Cargando...
.

Nacional > Análisis

Outsiders afuera: los cambios en el gabinete y el triunfo de la política

Con los sucesores de Talvi, Bartol y Uriarte el gobierno buscó que el designado cumpla con darle mayor impronta política a la gestión, algo un tanto abstracto pero que marca la línea entre seguir o tener que irse

Tiempo de lectura: -'

03 de julio de 2021 a las 05:04

La remoción de Carlos María Uriarte en el Ministerio de Ganadería dejó por el camino a otro técnico que ingresó al terreno de la política por la puerta grande del gabinete. Antes Pablo Bartol había sido cesado en Desarrollo Social y más temprano fue el economista Ernesto Talvi que salió de la Cancillería.

En lo que va del período hubo cinco cambios de ministros y tres tuvieron como protagonistas a personas sin experiencia en la política partidaria, como consignó esta nota de El Observador del 29 de junio.

Se suma a los tres casos también el empresario Edgardo Novick, que desapareció del mapa político después de las elecciones de 2019. Talvi y Novick, además, fueron dos de los cinco dirigentes que firmaron el Compromiso por el país, la hoja de ruta de la coalición de gobierno. 

¿Es la política un terreno tan complejo? ¿El sistema se resguarda sobre sí mismo y expulsa a los que no comparten un estilo? ¿Los técnicos, exitosos en sus áreas de expertise, subestiman el trabajo de los políticos?

Ni tanto ni tan poco.

No es que la política sea un terreno más complejo que el empresarial pero requiere de habilidades distintas. La exposición constante y los juegos de poder son un terreno que hacen al día a día de los cargos más encumbrados de la esfera pública.

Además los distintos temas de la gestión, diversos cálculos políticos, y una agenda muchas veces impredecible genera desgaste sobre los protagonistas.

La tarea política, tantas veces criticada, requiere paciencia negociadora, ambición, pero además olfato, que puede ser innato en alguna medida pero también se aprende en la cancha. 

Es cierto también que cualquier grupo humano suele mirar con lupa al que no ve como un par, y por eso le marcan cosas que a otros le harían la vista gorda. Tampoco es menos cierto que la falta de roce político lleva a situaciones que cuando manejas el paño evitas cometer.

Aunque los casos tuvieron sus particularidades, en los tres un componente fundamental de su salida fue el manejo político de situaciones. 

Talvi dejó el cargo días después de haber presentado un plan para aplicar su denominada “diplomacia económica y comercial 5.0” mirada con recelo en la interna de la Cancillería y selló su salida en medio de encontronazos con el presidente Luis Lacalle Pou, a lo que luego le sumó también su alejamiento del sector Ciudadanos que fundó.

Bartol tuvo diferencias con el por entonces subsecretario Armando Castaingdebat y el exnúmero tres de la cartera y ahora asesor presidencial Nicolás Martinelli, al tiempo que Uriarte, designado por Talvi y sin participación orgánica en Ciudadanos, acumuló un conjunto de sucesos que llevaron a que el nuevo líder del sector colorado, Adrián Peña, resolviera su remoción en acuerdo con Lacalle Pou. 

En los tres casos, además, fue explícito que mediante sus sucesores el gobierno buscó que el designado cumpla con darle mayor impronta política a la gestión. Eso, quizás tan abstracto, pero que marca la línea entre seguir o tener que irse.

Comentarios

Espacio habilitado solo para suscriptores. Suscribite y viví la experiencia más completa de información.

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...