Cargando...
Personas pasan en bicicleta por la Rambla

Nacional > RAMBLA SUR

No más bicicletas por la rambla: IM pide a ciclistas que circulen a pie y reaviva polémica

El director de Movilidad de la Intendencia de Montevideo, Pablo Inthamoussu, dijo a El Observador que el pedido es una "demanda ciudadana" como solución transitoria mientras no se concreta una "infraestructura adecuada"

Tiempo de lectura: -'

29 de diciembre de 2022 a las 05:00

El cartel que cuelga de las columnas pidiendo a los ciclistas que circulen a pie por la Rambla Sur reavivó la vieja polémica en dos ruedas. En los papeles, las bicicletas deberían bajar a la calzada y fluir junto al tránsito en lugar de zigzaguear entre caminantes. En los hechos, la falta de infraestructura en una arteria con autos que les zumban a 75 km/h empuja a los ciclistas a una vereda que debería pertenecer a los peatones. 

"Esto es primero una demanda ciudadana", justificó a El Observador el director de Movilidad de la Intendencia de Montevideo (IM), Pablo Inthamoussu. El jerarca sostiene que comenzaron en 2019 por la rambla de Pocitos y que están "ampliando" con 12 carteles, hacia la rambla Sur y otros puntos hacia el este. "Tenemos unos cuantos expedientes con reclamos de vecinos peatones, y esta ha sido la solución mientras no tengamos la infraestructura adecuada", declara. 

¿Qué van a hacer? "Pensamos en diferentes soluciones con ciclovías o bicisendas para casi toda la rambla, en el tramo desde Ciudad Vieja hasta Malvín. Llevó bastante tiempo, fue difícil encontrar la solución, pero hoy la tenemos, y es una cuestión a resolver cuanto antes ni bien tengamos los recursos", afirmó Inthamoussu. 

¿Cuándo sería? El director de Movilidad sostuvo que aún no es posible adelantarlo, como tampoco puede garantizar que salga en este período. "Estamos buscando alternativas de financiamiento, tenemos más proyectos que recursos". Consultado por El Observador tampoco pudo estimar cuánto saldría, en tanto aún están puliendo los detalles para un proyecto ejecutivo, señaló. 

Hace tres años la IM iniciaba la misma campaña en el tramo de Trouville y Kibón, con actores disfrazados de payasos "abordando" a las bicicletas para explicar las nuevas reglas, y el director de Movilidad anunciando la inminencia de una nueva ciclovía "similar" a la de las playas de Copacabana en Río de Janeiro. En ese entonces iba a salir con recursos del Fondo Capital de Daniel Martínez. 

La Junta Departamental votó en diciembre de ese año el decreto que regularía la circulación de los monopatines rentados, con reglas claras para el resto de los birrodados, como la necesidad de usar casco protector abrochado, instalar dispositivos retrorreflectantes en las dos ruedas y los pedales, llevar espejos retrovisores y timbre o bocina. El Partido Nacional votó en contra. 

La medida, replicada semanas después por el Congreso de Intendentes para todo el país, ya entonces sembraba el debate sobre cómo aplicar las sanciones que la hicieran valer: Inthamoussu, director de la IM, tenía la postura de modificar la normativa de los inspectores de tránsito a nivel nacional –a través del Congreso– para que las multas pudieran ejercerse contra una cédula de identidad. 

Prueba de que las disposiciones nunca tuvieron su correlato en la realidad es que –junto a la prohibición de cruzar la calle mirando el celular– el mal uso de la bicicleta no está comprendido en ninguna parte del catálogo de multas unificadas que entrará a regir el año que viene, según recuerda el encargado de Asuntos Vehiculares del Congreso, César García. 

"Lucha" entre ciclistas y peatones

La arquitecta Reena Mahajan, especialista en urbanismo sostenible, aseguró que "la lucha no es entre peatón y ciclista" sino que "el conflicto es porque no hay infraestructura". "Desafío a cualquier autoridad a decirme que debería bajar en la calzada con velocidades de 45, 60 y 75 km/ h, sin ciclovía segura, al lado de autos y camiones", dijo a El Observador. La fundadora de la consultora Studio DiverCity opinó que "puntualmente es razonable" el pedido de bajar de la bici "donde hay muchos peatones", como "por ejemplo una plaza llena de gente". "Pero todo lo largo de la rambla no es razonable, se necesita ciclovía", plantea. 

El ingeniero civil alemán Tim Voßkämper coincide en que hay espacio suficiente. "Está bien que el peatón esté primero, pero no por eso ignorar al ciclista, a la vez que permitís que se estacione gratuitamente en la rambla", indicó el experto, uno de los referentes del colectivo Ciudad Abierta. "Deberías planificar la ciudad según el tránsito que quieras, y no según el que tenés. Si alguien que va en bici decide respetar esa señal (de la IM) y no quiere andar a 75 km/h entre los autos, va a terminar eligiendo el auto, o el taxi, o el ómnibus –que en la rambla tiene pocas líneas. Al final tendrás más tránsito", planteó. 

Voßkämper expuso que la mitad de los viajes en Montevideo son de menos de 5 kilómetros y que "la mayoría de la gente podría hacerlos en bicicleta", con todas las ventajas –para la salud y la descongestión del tránsito– que eso ha demostrado en Dinamarca, los Países Bajos, Barcelona, Buenos Aires y Bogotá. La capital uruguaya ya muestra un "aumento" en el uso de la bicicleta que la comuna estima en 2% del total de los viajes, según contó en agosto a Subrayado el director de Planificación de Movilidad, Richard Delgado.

La arquitecta Mahajan añadió que "hay pocas líneas de ómnibus en la rambla", y que debería pensarse "en una simple de un lado a otro de la rambla para que sea accesible a todo Montevideo". El edil blanco Javier Barrios Bove, quien publicó las imágenes en Twitter, reclamó que la rambla "también es un espacio de paseo en bici": "Tengo hijos de siete años que no los puedo mandar a la calle. La intendencia tiene que prever obras, toda la rambla Sur tiene un ancho espectacular", dijo. 

El director de Movilidad de la IM afirmó que la exigencia de circular por la calzada rige para los mayores de 14 años, en una rambla en que el paso de los ciclistas se torna en un "problema focalizado que no ocurre en el resto de la ciudad". Lejos aún de anunciar un nuevo proyecto, el jerarca aseguró que se buscaron "los equilibrios", y parte de eso será abordar la problemática del estacionamiento frente a la costa. 

La única certeza hoy es que la comuna quiere para Pocitos una ciclovía que discurra sobre la calzada. Para el resto, Inthamoussu prefirió no adelantar detalles. 

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...