Espectáculos y Cultura > OBITUARIO

Murió el dibujante uruguayo Hermenegildo Sábat

El artista tenía 85 años y vivía en Buenos Aires desde 1965. Desarrolló una carrera como caricaturista y dibujante en medios de prensa

Tiempo de lectura: -'

02 de octubre de 2018 a las 10:31

El artista y dibujante uruguayo Hermenegildo Sábat murió en la madrugada del martes a los 85 años en Buenos Aires, la ciudad en la que estaba radicado desde 1965. El ilustrador, reconocido por su trabajo como caricaturista y dibujante político en ambas márgenes del Río de la Plata, falleció mientras dormía. 

Sábat nació en Montevideo en 1933 y dio, contagiado por su abuelo -con el que compartía nombre y acabaría compartiendo vocación-, sus primeros pasos como dibujante en medios de prensa como el diario Acción, donde publicó su primera caricatura a los 15 años, y luego en El País, donde desarrolló distintos cargos, incluyendo fotógrafo y periodista. En 1965 renunció a ese medio, en el que había alcanzado el cargo de redactor responsable. 

Fue entonces cuando se radicó en Buenos Aires, donde permaneció hasta su muerte. En 1980 se nacionalizó argentino, y mantenía la doble ciudadanía. En ese país trabajó en La Opinión y Primera Plana, aunque estaba mayoritariamente afiliado a Clarín, en el que empezó a publicar sus ilustraciones en 1973, y siguió haciéndolo hasta el día previo a su fallecimiento. 

Recibió múltiples galardones a lo largo de su trayectoria, entre los que destacan el premio María Moors Cabot de la universidad estadounidense de Columbia, uno de los más antiguos y prestigiosos premios periodísticos. Fue reconocido por la Fundación Nuevo Periodismo creada por Gabriel García Márquez, quien le entregó personalmente su galardón homenaje. Ciudadano ilustre tanto de Buenos Aires como de Montevideo, recibió además el doctorado honoris causa de la Universidad de la República. 

Si bien era más conocido como dibujante y caricaturista, también se dedicó a la fotografía y la pintura, aunque entre sus pasiones se contaba también la música. En concreto, el jazz (tocaba el clarinete) y el tango, una de las grandes temáticas de su obra. 

Astor Piazzolla y Carlos Gardel fueron dos de las figuras que más dibujó, e incluso algunos de sus retratos decoran las estaciones del Subte de la capital argentina. En esa ciudad también están dispersas otras de sus labores, incluido un busto del político Wilson Ferreira Aldunate.  "Vivo sin tener en cuenta esas cosas. Vivo muy pendiente de lo que tengo que hacer ese día y de lo que me gusta más, que es pintar. Se me ofreció en ambos casos la realización de esas obras. Yo no soy escultor, pero hice ambos proyectos", dijo Sábat en 2015 durante una entrevista en El Observador TV. 

Como apasionado del tango, sostenía que Gardel no era ni argentino, ni uruguayo, sino francés. "Hasta donde llegan mis límites, Gardel nació en Toulouse, porque su madre estaba allí cuando nació, lo cual no significa que yo tenga razón", aseguró en aquella entrevista. 

Como alguien que se consideraba periodista, y con dibujos que habitualmente tocaban la coyuntura política, principalmente argentina, Sábat también protagonizó a lo largo de su vida algunas polémicas. En los años 1990 llamó la atención con una caricatura en la que la familia del entonces presidente Carlos Menem circulaba con valijas sospechosas, y en 2008 la presidente Cristina Fernández lo acusó de realizar un mensaje "cuasi mafioso" por una ilustración que la mostraba con la boca vendada

"Creo que lo que ha generado el régimen de esta señora han sido muestras de obsecuencia lamentables", decía Sábat en 2015, en referencia a su postura sobre el gobierno de Cristina Fernández, con la que tuvo otro cruce en 2012 por un dibujo en el que aparecía con un ojo negro, luego de que el gobierno perdiera un juicio favorable a Clarín en el contexto del debate por la Ley de Medios argentina, que fue considerada como sexista y misógina. En 2017 se criticó una caricatura del joven activista desaparecido Santiago Maldonado, en la que se consideraba que alteraba sus rasgos para demonizarlo. 

Más allá de críticas, Sábat era considerado como uno de los pilares de su tarea en el Río de la Plata, y publicó una veintena de libros, incluyendo ilustraciones a textos del conductor y escritor Alejandro Dolina, así como obras dedicadas a íconos del jazz como Charlie Parker y Django Reinhardt; del tango, como Piazzolla, Gardel y Aníbal Troilo, de la literatura, como Jorge Luis Borges, y del arte, como Joaquín Torres García. 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...