Nacional > en montevideo

Pase libre al contrabando de cigarrillos: en Montevideo se vende seis veces más de lo que se requisa en todo el país

El MSP estima que el año pasado se vendieron 7.300.000 cajas en la capital; desde la cartera reconocen que no hay forma de multar a los comerciantes

Tiempo de lectura: -'

10 de marzo de 2019 a las 05:00

Pablo solo quiere decir que tiene 31 años y que vive en el Cerro. A él su historia no le asombra, aclara, porque conoce a dos o tres que podrían dar el mismo testimonio. Resguardar su identidad es la única condición que pone al que quiere saber cómo en el último año se convirtió en un vendedor minoristas de cigarrillos de contrabando. Su casa está llena de cartones de la marca 51, la tercera más consumida por los uruguayos después de Nevada y Coronado. Según datos del Ministerio de Salud Pública a los que accedió El Observador, tan solo en Montevideo se venden a diario 2000 cartones de cigarrillos que entraron de manera ilícita al país. 

Un estudio de mercado de Euromonitor International determinó en 2016 que el 23 % de las ventas son de contrabando. "El comercio ilícito de cigarrillos es una preocupación seria, porque evade los esfuerzos del gobierno para combatir el consumo de tabaco a través de advertencias sanitarias. Genera daño económico, porque evade impuestos. Además está estudiado que está vinculado al tráfico de drogas y de armas", reconoció Enrique Soto, responsable del Programa Nacional para el Control del Tabaco del MSP. 

En 2015 se creó por decreto una comisión interinstitucional para poner en práctica el Protocolo para la Eliminación del Comercio Ilícito de Productos de Tabaco, elaborado por la Organización Mundial de la Salud. Esta comisión está integrada por los ministerios de Salud Pública, de Defensa, del Interior y de Educación y Cultura; la Dirección Nacional de Aduanas, la Dirección General Impositiva, el Poder Judicial; la Sociedad Uruguaya de Tabacología y el Centro de Investigación para la Epidemia de Tabaquismo (CIET). 

Sin embargo, Soto explicó que el protocolo que se supone que deben implementar recién empezó a regir hace dos meses. La OMS tuvo que reunir las firmas de 40 países, cantidad necesaria para que el protocolo se convirtiera en ley internacional y que, por tanto, la comisión pudiera aplicar las medidas de control que propone.

La venta de cigarrillos de contrabando no se multa

Paso Molino, La Teja y Nuevo París son las zona de influencia de Pablo, a pesar de que se ofrece a llevar la mercadería a cualquier barrio de Montevideo. Hay quienes le compran uno o dos cartones y él se los cobra a $ 290, menos de lo que cuestan dos cajillas de la marca más cara que se vende legalmente. El margen de ganancia en estos casos es de un 30 %, calcula.

El MSP tiene presente que la gravedad del problema depende de las coordenadas del mapa. Cuanto más cerca de la frontera, mayor es la incidencia del mercado negro. Un estudio del CIET demostró —en 2014— que el 76,5 % de los fumadores de Rivera prefieren estos cigarrillos.Y en la capital, el consumo está vinculado al nivel socioeconómico: cuanto más bajos los ingresos del fumador, más probable que escoja cigarrillos de contrabando. 

"Las ventas ocurren a plena luz del día, en comercios establecidos, almacenes, tiendas de conveniencia y kioskos, y el gobierno no controla nada", dijo a El Observador el presidente de la Asociación de Kioskos, Claudio Orrego, avalado por las cifras que maneja el gobierno. El MSP es el responsable de controlar que los comerciantes cumplan con lo dispuesto por la Ley de Control del Tabaquismo, que establece una serie de pautas como, por ejemplo, la prohibición de exhibir los cigarrillos que están a la venta.

La cartera cuenta con dos equipos de inspectores en todo el país para esta tarea: uno integrado por cuatro funcionarios del MSP y otro por ocho extrabajadores de Philip Morris. En 2018 hicieron 6725 inspecciones, en las cuales se registraron 301 infracciones.

Sin embargo, Soto reconoció que no hay forma directa de multar a un comerciante que está vendiendo cigarrillos de contrabando. "En esos casos, cuando los inspectores constatan la infracción, dejan consignada la infracción. Hay una escala de sanciones, pero esas infracciones están relacionadas con la normativa de tabaco. La comisión está analizando qué va a hacer en el caso del contrabando. Por ahora, si es cigarro de contrabando, se multa al comerciante porque (las cajas) no tienen el pictograma con las advertencias sanitarias reglamentarias", explicó. 

El responsable del Programa Nacional para el Control del Tabaco espera que esto se revierta cuando la comisión interinstitucional pueda implementar el protocolo de la OMS.  Según dijo, las autoridades tienen un "registro de infractores" en el que están reunidos los casos de comerciantes que fueron descubiertos vendiendo cigarrillos de contrabando. De todos modos, no hay consenso sobre qué va a pasar. Si bien hay quienes "proponen llevar estos casos a la justicia penal", Soto manifestó que "tampoco la intención es sancionatoria". Y agregó que cuando un comerciante infringe por primera vez una de las normativas, se le da un "apercibimiento", es decir, se le hace una advertencia de cara a un próximo control.  

El control en las fronteras

Pablo empezó a vender los cartones de 51 en diciembre de 2017. Sabía que "un conocido" del barrio los distribuía entre sus amigos para que los vendieran de forma minorista, y cuando se quedó sin trabajo —dice— tuvo la necesidad de hacer lo mismo. La ruta del tabaco contrabandeado no tiene misterio, asegura. Una vez por semana, a veces cada dos, el proovedor y su socio ponen en marcha el camión rumbo a Brasil. A los dos días están de vuelta en Montevideo, y la mercadería de contrabando es distribuida en camionetas que reparten por distintos puntos de venta de la ciudad, sin mayores complicaciones.

Según los registros de la Dirección Nacional de Aduanas, a los que accedió El Observador, en 2018 se hicieron 211 incautaciones, en las cuales fueron requisados 22.171.433 cigarrillos (poco más de 1.108.500 cajas de 20 unidades), en su mayoría de la marca paraguaya 51. 

Fuentes de la Dirección Nacional de Aduanas explicaron a El Observador que en los pasos fronterizos se "trabaja en base a información e inteligencia". En este marco se creó un grupo que procesa, califica y clasifica la información, para poder trabajar sobre bases "ciertas y fundadas", realizándose operativos en rutas y caminos vecinales en todo el país por parte de las Sedes Regionales de Vigilancia Móvil, que trabajan en una segunda línea permanentemente, sin perjuicio de la asistencia que dan a las administraciones en la primera línea, conforme a lo dispuesto por el Código Aduanero Uruguayo.

A su vez las fuentes explicaron que el combate a este tipo de contrabando también es tarea del Grupo de Respuesta e Inteligencia Aduanera (GRIA), una unidad con jurisdicción nacional, que depende de la Dirección Nacional de Aduanas y actualmente está conformada por once policías. "Este es un grupo de inteligencia dedicado a la persecución de delitos transfronterizos, principalmente a desbaratar organizaciones delictivas", sostuvieron. 

Hay quienes afirman, sin embargo, que estos operativos son una pantalla para encubrir la corrupción o falta de control de los funcionarios que trabajan en los pasos fronterizos. "La marca 51 nunca falta en el punto de venta. Acá hay una logística armada, organizada, que se dedica al contrabando sin control ninguno. Quiere decir que hay alguien que trae camiones, alguien que tiene un depósito y alguien que los distribuye", opinó Orrego. 

Independientemente de cómo sea que se dé la entrada ilícita de este producto, las cifras hablan por sí solas. Si a diario y únicamente en Montevideo se venden 2000 cartones de 10 cajas cada uno, como estima el MSP, en un año se venden 7.300.000 cajas. Es decir que el volumen que se vende en la capital en un año supera seis veces la cantidad que es requisada por la Dirección Nacional de Aduanas en ese mismo período en todo el país.

La procedencia de los cigarrillos 51

Encontrar en internet el origen de la marca paraguaya 51 no es una tarea apta para los ansiosos. Las tres primeras páginas de resultados en Google refieren, en su mayoría, a personas que los venden en Uruguay.

Según el CIET, Paraguay concentra el 11 % del mercado de cigarrillos de contrabando en el mundo. Un estudio concluyó que en 2012 ese país produjo 65.000 millones de cigarrillos y solo consumió el 3 % de esa cantidad. La ruta del comercio ilegal empieza allí, pero se desvía en múltiples direcciones: Argentina, Bolivia y Brasil, y continúa hacia otros países, entre ellos Uruguay. 

El presidente del Sindicato Autónomo de Tabacaleros, Carlos Caldas, advirtió sobre los potenciales riesgos a la salud de consumir estos productos de los que se desconoce el origen. "¿Qué garantías le das al que compra cigarrillos de contrabando si no es controlado por Salud Pública? Vos no sabés lo que estás fumando”, afirmó en este sentido.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...