Cargando...
Un jugador de cabecita levantada

Fútbol > EL TAPADO DE LA FECHA

Nicolás Quagliata, el uruguayo que creció con el mismo tratamiento que Messi y sueña en grande con Wanderers

El número 10 de Wanderers no jugaba en Defensor Sporting porque era chico y tuvo que hacer un tratamiento con hormonas de crecimiento; hoy, a los 22 años, la rompe en el bohemio, el único líder del Apertura 

Tiempo de lectura: -'

02 de marzo de 2022 a las 05:01

El fútbol le corre por las venas a Nicolás Quagliata. Su padre, Óscar, fue un goleador de raza, ideal para el áspero fútbol uruguayo y actualmente es ayudante técnico de Pablo Repetto en Nacional. Por eso, su recorrido se fue dando naturalmente. De la esquina de casa al baby fútbol. Del baby a las formativas. De juveniles a Primera. Arrancó con la número 25 y hoy ya lleva la 10 de Wanderers. Talento de potrero, mentalidad profesional y disfrute del camino recorrido: así marcha la carrera del joven volante de 22 años. 

Nació en el barrio Pérez Castellanos e hizo todo el baby fútbol en Ciclón del Cerrito. "Disfruté mucho esa etapa, era pura diversión, la esencia misma del fútbol", evoca Quagliata en diálogo con Referí

Cuando tenía 12 años, su padre ya era ayudante de Repetto en Defensor Sporting y por esa razón se fue a probar a la viola donde el Profe Santos y Luis Romero le abrieron las puertas hacia el profesionalismo. 

"Si bien en Defensor Sporting apostaron por mí tuve muy pocos minutos porque era muy chico físicamente, no tenía físico, tuve una etapa en que era citado pero no jugaba o entraba de a 10 minutos", recuerda.

Maniobrando ante Alfonso Trezza de Nacional

Mauro Méndez, actual centrodelantero de Wanderers, se sumó desde Salto a las formativas de Defensor Sporting en sub 16, allá por el año 2015. "En el plantel nos entendíamos muy bien, me acuerdo que en Quinta hice dos goles con pases de él cuando entraba en los segundos tiempos. Yo tuve más actividad que él en mi primer año y medio en el club, pero los últimos seis meses no jugué y justo se dio que nos fuimos juntos a Wanderers", cuenta Méndez a Referí

Esa relación se estrechó con el tiempo y Quagliata y Méndez se consideran hermanos de la vida. "Quiero mucho a la familia Quagliata, me abrieron las puertas de su casa cuando me vine solo de Salto y para que tengas una idea, hasta el día de hoy su abuela me llama cada vez que me va bien en Wanderers", agrega el centrodelantero. 

Quagliata, que hoy mide 1,71 m, era de los más chicos en Defensor Sporting y entre los 12 y los 13 años, por prescripción de una endocrinóloga, se sometió a un tratamiento de hormonas de crecimiento, el mismo procedimiento por el que tuvo que pasar Lionel Messi cuando estaba en las formativas de Newell's Old Boys y una de las razones por las cuales emigró a Barcelona. 

"Tuve muchas idas y vueltas con los médicos. Con el tratamiento crecí nueve centímetros y cuando lo interrumpí solo crecí dos centímetros y lo tuve que retomar hasta los 17 años", cuenta el volante. 

En Belvedere, contra Liverpool con casaca de alternativa

Su llegada a Wanderers se dio en 2017. Desembarcó en la Cuarta que dirigía Alejandro Cappuccio. "No jugué mucho con Alejandro porque para mí fue una etapa de adaptación pero le estoy muy agradecido a él, al profe Alejandro Cáceres y a Román Cuello porque me abrieron las puertas del club". 

Con Cuello, en su segundo año de Cuarta (2018) comenzó a explotar. "Fue mi mejor año de formativas con él, me enseñó a no frustrarme cuando las cosas no me salían y a tomar siempre las mejores decisiones en la cancha". 

En 2019 lo ascendieron a Tercera con Alejandro Curbelo y en la última fecha del Clausura 2019 de Primera, Alfredo Arias lo mandó a la cancha contra Cerro en el Parque Viera. "Perdimos 2-0, pero es un lindo recuerdo". Entró a los 60' por el zaguero Gastón Bueno y el villero se impuso con goles de Facundo Peraza y Nahuel Roldán. 

En 2020, el DT bohemio pasó a ser Mauricio Larriera quien no lo convocó a los primeros tres partidos del Apertura luego de los cuales el torneo se paralizó cinco meses a causa de la pandemia de coronavirus. En agosto, cuando volvió el fútbol, entró en la rotación del equipo aunque el ciclo de Larriera se terminó con el Apertura.

Desde el Intermedio 2021 a Wanderers lo dirige Daniel Carreño. 

"Es un entrenador que nos pide tener la pelota, que lleguemos al arco rival para terminar las jugadas con centros al área para que la pelota siempre termine ahí y que en defensa nos repleguemos lo más rápido posible. Actualmente me está poniendo por afuera, por izquierda, para que aproveche mi enganche al medio. También me pide que pique al espacio, que me asocie con el doble cinco y que si el lateral rival pasa al ataque que lo siga", explica Quagliata. 

"Para mí, su mejor posición es como enganche, jugando atrás del 9", se anima a decir Méndez. 

Tras las primeras cuatro fechas del Apertura, Wanderers es el único líder del torneo al sumar tres triunfos (1-0 a Cerro Largo, 3-0 a Fénix y 1-0 a Defensor Sporting) y un empate (1-1 con River Plate en el debut). 

"El objetivo es hacer un gran campeonato para poder salir campeones. Hasta ahora, siempre arrancamos bien o terminamos bien los torneos, pero nunca pudimos mantener una racha de partidos ganados, pero vamos por buen camino, recién arranca y esto es largo. También es lindo ver cómo arrancamos y saber que jugando de esta manera también se disfrutan más los triunfos", afirma el volante que ya suma 61 partidos y siete goles en la Primera del bohemio. 

En el último período de pases, su nombre sonó como posible refuerzo de Nacional, donde su padre es ayudante técnico, y en Peñarol, donde Larriera lo conoce de primera mano. "Tengo contrato con Wanderers hasta el 31 de diciembre de 2023, escuché rumores, pero eso lo manejan mis representantes y les pedí que solo me comunicaran algo en caso de que existiera una propuesta concreta", explica. Pablo Boselli es el empresario que maneja su carrera. 

Como volante diestro que juega por izquierda, Quagliata admira y mira mucho a Philippe Coutinho y a Giorgian De Arrascaeta. 

Contra Bolívar, por Copa Libertadores, colaborando en la marca

"Es un fenómeno, un crack, por sus movimientos, por sus controles. Es un distinto", afirma con admiración el Ruso Méndez sobre su compañero y amigo. 

Mientras, Quagliata ya le apunta a lo que se viene: "Albion va a ser un rival duro, viene en crecimiento y después tenemos a Cerro Largo por la Copa Sudamericana, y a Nacional por el Apertura. El campeonato va a ser muy parejo y los duelos con Cerro Largo para entrar en fase de grupos de la Copa van a ser parejos y especiales porque es una eliminatoria a dos partidos. No nos veo como favoritos porque ellos no estén pasando un buen momento, acá todos los rivales son muy parejos", afirma. 

Desde que Carreño dirige a Wanderers el equipo fue finalista del Intermedio 2020 (perdió por penales en enero de 2021 contra Nacional), fue noveno en el Clausura 2020, 11º en el Apertura 2021 y tercero en el Clausura 2021. Tiene vocación de protagonista pero no ha alcanzado la regularidad necesaria para pelear por algún torneo corto. De la mano del talento de Quagliata lo intentará en este Apertura 2022. 

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...