa de la Administración Nacional de Enseñanza Pública (ANEP) que se extenderá a sus demás edificios. "El asunto es gravísimo, más aún porque proviene de la autoridad. Y lo es no solo por su resultado, sino por su debilidad teórica: denota el desconocimiento absoluto de los valores de ese edificio singular y la incomprensión de los criterios proyectuales que presiden toda obra de arquitectura", manifiesta el comunicado.

El texto resalta el carácter de bien de interés departamental del edificio, proyectado en 1937 por el estudio De los Campos, Puente, Tournier (mismos responsables, por ejemplo, del Hotel San Rafael de Punta del Este), y destaca que "podría estar en mejores condiciones de mantenimiento".

"La intervención impone su propio criterio compositivo, cromático y escalar, ante una trama arquitectónica que es ignorada y violentada por completo", señala el comunicado. "Cuestionar esto no implica decretar el cisma entre arquitectura y artes plásticas, sino asumir que dicho lazo debe ser pensado con cautela y en el marco del proceso proyectual", puntualiza el mensaje del Instituto de Historia de la FADU, que plantea como tema de fondo el debate sobre "la idea de que la arquitectura es un soporte artístico en potencia, una suerte de esqueleto en espera de vestimenta. Una hipótesis que reduce lo edilicio a un nivel elemental y desconoce su dimensión plástica o estética". 

La nota solicita la reconsideración de la iniciativa "y se sumen a la labor colectiva que implica preservar el patrimonio nacional".

El comunicado de la FADU

Los argumentos de la FADU

Según Laura Alemán, integrante de la Comisión del Instituto de Historia de la FADU, el comunicado responde a una situación que han visto repetirse a lo largo de los últimos años y en la que, finalmente, decidieron tomar cartas en el asunto.

“Hemos visto cómo se ha ido colmando el espacio urbano de, no solo de estos murales en particular, sino de otro tipo de intervención también. Es importante aclarar que el tema no es con la obra de este artista, sino que es algo más global. Lo que nos provocó escribir este comunicado fue la iniciativa de la ANEP de empezar con este mural de Grompone, y seguir adelante con iniciativas similares en otros edificios de su órbita. Como se trata de un edificio patrimonial, que todos valoramos, que estudiamos en el Instituto, generó un estado de alarma. Sobre todo, cuando vimos que había intenciones de seguir adelante”, dijo.

Otro ángulo del mural

Alemán contó a El Observador que todavía no se han comunicado con los directivos de ANEP, pero que pretenden que esta publicación sirva como llamado de atención y nexo entre ambas instituciones. Así mismo, reiteró que la postura del Instituto de Historia no es prohibir el arte callejero, sino generar más conciencia, sobre todo cuando involucra edificios patrimoniales.

“No negamos el arte callejero, o estamos en contra de los grafitis. Nadie plantea que la ciudad es solo de los arquitectos y que tiene que estar inmaculada, sino que un tema de pertinencia, de dosificación. En este caso es un proyecto concreto, un contrato de una autoridad con un artista y que afecta una serie de edificios ya establecidos, y que además tienen en general un valor edilicio importante. ¿Si la propia autoridad de la educación pública está proponiendo esto, qué podemos esperar del resto de la población?”, expresó.

Según especificó la representante de la FADU, en este tipo de asuntos se toman en cuenta tres criterios para evaluar el nivel de discusión al que se puede llegar con estos murales.

“Por un lado tenés las medianeras, muros vacíos que están en blanco, o con publicidad. Ahí el tema es más opinable, y es más difícil dar argumentos porque no hay una pieza de valor, la intervención no afecta una fachada. El segundo nivel sí es una fachada de un edificio. Sea patrimonial o no, esa fachada no está esperando a que vengan a pintarlo, fue diseñada, concebida, compuesta por un arquitecto, y tiene sus propios códigos expresivos, su diseño. Es casi como si quisieras hacer una intervención artística en una pintura que ya está terminada. Por eso es todavía más grave cuando se trata de un edificio patrimonial. No solo significa que existe una declaratoria formal, como el caso del IPA que es un bien de interés departamental, sino que la comunidad entiende que es valioso, la sociedad entera, de una manera más o menos consensual, lo valoró como propio y lo considera un bien público. En este caso no solo afectás una fachada cualquiera, sino una que fue valorada por la propia sociedad según su criterio histórico, estético y social”, explicó.

Alemán reiteró que no pretenden ir contra el trabajo del artista, pero sí les piden a las autoridades que se deje sin efecto el proyecto, que no se continúe con el resto de las intervenciones, y apelan a que el mural con el rostro de Grompone en el edificio del IPA sea eliminado. 

“No será tan sencillo, porque está pintado con un fondo negro al norte, donde da el sol, y la capacidad de absorción de esa pintura negra puede ser complicada hasta para la estructura del edificio. Hay que entender que no es una línea, es una pared que está tomada y en un edificio que ya tiene sus propias intervenciones artísticas”, concluyó.

Desde ANEP

Consultado por la situación, el presidente de la ANEP, Robert Silva aclaró a El Observador que lo que se recibió de Gallino fue una “donación”, ya que no cobró por su trabajo, y que fue realizado en el marco de un homenaje al fundador del IPA. 

El jerarca mencionó que le hubiera gustado recibir una comunicación personal sobre la preocupación del Instituto de Historia, en lugar de enterarse a través de la prensa, como aseguró que fue el caso.

“Nada se había dicho hasta ahora de las fachadas en estado deplorable de muchos edificios de la educación pública, transformados en lienzos en los que se ponen cosas de cualquier naturaleza”, dijo Silva. 

La fachada del IPA

El presidente de la ANEP valoró que ahora “exista preocupación” por el tema, y se mostró dispuesto a colaborar en todo lo que tenga que ver con la recuperación de las fachadas de los edificios históricos en cuestión. 

“Si quieren, que nos llamen” dijo, en referencia a los representantes de la FADU. 

Sobre la intervención en cuestión, Silva aclaró que el mural de Gallino en el IPA “está puesto y va a permanecer”.

El Observador intentó comunicarse con José Gallino para consultarle sobre el tema, pero actualmente se encuentra de viaje y no pudo atender.

Comentarios

Espacio habilitado solo para suscriptores. Suscribite y viví la experiencia más completa de información.

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...