Cargando...
Patricia López, la actual presidenta de la Comisión de Gestión Humana de Peñarol

Fútbol > HISTORIAS

Patricia López: rescató a Darwin del retiro, donó sangre a Adriano Freitas y se desvive por Peñarol

Patricia López, la nueva presidenta de la Comisión de Gestión Humana de Peñarol, rescató a Darwin Núñez del retiro, donó sangre para Adriano Freitas, dio clases a juveniles, filmó partidos y ayudó a gente en situación de calle, todo por el club 

Tiempo de lectura: -'

31 de enero de 2021 a las 05:02

Salvó tres veces su vida en tres ocasiones distintas en las que estuvo en Terapia Intensiva por una enfermedad poco usual y soportó 11 operaciones. Trabajó durante ocho años para Peñarol y siempre de manera honoraria. Patricia López comenzó en las peñas del club en 2013, le dio clases a los juveniles del interior que ocupaban –y ocupan– la casita de Solymar y allí entabló gran relación con varios, entre ellos, Darwin Núñez, y lo animó a que no dejara el fútbol cuando estuvo a punto de hacerlo. Esperando la operación de Adriano Freitas, el jugador le pidió si no podía donarle sangre porque faltaban donantes, y así lo hizo. Fue de las precursoras para filmar los partidos de las divisiones menores para que los distintos cuerpos técnicos sacaran conclusiones. Entregó viandas y ropa con las peñas a gente en situación de calle.

Ahora con Ruglio en la presidencia, ya presidió el único consejo directivo integrado exclusivamente por mujeres y al que concurrieron la vicepresidenta de la República, Beatriz Argimón y la intendenta de Montevideo, Carolina Cosse, y desde hace unos días, es la presidenta de la Comisión de Gestión Humana de Peñarol.

En diálogo con Referí, Patricia se define como una “luchadora incansable”, no solo por todo lo que trabajó en Peñarol, sino también por su vida.

Es que de adolescente tuvo complicaciones de salud que llevaron a que tuviera riesgo de vida en tres oportunidades distintas.

Entre los 15 y los 25 años soportó 11 operaciones porque no daban con el diagnóstico, no encontraban qué tenía.

Una enfermedad poco usual, la colitis ulcerosa fue lo que le encontraron y en Buenos Aires pudo llegar la intervención que salvó su vida.

Tiene 33 años y comenzó en 2013 su trabajo en Peñarol a través de las peñas. Así conoció al actual presidente del club, Ignacio Ruglio y se sumó a su grupo, Sentimiento 1891.

Se fue acercando a los juveniles en lo que era la Comisión de Recursos Humanos y Educación. Allí, junto con Ernesto Correa, Cristian Rodríguez y Dominique Lazogue, cada uno tenía sus materias para ayudar a estudiar en la casita de Solymar a los jóvenes jugadores de Peñarol que vivían allí debido a que eran de lugares lejanos del interior. Iba dos veces por semana y muchas veces, en ómnibus.

Ella daba ciencias, sobre todo, biología y química, ya que estudiaba –y ya se recibió– de licenciada en nutrición. Todo siempre de manera honoraria.

Patricia López en octubre de 2017 con Ernesto Correa y otros profesores en la casita de Peñarol en Solymar

Aquella comisión hoy se denomina de Gestión Humana y Patricia ya fue nombrada presidenta por el propio Ruglio, la primera mujer en ocupar ese puesto. La misma está compuesta por todas las agrupaciones que participaron de las pasadas elecciones.

“Está enfocada en lo social, humano, con psicólogos, asistentes sociales y pensamos trabajar en conjunto con los distintos cuerpos técnicos”, explicó.

Por ocupar ese puesto, también integra el consejo directivo juvenil.

“Nacho me propuso porque notaba el feeling que yo tenía con los distintos futbolistas de juveniles por tantos años de conocerlos”, esgrimió.

Si algún futbolista de los de la casita de Solymar tenía notas bajas luego de la ayuda que recibían de estos profesores, se hablaba con los cuerpos técnicos.

“El Tato (Martín García) apoyaba mucho nuestro trabajo, para que los jóvenes estudiaran además de jugar. A veces a determinado futbolista de lo ponía ‘en penitencia’ o no jugaban o lo hacían pocos minutos”, recuerda.

Otro de los profesionales de inferiores de entonces que se preocupaba mucho por esto era Alejandro Cappuccio, actual entrenador de Rentistas. “Les inculcaba el estudio”.

Fernando Curutchet, recientemente cesado de su cargo de coordinador de juveniles, pedía los carnés “siempre” y Patricia hablará con “Popi (Claudio Flores, nuevo encargado provisorio de las juveniles) para implementar esto también. Popi está bastante alineado con eso, porque entiende que no solo formamos juveniles, formamos personas”.

Dirigió el único consejo directivo de mujeres que contó además con las presencias de la vicepresidenta de la República, Beatriz Argimón, y la intendenta de Montevideo, Carolina Cosse.

“Fue un orgullo, una emoción. La noche anterior no dormí casi nada, pensando en cómo recibirlas a ellas dos y al resto de las consejeras. Era como si viviera un sueño. Si bien una como hincha quiere lograr muchas cosas, nunca imaginé ser la primera presidenta y la primera vez de un consejo directivo enteramente femenino en el club”, explicó.

Y añadió: “Estaba supernerviosa y el gerente, Álvaro Alonso, me dijo: ‘Dejá que fluya, tranquila’. Y así fue”.

Patricia López cuando presidió el consejo directivo de Peñarol a principios de enero de este año y recibió a la vicepresidenta de la República, Beatriz Argimón y a la intendenta de Montevideo, Carolina Cosse

“Beatriz se puso a la orden con nosotros. Le pedimos que sirviera de nexo con la presidencia de la República para utilizar a Peñarol como herramienta social y que pueda llegar a todas partes del país, más ahora que se reflotarán las peñas. Dijo que sí, que ella misma iba a colaborar con eso”.

Como informó Referí, esa tarde se votó de manera unánime la creación de la Secretaría de Género en el club y se formará una comisión con abogados para instalar en los futuros contratos de los deportistas de Peñarol, no solo futbolistas, que en caso de que exista o se constate violencia de género, el mismo sea sancionado.

Su historia con Darwin Núñez

Trabajó sobre todo con la categoría 1999 en la que estaba Darwin Núñez y Facundo Torres, un año menor, también alternaba.

Recuerda que Darwin sufrió mucho con sus dos operaciones de rodilla. Lo acompañó a realizarse las resonancias magnéticas y también cuando lo intervinieron las dos veces. “Había que apoyarlo bastante en lo emocional”.

“Es superhumilde y generoso y muy generoso con la gente de Artigas, su ciudad. Es el que más acuerda de dónde salió. Cuando lo habían ascendido a Tercera división, armaba canastas para enviar a Artigas, como hizo ahora en diciembre pasado ordenándolas desde Lisboa. También colaboraba con dinero para los Reyes Magos”, explica.

Darwin fue operado de ligamentos cruzados de una rodilla, pero luego de superar su lesión y de haber debutado en Primera, sentía mucho dolor.

Volvió, pero el dolor persistía y todos pensaban que era algo psicológico. Pero él insistía en que la rodilla le seguía doliendo.

Darwin Núñez con Patricia López el día que le hizo los tres goles a Boston River con Peñarol y se llevó la pelota

Así fue que lo volvieron a intervenir quirúrgicamente y Patricia recuerda momentos difíciles: “Emocionalmente estaba mal, al punto de querer dejar el fútbol. Se le pasó por la cabeza más de una vez. Se frustraba mucho porque no mejoraba, le dolía mucho y sentía que no se recuperaba más”.

Pero recibió el apoyo de amigos –entre ellos, Adriano Freitas–, la familia y Patricia estaba allí. “Iba a la casa a tomar mate con él y la familia para distraerlo con horas de charlas y de poder hacerlo razonar. Fue un laburo de hormiga de todos los que lo queremos”, dijo.

Asume que ofició “de psicóloga sin serlo. Su mamá Silvia a veces me escribía para que fuera a hablar con él”

Cuando se hizo el pase para Almería, les compró una casa a sus padres estilo chacra en las afueras de Artigas. Tiene, entre otras cosas, una canchita de fútbol y una piscina con el escudo de Peñarol en el fondo.

Patricia dice que se siente “totalmente orgullosa de él por la persona en que se ha convertido y se sigue convirtiendo, y por lo que hizo. Es muy compañero de sus padres, pero sobre todo de su madre quien la peleó mucho para que él lograra ese sueño de jugar en Peñarol y para que no le faltara nada”.

Después de Almería, Darwin pasó a Benfica en lo que fue el pase más caro en la historia del fútbol uruguayo (sumado a lo que recibió Peñarol por la transferencia a Almería) y también el jugador por el que más pagó el club portugués en todo su historial.

Patricia López y Darwin Núñez cuando el delantero viajó por primera vez con la selección uruguaya

Cuando se le consulta a Patricia qué piensa que diría Darwin si se le preguntara por ella, piensa mucho. Y también se emociona hasta las lágrimas.

“Porque sé que fui muy importante y él siempre me lo dice”, responde un minuto después.

Con Adriano Freitas también estuvo como acompañante cuando lo fueron a operar de la rodilla. Y recibió un pedido insólito: “Un día esperando antes de su operación, me pidió si no podía donarle sangre porque faltaban donantes”. Entonces se arremangó y fue a donar.

Gabriel Larraura era un zaguero que lo debían operar del hombro. Nadie podía acompañarlo debido a que sus padres se encontraban entonces en el interior. Patricia salía de su trabajo y lo acompañaba al médico.

El joven era fanático de Carlos Valdez, quien juega en su puesto y a raíz de un pedido de ella, consiguieron que le firmara una camiseta de Peñarol y que él mismo se la llevara al sanatorio. El chico no lo podía creer.

Carlos Valdez le llevó a Gabriel Larraura, juvenil de Peñarol, su camiseta firmada a pedido de Patricia López, quien aparece también en la foto

“Esto que hice, te llena el alma. Trabajar en las juveniles de Peñarol me cambió la vida”, resume.

Patricia López hizo de todo. Se tomaba el ómnibus a las 6 o 7 de la mañana de un domingo para ir a ver a las categorías de juveniles que jugaban a las 9.

Un día de invierno, lluvia, viento y frío, las juveniles jugaban en el Complejo Da Cunha de Cerro y hasta allí llegó.

“En esa época, a los integrantes de las peñas se nos ocurrió empezar a filmar los partidos. El único lugar que teníamos era subirnos al techo de la cantina. Uno sostenía un paraguas, teníamos los dedos empapados y temblábamos de frío porque es todo descampado y se sentía más. Filmábamos para que los distintos cuerpos técnicos tuvieran los movimientos de los jugadores. Claudio Rivas, –el flamante vicepresidente de las juveniles que colocó ahora Ruglio–, compró una cámara exclusivamente para eso. Todo a pulmón. Hoy por suerte eso ya cambió y está más profesionalizado”, sostiene.

Con las peñas comenzó en la de Parque Batlle. Alquilaban un local para tener una cocina y allí, con una garrafa, poder calentar comida para la gente en situación de calle que dormía a la intemperie en invierno.

“Vendíamos rifas para solventar los gastos del alquiler y también de las garrafas. Además, un compañero ponía a disposición su auto, pero alquilábamos por hora a una camioneta con caja y llevábamos unas 50 viandas por noche”, recuerda.

Entre otras cosas, compraban y llevaban a la gente ropa de abrigo y cuando llegaba la camioneta, tenían un recorrido amplio.

Patricia le ve las dos caras a este tema: “Por un lado estaba buenísimo ver a la gente cómo recepcionaba nuestra ayuda, pero también te partía el corazón ver de repente a cuatro o cinco niños o gente enferma que no tenían para comer”.

Siente que dio “mucho más de lo que podía dar”, ya que priorizó siempre el trabajo en juveniles de Peñarol y dejó de compartir tiempo con la familia y amigos, y también relegó los estudios, lo que llevó a que se recibiera un año después de lo previsto.

“Yo siempre pregonaba a los juveniles del club que debían priorizar el estudio y yo lo relegaba por ayudar en el club. El último año de mi carrera no podía estar tan pendiente y allí sí pude priorizar mi estudio”.

Patricia, esa “luchadora incansable”, creció en y con Peñarol y hoy tiene un lugar de privilegio, merecido por tantas horas honorarias en estos años.

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...