Nacional > CASO MILVANA SALOMONE

Pensaron en secuestrar al dentista creyendo que tenía lingotes de oro

La investigación apunta a ubicar a quien entregó al odontólogo que era la víctima original de la banda

La médica estuvo cautiva en un pozo de dos metros por dos metros

Tiempo de lectura: -'

19 de septiembre de 2015 a las 05:00

La fiebre del oro fue un fenómeno social y económico que estalló en 1848 en California, Estados Unidos. Se corrió la voz de que en una zona conocida como Coloma había oro en cantidad abundante y accesible y eso llevó a que miles de personas se trasladaran hasta el lugar en busca del metal precioso.

Salvando la diferencia histórica y aunque suene inverosímil, la banda de delincuentes que mantuvo secuestrada durante 29 días a la ginecóloga Milvana Salomone en el Parque Batlle planificaba retener a un dentista que también vive en esa zona de Montevideo, luego de recibir la información de que el profesional tenía en su poder lingotes de oro.

Según supo El Observador, Pedro Leone, uno de los líderes de la banda, se enteró a través de una persona allegada a la familia del dentista que la madre del profesional había recibido una herencia de su marido, la que, a su vez, decidió repartir entre sus hijos. La parte central de la herencia eran lingotes de oro. Leone transmitió esa información a Gustavo Lepere, el otro cabecilla del grupo, con quien ya había estado preso en Cárcel Central cuando el primero esperaba ser extraditado a Europa y el segundo cumplía pena por su participación en un homicidio.

Así comenzó a gestarse la planificación del secuestro. Leone y Lepere admitieron ante la jueza Dolores Sánchez y la fiscal María de los Ángeles Camiño que pretendían retener al dentista a quien no ubicaron en la tarde del 17 de mayo y por eso, en el momento, decidieron privar de libertad a Salomone, que justo llegaba a su casa en su camioneta. Y como si hiciera falta un dato que vuelva el caso todavía más cinematográfico, los secuestradores manejaban la información de que el dentista tenía enterrado el oro en una propiedad de su familia en Punta del Este.

El odontólogo declaró el jueves ante la jueza Sánchez y la fiscal Camiño. Si bien no entró en detalles respecto a la herencia y los lingotes de oro, su testimonio pareció dejar en claro que los datos que manejaron los secuestradores eran, cuando menos, desactualizados. El profesional dijo que en su momento su familia tuvo mucho dinero y confirmó que la casa en Punta del Este la vendió hace años.

Entregador

A tres meses del secuestro de Salomone, está claro que la ginecóloga no era el objetivo original de la banda de delincuentes. Por eso ahora la investigación se centra en ubicar a quien entregó la información referida al dentista.

El miércoles, la jueza Sánchez y la fiscal Camiño interrogaron a un hombre que se presume pudo brindar la información. Esa persona, que negó cualquier conexión con el sonado secuestro y que de momento no hay pruebas para implicarlo, admitió, sin embargo, que conoce tanto a Leone como al dentista.

La jueza y la fiscal están convencidas de que el grupo de secuestradores, con Lepere y Leone a la cabeza, planificaba consumar otras privaciones de libertad y por eso montaron una estructura con esa finalidad. Las magistradas entienden que la banda no diseñó el pozo de 1.70 metros en un predio del barrio Peñarol donde mantuvieron cautiva a Salomone durante 29 días sólo para un caso.

Están en un régimen de prisión "inhumano"

Por el secuestro de la ginecóloga Milvana Salomone fueron procesados con prisión siete hombres, dos de los cuales obtuvieron el beneficio de la reclusión domiciliaria por razones de salud. Los cinco restantes continúan recluidos en el Centro de Ingreso y Diagnóstico del Instituto Nacional de Rehabilitación (INR) que funciona en el quito piso de la exCárcel Central, ubicada en San José y Yí.

Los internos han hecho planteos por la severidad de las condiciones en las que están privados de libertad, ya que se encuentran alojados en celdas individuales y tienen restringidas las visitas y también el acceso al patio. El Mecanismo Nacional de Prevención de la Tortura de la Institución Nacional de Derechos Humanos (Inddhh) objetó la legalidad de este sistema de reclusión. "Este régimen es considerado inhumano, por lo que los países que lo mantienen son condenados internacionalmente por considerarlo violatorio de los derechos humanos de las personas privadas de libertad", dice un informe de la Inddhh.

"En la visita especial realizada el día 6 de julio se constató que los privados de libertad en dicho sector no recibían visitas ni habían salido al patio desde que fueron alojados", agrega el documento. El informe explica que este tipo de aislamiento puede llevar incluso al suicidio del recluso.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...