Agro > PANDEMIA

Oleada de solidaridad rural: vacas, gallinas y hasta horas de trabajo

Todo arrancó con una llamada a la radio y mostró la vigencia de “la gauchada”

Parte del equipo de la cooperativa Jumecal ordenando lo que los productores granjeros donan.

Tiempo de lectura: -'

05 de abril de 2020 a las 05:00

Hace algunos días el periodista Walter “Serrano” Abella recibió una llamada de un peón rural que le contó que quería donar una vaca, para ayudar en estos tiempos con tanta gente afectada por la pandemia del covid-19 (coronavirus). “¿Usted cree que vamos a ser más pobres si tenemos 100 vacas y pasamos a tener 99? Quiero ayudar a los que están peor que yo ¿usted qué opina?”, le preguntó ese trabajador rural. “Serrano” le respondió que estaba de acuerdo. Y se emocionó.

Ese mismo día lo llamó un empleado de un comercio que lamentó no poder ayudar de manera económica, dado que sus ingresos eran muy bajos. El periodista, que conoce a esa persona, admitió que su situación es tal cual se la describió. “No puedo dar nada, ‘Serrano’. Apenas me alcanza, pero estoy dispuesto o dar 2 horas de trabajo gratis a donde mande hasta que acabe esto”, le dijo ese trabajador al legendario comunicador agropecuario. 

El país que buscábamos

“¿Qué pasa?”, preguntó Abella  en su cuenta de la red social Twitter. “¡Qué cerca del país que buscábamos, faltaban gestos!”, escribió.

Minutos más tarde le llegó otra consulta. “Soy un peón rural y lo que tengo son unas pocas yegüitas, pero si tengo que donar una la doy nomás”, decía el mensaje.

Ese mismo día otra persona, sin vacas ni ovejas propias, se ofreció a tropear a los animales que los otros productores donaban “de a uno, igual”, indicó el trabajador rural.

El programa Hora del Campo –de La Voz de Melo– de ese jueves 27 de marzo terminó con lágrimas de su conductor. “Serrano” se despidió con una voz notoriamente entrecortada. En 20 minutos los productores de la zona de Cerro Largo donaron cinco vacas.

“No doy abasto, preciso ayuda para ordenar esto. Yo estoy en cuarentena por la edad hace una semana. ¡Qué paisito!”, escribió, una vez más en Twitter.

Este viernes, en diálogo con El Observador “Serrano” contó a modo de ejemplo de propuestas de aportes que le siguen llegando que una mujer le ofreció tres gallinas y un jubilado $ 2 mil. 

Desde su punto de vista, esta oleada de donaciones que se despertaron ese jueves 27 tiene origen en el concepto que se conoce, sobre todo en el medio rural, como “la gauchada”.

“Si rompiste el auto en el medio de campo se te va a acercar un gaucho y no va dudar ni dos minutos en ayudarte. Va a agarrar una luz y se va tirar debajo del auto para ayudarte. Esa es ‘la gauchada’. A veces cuesta entenderlo, pero el empleado y el jubilado también lo hacen porque viene de ahí, del campo”, señaló.

Luego destacó que los productores de arroz, que vienen de varias zafras con números en rojo –y hoy pelean el precio de su producto y lejos están de saber cómo les irá este año– “fueron los primeros en saltar y donar bolsas de arroz”.

Comentó, además, que a los agricultores se les cayó el precio de la soja y que a los ganaderos, granjeros y a otros productores la sequía que hubo en este verano “los está matando”. Por eso, entiende, la mejor manera de explicar esta “oleada de generosidad” (así la definió) es desde un punto de vista espiritual, dijo.

“La gaucheada sigue viva y gracias a Dios la seguimos conservando”, reflexionó.

También narró que lo llamó un abogado de la ciudad y le dijo: “No tengo vacas ni ovejas, estamos de feria judicial, pero te dono el valor de una vaca”.

El volumen de solidaridad fue tan grande, que los consignatarios y la Sociedad Agropecuaria de Cerro Largo tomaron las riendas del asunto y comenzaron a canalizar todas esas donaciones.     

“Ese latido de generosidad que se despertó nos sorprendió a todos. Pensé que estaba más adormecido, pero está vivo y palpitante. Fue la voz del hombre (el primero, aquel que planteó donar una de sus 100 vacas) que motivo a todos. Fue el propio virus que se desató y fue imparable. Nos avasallaron. Ese es el mejor Uruguay y gracias Dios sigue vivo. Los que dieron poco son los que dieron más, porque lo dieron todo”, concluyó “Serrano”.

Surtido

140 mil litros de leche; 4.000 kilos de manzanas, peras, limones, lechuga, cebolla y otros productos; 180 mil kilos de trigo; 30 mil kilos de arroz blanco; y 48 mil latas de carne fueron algunas de las donaciones de alimentos de productores y empresas esta semana.

Otros casos de la oleada

Por la ruta 12, entre Minas y Tala, Edinson Fernández está al frente de un tambo familiar de 44 hectáreas en las que explota –junto a su esposa–  algo más de 30 vacas.

Fernández, junto a varios integrantes de la Asociación Nacional de Productores de Leche (ANPL), puso lo suyo para una donación conjunta de cerca de 140 mil litros de leche para que Conaprole elabore leche en polvo para donarla al gobierno y que las autoridades se encarguen de repartirla.

Se calcula que fueron cerca de 1.000 los tamberos que colaboraron con esta iniciativa, y continúan haciéndolo, a pesar de la mala situación que atraviesa el sector lechero. Algunos tenían más espalda para hacerlo, pero muchos de ellos eran productores familiares, como Fernández.

“No importa si fueron muchos o pocos los litros lo que donó cada uno. Es el esfuerzo de todos lo que vale. Cada uno donó lo que podía. El que tenía más pudo donar más y el más chico mandó menos. Por eso valoro la solidaridad de la familia tambera en estas circunstancias”, indicó.

Más allá de una mala cosecha

Javier Martínez integra una cuarta generación de productores rurales. Junto a su familia trabaja en un predio de seis hectáreas en donde tiene plantaciones de manzanas, duraznos, peras y ciruelas.

Junto con los demás integrantes de la cooperativa Jumecal, de Melilla, donó parte de su producción de manzanas, el rubro más fuerte de su chacra.

Si bien este no es un año en el que la producción sobre, porque la sequía pegó fuerte en su zona, el granjero apoyó la iniciativa por más mal que esté su economía.

 “Hemos recibido naranjas, lechugas, manzanas, colaboraciones de todo tipo. Cada uno hace el aporte que puede. Y siempre se cuenta con la colaboración de los vecinos, por más chicos que sean. Por eso, el agradecimiento es de un 300%”, concluyó. 

Gremiales 

Varias gremiales del agro coordinan desde esta semana con el gobierno el diseño de herramientas para un aporte especial al Fondo Coronavirus que podría alcanzar los US$ 100 millones. Eso se vincula no solo al tributo municipal del 1% a las ventas de semovientes (unos US$ 40 millones), también se considera recurrir a dinero excedente en ámbitos de la institucionalidad agropecuaria público-privada, por ejemplo.
REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...