Nacional > Sesión maratónica

Música, pantuflas, anuncio de libro e incomodidad: así fue la maratónica votación del Presupuesto

A las 5:20 de la mañana, cuando todos deseaban terminar, la discusión subió de tono y el presidente de la cámara tuvo que votar un cuarto intermedio de cinco minutos

Tiempo de lectura: -'

16 de octubre de 2020 a las 11:46

César Vega con auriculares puestos escucha Stand By Me de John Lennon. Con uno de sus pies sigue el ritmo de la música mientras sostiene su cabeza con una mano y con la otra toca una guitarra imaginaria en un plenario casi desierto. “Dicen que nos quedamos hasta las tres o las cuatro. Yo me iría a las doce”, dice riéndose tras sacarse los auriculares.

Son apenas las nueve y media de la noche de la última jornada de debate presupuestal y el Partido Colorado acaba de pedir un cuarto intermedio de media hora. Unos pocos legisladores del Partido Nacional conversan en el pleno. Un poco más allá, la diputada frenteamplista, Ana Olivera, teclea algo en su celular. Los colorados negocian qué hacer con uno de los más de 700 artículos del proyecto en una sala del ambulatorio.

Más tarde, se pondrá a votación una moción para extender la sesión más allá de la medianoche y Vega, una vez más entre risas, levantará las dos manos para votar. 

Pero ahora, al debate todavía le quedan varias horas y será recién a las 5:49 de la madrugada de este viernes cuando la Cámara de Diputados dé por cerrada la sesión, con el proyecto de Presupuesto aprobado y rumbo a la Cámara de Senadores. 

Pero no importa la hora, ni el tema que se esté tratando, hay escenas que se repiten a lo largo de las cinco jornadas de discusión presupuestal.

El legislador blanco, Juan Rodríguez, mueve papeles de un lado al otro, se levanta, va hasta la bancada de Cabildo Abierto, habla con sus colegas y vuelve. Se sienta, revuelve más papeles, anota algo y atiende una llamada con su tapaboca blanco y celeste puesto. Y así una, dos, tres, veinte veces y con las distintas bancadas.

El presidente de la Cámara, Martín Lema, le da la palabra y Rodríguez dice, con tapaboca puesto, los grupos de artículos que se votarán a continuación. Argumenta en defensa del proyecto y el barbijo sigue en su lugar.

Eduardo Lust (CA) pide la palabra y señala una inconstitucionalidad del proyecto. Defiende la posición de su bancada en determinado tema y señala otra inconstitucionalidad. Cuestiona la posición del Poder Judicial que deja pasar algunas de ellas y, un par de horas más tarde, volverá a señalar otra.

Justamente, el Poder Judicial eleva el tono del debate. La coalición oficialista se quiere anotar los puntos por el financiamiento de tres juzgados de violencia basada en género en el interior del país, y la readecuación salarial de los funcionarios judiciales. Rodríguez cuestiona al Frente Amplio por, según su visión, no otorgarle recursos a ese poder del Estado durante sus gobiernos, y asegura que fue porque sus actuaciones no lo beneficiaban.

En la sala de la bancada blanca se escuchan gritos. Los asesores del Partido Nacional celebran el discurso de su diputado mientras lo ven por la transmisión que se proyecta en las pantallas de las distintas salas.

La diputada comunista, Ana Olivera, pide que Rodríguez retire sus palabras. No hay respuesta. “Hubo una alusión directa”, se escucha desde la sala de la bancada nacionalista reclamando una contestación de su diputado.

Gerardo Núñez retruca. “No voy a permitir que se nos adjudiquen esas intenciones”, dice y apunta contra Cabildo Abierto que, hace pocas semanas, pidió la destitución del fiscal general, Jorge Díaz. “Algunos en la coalición sí han cuestionado directamente a la Justicia”, agrega.

Incómodos

Mientras transcurre el debate, los diputados se turnan para sentarse en los asientos destinados a la prensa. “Estos son muchos más cómodos”, dice Silvana Pérez (Cabildo Abierto) mientras se acomoda en una de las sillas destinada para los periodistas. Antes fueron Lust, Vega y también el diputado colorado, Gustavo Zubía. Todos señalando la incomodidad de la banca de los diputados.

El diputado, Rodrigo Goñi, se pasea en traje y pantuflas por los pasillos del Palacio Legislativo. A la medianoche, Lust anuncia que seguirá dando clases en la Universidad de la República en Salto en 2021, para completar los 700 mil kilómetros como docente. Arrancó en 1993 y los iba a completar en 2020 pero la virtualidad obligada por la pandemia lo postergó para 2021.

Dice que el libro “se va a llamar 700 mil kilómetros difundiendo la Constitución”, y reconoce que en los 15 años de gobierno frenteamplista la Udelar tuvo un “impulso material” como nunca antes en su historia.

Pasadas las dos y media de la madrugada, algunos diputados hacen fuerza para mantener los ojos abiertos, la mitad de la bancada de Cabildo Abierto está sentada en las sillas de la prensa y la diputada colorada, Agustina Escanellas (Batllistas), sorprende y anuncia que no vota las modificaciones a los recursos del Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria (INIA).

En Ciudadanos también surgen voces contrarias pero que votan por disciplina partidaria y Zubía también se pronuncia en contra –aunque lo vota– y pide que en el Senado arreglen el tema.

Faltando 20 minutos para las cuatro de la madrugada fueron 53 las manos que se levantaron para aprobar el artículo. Escanellas, Iván Posada (Partido Independiente), Vega, dos legisladores de Cabildo Abierto y el Frente Amplio decidieron no acompañar el artículo. De los pasajes aprobados, es el que menos votos recibe de todo el Presupuesto.

Después, ningún diputado levanta la mano para votar el artículo 628 que pasaba el Programa de Mejoramiento de Barrios (PMB) de Vivienda a Presidencia.

A falta de cinco minutos para las cuatro de la mañana, el diputado colorado, Ope Pasquet, se retira de sala. En ese momento, los legisladores oficialistas votan una parte de la readecuación salarial para los funcionarios judiciales. Es que Elena Martínez, ministra de la Suprema Corte de Justicia, es la esposa de Pasquet y por eso el diputado se excusa de votar ese pasaje.

Y así sigue el debate. Con entradas y salidas, suplentes que debutan en cámara y se sacan fotos. Un debate que por momentos tiene más de rendición de cuentas de los gobiernos frenteamplistas que de nuevo presupuesto del Poder Ejecutivo.

Al poner a votación el artículo 609, la diputada, Susana Pereyra, dice desde su banca que ese artículo le gusta bromenado por el número que representa a su sector (MPP). Sin embargo, no lo vota y Rodríguez, a las risas pero con tapaboca puesto, se lo reclama desde su banca.

La última

Ya pasadas las cinco de la mañana, Pasquet encabeza la última discusión con el frenteamplista Gabriel Tinaglini. El primero pide derogar un artículo del Presupuesto de 2015 sobre el fraccionamiento de predios sobre la franja costera. Los demás diputados se lamentan y suspiran mientras se aluden una y otra vez. "Alusiones directas tenemos que dar", se justifica el presidente de la cámara y Pereyra grita "última" desde su banca.

Las alusiones siguen, algunos frenteamplistas reclaman y el colorado, Walter Cervini, los critica por los reclamos. "No tenés que increpar", grita Susana Pereyra. El tono del debabte sube y Lema pide votar un intermedio de 5 minutos. Son las 5:22.

Lust, casi resignado, se levanta de su banca. "Por lo menos nos despertamos", dice.

A la vuelta del intermedio, ya todos a las risas, Pasquet desiste de contestar la alusión y los legisladores del Frente Amplio tampoco hacen uso de la palabra. Finalmente, la propuesta del diputado colorado es destinada a la comisión de Vivienda.

Votación tras votación, con despedida a Alejandro Sánchez incluida –que pasa al Senado por la renuncia de Mujica–, la sesión llega a su fin. Son casi las 6 de la mañana y, tras los aplausos, Sebastián Andrújar parece pedir la palabra, pero se retracta. "Iba a decir que nos va a pagar el asado que nos debe", grita Ana Olivera desde su banca. Y así, con deudas por cobrar, el proyecto de Presupuesto pasa al Senado.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...