Mundo > Cuando las élites se citan

Otro episodio de la relación Donald Trump-Greta Thunberg se vivirá en el foro de Davos

Desde el martes, en este cantón suizo, donde Thomas Mann se inspiró para escribir La montaña mágica, se revisa el estado del mundo

Tiempo de lectura: -'

17 de enero de 2020 a las 13:08

El presidente estadounidense Donald Trump y la activista climática Greta Thunberg protagonizarán a partir del martes el foro de Davos 2020, la cita anual de la élite política y económica mundial que este año alcanza su 50ª edición.

El Foro Económico Mundial (WEF) reúne desde 1971 a empresarios y líderes políticos en la pequeña estación de esquí suiza, con la ambición de convertirse en "centro de reflexión" de los problemas del mundo.

Pero la reunión es también un punto de encuentro de las élites mundiales y el reflejo de las divisiones económicas y geopolíticas del momento, como refleja este año la presencia simultánea de Thunberg y Trump. 

La joven activista sueca de 17 años vuelve a Davos por segundo año consecutivo con una esperada intervención el martes para convencer a la comunidad internacional y al mundo de los negocios que actúe urgentemente frente al cambio climático.

Por su parte Donald Trump, muy crítico con Thunberg, a la que intentó ridiculizar en varios tuits, y conocido por su escepticismo sobre la realidad del cambio climático, hará una intervención el miércoles en Davos, el mismo día que en Washington los senadores pondrán en marcha su proceso de destitución.

La agenda de Trump en el foro estará marcada por las tensiones con Irán tras la muerte por un dron estadounidense del general iraní Qasem Soleimani, al que le siguieron acciones de represalia de Teherán y el derribo de un avión comercial ucraniano por un misil iraní.

El ministro iraní de Exteriores, Mohamad Javad Zarif, anuló finalmente  su presencia en Davos pero sí estará el presidente de Irak, Barham Saleh.

El foro, que se celebra hasta el viernes, también abordará las tensiones comerciales entre Estados Unidos y China, que el miércoles alcanzaron un acuerdo preliminar tras dos años de guerra de aranceles. 

La delegación china en Davos estará encabezada por el viceprimer ministro chino Han Zheng.

"Guerra fría" tecnológica

La lista de magnates en Davos, muchos de ellos de grandes compañías tecnológicas, incluye también a Ren Zhengfei, el fundador del gigante chino Huawei, vetado en Estados Unidos en lo que algunos califican de nueva "guerra fría tecnológica".

Europa estará representada por la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, la canciller alemana Angela Merkel y el presidente español Pedro Sánchez, que acaba de formar un gobierno de coalición con el partido Unidas Podemos.

Entre los líderes latinoamericanos destacan los presidente de Colombia (Iván Duque) y de Ecuador (Lenín Moreno). El brasileño Jair Bolsonaro decidió anular su presencia pero sí estará su ministro de Economía, Paulo Guedes.

Las otras dos grandes economías latinoamericanas, México y Argentina, mantienen su perfil bajo en Davos. En el primer caso con la presencia de la secretaria de Economía, Graciela Márquez, mientras que el gobierno en Buenos Aires del peronista Alberto Fernández decidió no enviar representación oficial.

En un informe reciente, el WEF señala como "retos clave para la humanidad" el descontento popular por la inestabilidad económica, el cambio climático, la desaparición acelerada de la biodiversidad o el acceso desigual a internet o a los sistemas sanitarios.

"El mundo no puede esperar a que desaparezca la niebla de incertidumbre geopolítica y geoeconómica", afirma el informe.

Pese a ello no se espera que Donald Trump modere en Davos sus posiciones proteccionistas en materia de comercio o su política sobre el cambio climático, asegura Carlos Pascual, un exdiplomático estadounidense, actual vicepresidente de la consultora IHS Markit.

"Probablemente mandará un mensaje a los estadounidenses, no a la comunidad internacional", indicó a la AFP.

Con la vista puesta en su reelección en noviembre, el objetivo de Trump será "insistir de cara a sus electores que su prioridad número uno en política internacional sigue siendo 'America First'".

Cinco cosas sobre Davos
  • El origen del foro 

El nombre de esta pequeña estación de esquí del cantón de los Grisones, en Suiza, se ha convertido en la manera más corriente de denominar el World Economic Forum (WEF), un evento creado en 1971 por el economista alemán Klaus Schwab, pensado para facilitar el diálogo entre empresarios europeos y estadounidenses.

A partir de los años 1970 empiezan a participar también responsables políticos. Desde entonces, cada mes de enero, Davos se convierte en el lugar de reunión de la élite mundial donde se tratan los problemas del mundo.

  •      Blanco, el color de los privilegiados

El blanco es el color estrella en Davos, pero no solo por la nieve que cubre las montañas. 

Es también el color de las acreditaciones a las que solo pueden acceder altos funcionarios, grandes empresarios y algunos periodistas y que permite asistir a cenas y reuniones exclusivas con ricos y famosos.

  • Vida nocturna 

Davos tiene también la reputación de ser una fiesta continua, con sus participantes con trajes grises discutiendo de política monetaria o inteligencia artificial. Las fiestas se celebran en discretos chalés suizos o en los hoteles en los que las grandes empresas y bancos organizan cócteles que pueden alargarse hasta la madrugada.

Una de las más conocidas es la fiesta hawaiana de Salesforce, una de las mayores compañías tecnológicas del mundo, en la que suelen tocar conocidos grupos de música.

  • El aire puro

Davos se dio a conocer en la segunda mitad del siglo XIX gracias a un refugiado alemán, el médico Alexander Spengler, que observó que los campesinos subían las montañas casi sin esfuerzo.

El lugar se convirtió en destino de la alta sociedad de la 'Belle Epoque', que venía a respirar aire puro y a tratarse la tuberculosis en los primeros sanatorios que se instalaron.

  • La montaña mágica 

Entre esos enfermos de tuberculosis —una enfermedad infecciosa que afecta en particular a los pulmones— estaba Katia Mann, la mujer de Thomas Mann, autor de "Muerte en Venecia", que pasó varios meses allí.

El gran escritor alemán se inspiró de esta experiencia para escribir "La montaña mágica", una alegoría de la Europa de antes de 1914 publicada en 1924 y considerada como una obra maestra de la literatura mundial.

Fuente: AFP

 

 

 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...