Cargando...
Cabildo Abierto planteó eliminar el artículo más polémico si sus socios aseguran el apoyo al resto del proyecto.

Nacional > NEGOCIACIONES

Oficialismo termina otro año bajo tensión por ley forestal que une a Cabildo con el FA

Socios esperan conocer decretos del Ejecutivo y evitar que se llegue al veto de Lacalle Pou 

Tiempo de lectura: -'

04 de diciembre de 2021 a las 05:03

Por Fabián Cambiaso y Martín Tocar

Como cuando se iba el 2020, y una alianza coyuntural entre Cabildo Abierto, el Frente Amplio y el PERI logró aprobar en Diputados un proyecto de ley para limitar la producción forestal, el oficialismo pasa los últimos días de 2021 enfrascado en el mismo incómodo debate, solo que ahora en el Senado. 

El partido liderado por el senador Guido Manini Ríos, impulsor de la iniciativa en primera instancia, reclama aprobarla esta semana en la cámara alta, y para ello sabe que cuenta de nuevo con las voluntades de la oposición y las resistencias de sus socios.

Con el veto del presidente Luis Lacalle Pou como una sombra en el horizonte –en el caso de que la norma avance tal cual está planteada–, tanto en el Partido Nacional como en el Partido Colorado pretenden evitar que se llegue a ese desenlace que dejaría expuestas las diferencias en el oficialismo

Uno de los primeros problemas es el tiempo. Si bien en Cabildo Abierto aceptaron abrir un “compás de espera” para negociar con los otros partidos de la coalición, también dejaron en claro que pretenden llegar a una definición en los próximos días, antes de que termine el año y se abra el receso parlamentario. Como “propuesta final”, plantearon a sus socios retirar el artículo que genera mayor  polémica, a cambio de un respaldo al resto del articulado. 

Del otro lado, blancos y colorados –cada uno con distintos grados de disposición a considerar su apoyo a la propuesta cabildante en caso de que se introduzcan modificaciones– están a la espera de conocer los decretos que prepara en paralelo el Poder Ejecutivo respecto a la actividad forestal

Tanto el Ministerio de Ambiente como el Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP) –liderados respectivamente por Adrián Peña y Fernando Mattos, ambos del sector Ciudadanos– trabajan por estas horas junto a Presidencia en una actualización de la regulación de la producción maderera. 

Según explicaron fuentes del gobierno, esa normativa también incluye ciertas limitaciones para los proyectos del sector, y amplían los controles ambientales, pero aún son objeto de negociación con la Sociedad de Productores Forestales (ver apunte).

Por esa razón, en los partidos Nacional y Colorado entienden que es inconveniente avanzar en la discusión del proyecto de ley hasta tanto se conozcan las novedades en materia normativa

La negociación de esos decretos es seguida de cerca a su vez por el presidente Lacalle Pou, que ve la discusión como un asunto sensible para su gobierno, ya que por un lado tiñe de incertidumbre las reglas de juego de un sector fundamental para la economía y la captación de inversiones, y por otro tensiona la interna de la coalición.

Integrantes del Poder Ejecutivo consultados por El Observador coincidieron en que, mediante los decretos, el gobierno pretende dar respuesta a las diversas preocupaciones respecto a la actividad forestal, sin llegar a las limitantes previstas por el proyecto de ley de Cabildo Abierto, que se entienden “excesivas” e “innecesarias”.

Forestales reclaman que nuevos decretos no apliquen a proyectos ya en curso

Los decretos que prepara el Poder Ejecutivo –a través de Presidencia y los ministerios de Ambiente y de Ganadería– venían avanzados hasta fines de octubre, cuando la Sociedad de Productores Forestales abrió un flanco de discordia con las autoridades. 
Una de las novedades que introduce la nueva normativa es que solo se pueda plantar y producir en suelos catalogados de “aptitud ambiental” –es decir, que cumplan con determinadas condiciones que los hagan aptos para esa actividad–, pero los forestales reclaman que eso “no aplique” para los proyectos ya vigentes. Según las estimaciones del Ministerio de Ambiente, aproximadamente 300 mil del millón de hectáreas actualmente destinadas explotación forestal no cumplen con las condiciones de “aptitud ambiental” y son reticentes a avalarlo mediante un decreto. 
Desde el gobierno explican que en los primeros años la “prioridad forestal” se basó en aspectos netamente productivos y económicos, y que la variable ambiental se introdujo –paulatinamente– a partir de 1994.   

La propuesta de Cabildo

Este jueves 2 estaba prevista la votación del proyecto en la comisión de Ganadería del Senado, pero un pedido a último momento del ministro Mattos para ser recibido por los legisladores llevó a considerar una prórroga en la definición.  

En ese contexto, Cabildo Abierto decidió apostar a una negociación a contrarreloj y elevará en las próximas horas una oferta final que apuesta a “mantener la unidad” de la coalición de gobierno en el Senado. Los liderados por Guido Manini Ríos definieron aceptar una modificación de su proyecto de ley sobre suelos de prioridad forestal y así lograr el apoyo de blancos y colorados. 

La definición fue tomada este jueves en la reunión semanal de la Mesa Política, comentó a El Observador el senador Guillermo Domenech. 

La oferta concreta es retirar del proyecto el artículo 2°, que establece que la superficie total de bosques de rendimiento y generales en todo el país no podrá superar el 10% de la superficie bajo explotación agropecuaria

A cambio, señaló Domenech, su partido exigirá el apoyo de los dos principales partidos del oficialismo al resto del proyecto, que se votaría sin modificaciones.

El senador explicó que ese artículo había sido incluido para determinar qué efectos podía tener la limitación de la forestación, sobre todo desde el punto de vista social o de la calidad del agua. Esa preocupación, argumentó Domenech, puede ser parte de nueva legislación en un futuro. 

El senador insistió en que su partido ofrece negociar “siempre y cuando” sus socios en la coalición de gobierno les “aseguren” que apoyarán el resto del articulado

Domenech dijo que para Cabildo Abierto el “corazón” del proyecto es el artículo 1°, que pauta que la plantación de bosques generales y de rendimiento quedará limitada a suelos que fueron definidos de prioridad forestal por la ley Forestal y de Recursos Naturales aprobada en 1987, durante la primera presidencia de Julio María Sanguinetti. 

Blancos y colorados tomarán contacto con la propuesta el próximo lunes, según confirmaron integrantes de ambas colectividades. Sin embargo, la retirada del artículo 2 no parece, a priori, ser suficiente para limar las diferencias, al menos mientras no se conozcan los decretos del Poder Ejecutivo.

Si sus socios no acceden a la propuesta, Cabildo Abierto ya tiene definido que avanzará con el respaldo de la oposición

“Es muy claro que, tal como está, el Frente Amplio votaría el proyecto”, mencionó Domenech.  De esa forma, en caso de que las negociaciones en el oficialismo no prosperen, los liderados por Manini Ríos afirman que votarían el proyecto incluyendo el artículo 2° –ese que están dispuestos a sacrificar–, en conjunto con la oposición

En ese escenario, el presidente Lacalle Pou ya transmitió a Manini Ríos que piensa vetar la ley. 

“Acá hay un tema de contenido y un tema político. En cuanto al contenido, queremos ver los decretos para discutir los artículos del proyecto. En cuanto al tema político, los esfuerzos apuntan a evitar que la coalición vote dividida”, resumió un senador del Partido Nacional. 

El Frente Amplio había intentado esta semana forzar un quiebre en el oficialismo al manifestar su disposición a que el proyecto fuera aprobado este jueves en la Comisión de Ganadería, Agricultura y Pesca del Senado. 

Sin embargo, la comunicación de Mattos –reclamando ser recibido nuevamente para informar acerca de las actualizaciones en la cartografía oficial– llevó a reconsiderar el orden del día. 

“Vamos a escuchar ese informe y veremos si resulta ser relevante” relativizó Domenech. 

En su primera comparecencia, el ministro de Ganadería cuestionó el proyecto de los cabildantes y dijo que sería “muy dañino”, al representar un “cambio en las reglas de juego para una de las inversiones más importantes en la historia del país”. Mattos había argumentado que no se comprendía la intención de “limitar una actividad productiva sin un criterio científico válido”.

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...