Ángel González y la imagen de desesperación que atrapó a Peñarol

Fútbol > EL ANÁLISIS

Peñarol: un manojo de nervios, un DT que volvió a errar y un golero que pone en riesgo el puesto

Peñarol falló por segunda fecha consecutiva en el Clausura luego de cerrar un gran período de pases: Darío Rodríguez apostó por Kevin Méndez y falló, Guillermo De Amores cometió un horror y el equipo terminó hecho un manojo de nervios
Tiempo de lectura: -'
27 de agosto de 2023 a las 21:15

Peñarol volvió a dejar puntos en la segunda fecha del Torneo Clausura al empatar con el modesto La Luz en el Campeón del Siglo. El equipo jugó en modo desesperación todo el segundo tiempo y el planteo del entrenador Darío Rodríguez fue condicionado por sus propios errores y el de su golero Guillermo De Amores. 

El rendimiento del aurinegro ante el merengue de Aires Puros se puede dividir en tres partes: un comienzo apático, una reacción muy buena y una arremetida final en la que el equipo fue un manojo de nervios. 

Todo comenzó por una fallida inclusión de Kevin Méndez en el equipo titular, en otra decisión cuestionable del entrenador que en el primer partido, contra Cerro, había errado al superpoblar la mitad de la cancha.  

Si bien esta vez Darío sacó a un volante y colocó en su lugar a un extremo, la elección de Méndez no pareció la más acertada. El 10 de Peñarol venía de un Intermedio muy bajo, su confianza en los uno contra uno está debilitada desde hace varios partidos y a la hora de jugar, fue fácil presa del lateral Emiliano Ancheta porque siempre centralizó sus movimientos. 

Sin dudas se trata de un jugador que ha sido figura del equipo en los dos últimos clásicos oficiales de Peñarol y que tiene condiciones para ser titular en el equipo. Pero como en esto de que el fútbol son momentos, este no parece ser el momento de Méndez, y más cuando el aurinegro se reforzó con varios jugadores que podían ocupar -con distintas características- el puesto: Camilo Mayada, José Neris, Franco "Cepillo" González...

El propio Rodríguez confesó que Méndez no estuvo "claro" y por eso fue uno de sus primeros cambios de cara al segundo tiempo. Ahí entró Valentín Rodríguez y el equipo tuvo una mayor amplitud en el frente del ataque e incluso más profundidad. Rodríguez arrancó de extremo y terminó de lateral con un gran cierre ante el veloz Juan Quintana, en la única vez que La Luz pisó el área en el complemento. 

El arranque abúlico de Peñarol

El inicio que tuvo el equipo de Rodríguez merece un análisis exhaustivo puertas adentro de Los Aromos (o la Ciudad Deportiva Néstor Gonçalves). 

Peñarol regaló 20 minutos jugando a tranco lento, sin presionar ambiciosamente ni generar juego asociado por afuera con combinaciones de laterales con extremos, ni por adentro, jugando en torno a las posibilidades que siempre brinda Sebastián Rodríguez.

Sebastián Rodríguez

Recién cuando La Luz se puso 1-0 tras una patriada del hombre del partido, Pablo Porcile, reaccionó Peñarol. 

Pablo Porcile y Carlos Sánchez

Penal bien cobrado para La Luz

El 1-0 se estableció de penal tras una falta del golero De Amores sobre Porcile. El golero nunca tocó la pelota y con el antebrazo lo desestabilizó cuando el jugador le saltaba por encima para ir por el balón con el arco ya libre. Tuvo que revisarla en el VAR Javier Burgos para cobrarla. Lo salvaron de un error de apreciación importante, por el tipo de incidencia, con la atenuante de que el contacto entre golero y volante no fue grosero sino más bien mínimo. Pero contacto al fin.  

Lo mejor de Peñarol vs La Luz

Cuando Peñarol quedó abajo en el marcador, reaccionó y mostró su mejor versión. Pero eso le duró tan solo 15 minutos. 

Ángel González fue en ese sentido el mejor del equipo. El argentino encaró, tiró diagonales, sacó faltas, presionó con agresividad y en la primera vez que Aguirregaray lo puso en carrera por banda, generó el gol del empate. Cristóforo asistió a Arezo y este, de frente al arco y de 9 solitario (Abel Hernández está lesionado), recuperó sensaciones. 

Matías Arezo y su celebración

El equipo, además, mostró sensación de tal con el juego propositivo de Cabecita Rodríguez. Lo único que le faltó fue profundidad y amplitud por banda izquierda donde Lucas Hernández (de buen trabajo defensivo) subió poco y Méndez no estuvo a la altura. 

Fabrizio Correa sostuvo el empate con dos ajadas cuando, contra todo pronóstico, del otro lado, Guillermo De Amores cometió un error de principiante al salir mal en un tiro libre lejano y le permitió a Rodrigo Viera establecer el 2-1 con un cabezazo de espaldas al arco que entró hasta con pereza.

A De Amores no se le puede reprochar mucho en el penal. Pero el segundo gol fue todo suyo. Ya contra Cerro no había dado sensación de seguridad. Es cierto que viene de un semestre de apenas un partido en Sporting Gijón. Es cierto que en Fénix demostró su vigencia y que por algo lo contrataron Deportivo Cali y luego de Lanús. Pero los grandes no esperan. No es un tema de paciencia. Es de resultados. La eficacia lo es todo a ese nivel. Y en la próxima fecha puede quedar a la orden Randall Rodríguez que se recupera de una molestia en la rodilla. De Amores empieza a estar obligado a demostrar su valía o su titularidad se caerá en breve. 

El empate y el modo desesperación

Con Rodríguez por izquierda, Peñarol tuvo más opciones para canalizar sus ofensivas. 

Si no hubo estudio suficiente de que La Luz es el equipo defensivamente más vulnerable del Campeonato Uruguayo en las pelotas quietas, el aurinegro se dio cuenta en el segundo tiempo de eso. 

Rak ganó de arriba en dos córners. En uno Aguirregaray quedó solo y falló. El otro se fue afuera. Y por esa vía llegó el gol de Arezo de cabeza, tras gran centro de Carlos Sánchez, otro recambio de entretiempo por un Cristóforo que no lo había hecho mal, pero que no tiene la misma calidad de pase en el último tercio que el Pato. 

Carlos Sánchez en diálogo con Darío Rodríguez

Antes de ese gol, La Luz ya había mutado de 4-1-4-1 en 5-3-2 sumando a Martín González a la zaga y liberando a Quintana en ofensiva con Diego González. 

Recostado contra su área, resignado a no atacar para sostener el valioso punto para el descenso y apostando sistemáticamente a cortar el juego, La Luz le dio pelota y cancha a Peñarol. 

Y Peñarol fue desesperación en estado puro. En vez de veloz, apresurado. En vez de pausado, frenético. En vez de intenso, atropellado. En vez de claro, nublado. 

El Cepillo González entró a los 65', se mostró vivaz, fue en búsqueda constante de la pelota y se movió por todo el frente de ataque. Es un jugador que no tardará en salir de titular porque puede jugar de interior, externo, mediapunta o extremo. Y todo lo hace con chispa. Con ganas. Con afán de protagonismo. 

El Cepillo González en acción, siempre encarando

Camilo Mayada entró tarde por un Aguirregaray que tras bajar ante Cerro volvió al nivel mostrado en el Intermedio. No pareció un buen cambio porque Mayada tuvo poco tiempo para insertarse en el funcionamiento del equipo. 

Camilo Mayada hizo su debut

Lo mismo pasó con José Neris, recambio de tiempo de adición aunque en este caso, Ángel González ya se notaba cansado y había pasado a jugar más por dentro que por fuera, cuando su mejor versión parece estar arrancando bien pegado a la banda. 

El sumun de esa desesperación en la que Peñarol quedó atrapado se vio gráficamente en una pelota que Yonatthan Rak -un jugador habitualmente claro para salir jugando del fondo- cabeceó y regaló en el medio cuando estaba absolutamente solo en defensa para reiniciar el ataque. El estadio se le cayó encima. 

Por ese desmedido apresuramiento, Peñarol no le ganó a La Luz, un equipo que tiene clarito el manual de cómo complicarlo con armas mucho más modestas. 

El próximo rival aurinegro será el líder del Clausura, Boston River. Darío Rodríguez dijo que seguramente tenga a la orden a Maximiliano Olivera, ausente ante La Luz por una lesión muscular experimentada el pasado jueves, de la cual no se recuperó a tiempo. No estará Abel Hernández por su desgarro y seguramente se vean cambios. El DT necesita meter mano en el equipo. Y también achicar los márgenes de error. Los suyos, los del colectivo y los de las individualidades.  

 

 

 

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...