Economía y Empresas > Análisis de coyuntura

Oddone: Uruguay debe actuar rápido y activamente para reducir su déficit fiscal

El economista señaló la necesidad de que la economía crezca y que para eso hay que atacar dos problemas principales: la competitividad y el rojo de las cuentas públicas

Tiempo de lectura: -'

13 de noviembre de 2019 a las 15:27

Ante un escenario internacional que presenta “señales mixtas para los países emergentes”, con un crecimiento mundial que se desacelera y que, el Fondo Monetario Internacional (FMI) corrigió a la baja en sus últimas proyecciones, las medidas correctivas que debe tomar Uruguay para recuperar el crecimiento económico en base a impulsar el aumento de la inversión se hacen cada vez más relevantes.

En esta línea este miércoles la firma CPA Ferrere realizó una presentación para sus clientes enfocada en la coyuntura económica-política actual y las perspectivas para 2020, que estuvo a cargo del economista socio de la firma Gabriel Oddone y del sociólogo Ignacio Zuasnabar.

Oddone manifestó que si bien crecer es un deseo, se tiene que materializar con decisiones concretas. En este sentido, dijo a El Observador que hay que atacar dos problemas esenciales que afectan a la inversión que hoy está a niveles bajos en términos históricos, al menos en relación a los últimos años.

“Esto supone atacar los problemas de competitividad y de incertidumbre fiscal. En el caso de la competitividad, básicamente significa que el tipo de cambio se siga deslizando como lo viene haciendo ahora, capaz que un poco más intensamente sin impedirlo. Y también apuntar en esta línea al sector no transable, que supone reformar algunos temas vinculados a empresas públicas e introducir más transparencia y competencia en algunos de esos mercados –salud, energía, transporte-”, señaló Oddone.

Por otro lado, el economista hizo mención en la necesidad de despejar la incertidumbre fiscal. Sobre este punto, mencionó que parte de las razones por la que los empresarios no invierten en la actualidad, “es porque efectivamente la rentabilidad es baja, pero también porque saben que hay un ajuste fiscal por venir y no se sabe de qué calibre es o qué va a involucrar”.

“Es muy importante que el gobierno despeje rápidamente este tema trazando un plan fiscal creíble de corto, mediano y largo plazo. Creemos que tanto la oposición como el Frente Amplio han estado trabajando en esto y seguramente lo van a poder transmitir con claridad una vez que el resultado electoral se despeje”, expresó Oddone.

Desde la consultora, se entiende como tema central priorizar de aquí en más lo fiscal sobre todo teniendo en cuenta un escenario internacional que se está volviendo extremamente complejo y convulsionado.

“Una Argentina volátil e inestable como va a ser la de 2020 y un mundo que se muestra también con mucha incertidumbre política y volatilidad en lo financiero, sumado a la conflictividad política y social en América Latina, es una razón más para que Uruguay actué rápido y activamente en resolver su principal fragilidad, que es la situación fiscal. Es verdad que Uruguay tiene resto para mantenerse al margen de muchos aspectos de contagio, pero también es cierto que somos lo suficientemente chicos y estamos en una región convulsa para ser catalogados rápidamente como parte del problema y que nos pasen a mirar como uno más de un barrio desordenado”, argumentó.

En relación a esta corrección, el economista manifestó que es necesario que al introducirse se provoquen la menor cantidad de distorsiones posibles y se haga de la manera más justa, tratando de que el menor peso caiga sobre los sectores menos favorecidos. 

El déficit fiscal cerró en 4,9% del PIB en los 12 meses cerrados a setiembre, lo que implicó una suba de una décima respecto al dato de agosto. En julio de este año el rojo de las cuentas públicas fue por el mismo valor, siendo su peor registro desde 1989 cuando llegó a 6%. 

En la disertación se apuntó que a excepción de la carne, los precios de las materias primas ante este menor crecimiento económico a nivel mundial están siendo presionados hacia la baja, con particular influencia de la desaceleración de China, como factor preponderante en los intereses uruguayos.

Oddone señaló la importancia de que Uruguay pueda retomar el crecimiento económico “tanto para poder resolver los problemas fiscales como para sostener algunos aspectos que tienen que ver con la protección social que se construyó en los últimos años”.

“Con ausencia de crecimiento, eso va a ser difícil se sostenga”, alertó el economista.

Según las estimaciones de CPA Ferrere, los indicadores sugieren que Uruguay ha tenido “menos deterioro de la actividad en el último trimestre”, considerando además que la caída de cantidad de turistas argentinos “ya se procesó en 2018 y 2019”, pero el gasto por parte de estos se proyecta se va contraer para 2020.

A su vez, se proyectó que el Producto Interno Bruto (PIB) crecería 0,5% en 2019, con una recuperación para 2020 que llegaría al 2,3% y un 2021 en el entorno del 1,9%, a pesar de los efectos negativos que puedan afectar desde Argentina. Esto debido al impulso en obras de infraestructura y construcción de la segunda planta de celulosa de UPM en Paso de los Toros,

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...