Fútbol > ENTREVISTA

Polenta: “Estaba cansado de todo y se me pasó por la cabeza dejar el fútbol”

El excapitán de Nacional rompió el silencio, dijo que se fue cansado del entorno, confirmó que lo amenazaron, que pensó hasta en retirarse y habló de su relación con el mediático Zlatan

Tiempo de lectura: -'

03 de mayo de 2019 a las 05:01

Diego Polenta se alejó en silencio de Nacional, en 2018. De la misma forma en que llegó. Claro que su salida hizo más ruido que su desembarco, porque se fue con el reconocimiento de la gente y plagado de gloria por los campeonatos ganados. Pero estaba cansado y saturado de un mercado que en los últimos tiempos se le había vuelto complejo. A ello se sumaron miles de amenazas a través de su teléfono. Y salió. Se fue sin tener un contrato arreglado para su futuro. 

Estuvo seis meses sin actividad. Despejando la mente. Pensó en el retiro. Hasta que decidió que era tiempo de prepararse para volver. Un 26 de diciembre lo sorprendió el llamado de Guillermo Barros Schelotto para llevarlo a Estados Unidos. Allá fue. Bajo de peso, ganó masa muscular y lentamente está volviendo a ser lo que fue. En un mano a mano con Referí, el defensa rompió el silencio.

¿Por qué se produjo su salida de Nacional?

Salgo de Nacional porque creo que ya había cumplido el ciclo, fueron cuatro años y estaba cansado de estar ahí todo el día, entonces decidí alejarme de Nacional, del fútbol, porque estuve seis meses sin jugar que me sirvieron para estar tranquilo y disfrutar de otras cosas. Aclaro que nunca me fui mal de Nacional ni mucho menos.

¿Por qué tomó la decisión de alejarse pese a no tener equipo?

Fue difícil la situación, me costó. Aparte, en Nacional me sentía en casa, pero había otras cosas que pasaban por la mentalidad; la cabeza me estaba jugando una mala pasada. Y yo entiendo que para jugar en Nacional tenés que estar 100% de la cabeza, concentrado, y yo no me sentía de esa manera.

¿Cuánto influyeron los problemas económicos, porque usted era el capitán, el receptor de los reclamos de sus compañeros y hasta de los funcionarios?

Me gustaba, me gusta asumir esas responsabilidades, pero cansa, te van cansando y estar ahí todo el día pensando, llegar a casa y empezar a pensar lo que tenía que hacer el día siguiente, me cansó un poco también. Fui muy criticado y a lo último se veían todas las cosas malas mía y no las buenas.

¿Se sintió criticado o cuestionado en el propio club?

En el club sentía el apoyo de todos, cuerpo técnico, dirigentes, compañeros, en eso no hay dudas. Sabían lo que daba, lo que quería Nacional, pero recibí cosas que me sacaron, como las amenazas, y eso perjudicó a mi familia también. El último fue un año muy complicado.

¿De qué forma lo amenazaron?

Se filtró mi número de teléfono.

¿Fue con llamadas o mensajes?

Mensajes, 200 mil mensajes.

¿A qué apuntaban las amenazas?

Apuntaban a todo. Yo caminaba tranquilo, tampoco tuve miedo de salir a la calle ni mucho menos. Pero estaba mi madre, mi familia, entonces con todo eso sufrían todos los que estaban a mí alrededor. Fue entonces cuando con Pablo (Bentancur, su represenante) decimos salir de Nacional. Era un tema que lo veníamos hablando.

Tomaron riesgos al salir del club y quedarse sin equipo.

Tuvimos algunas ofertas al salir de Nacional que no avanzaron y decidimos quedarnos acá. Era un momento para estar tranquilos y disfrutar de otras cosas.

¿Qué hizo en esos seis meses sin actividad?

En realidad despejar la mente, estar tranquilo, salir de la rutina de todos los días, disfrutar el campo, que es lo que me gusta.

¿Temió convertirse en un exjugador?

Puede ser, al principio. Primero disfrutaba pero después pensaba y me preguntaba: ¿dejaré? Al tiempo se dio el llamado de Guillermo (Barros Schelotto, técnico de Los Ángeles Galaxy) que me terminó convenciendo para volver a la actividad y hoy en día estoy contento porque creo que esos seis meses de despejar la mente fueron fundamentales.

¿Durante ese tiempo inactivo se le pasó por la cabeza dejar el fútbol?

Se me pasó por la cabeza dejar. Siempre estuvo en mi cabeza. Pero me llamó Guillermo un 26 de diciembre, no olvido la fecha, y volví al fútbol.

¿Iba a dejar el fútbol a pesar de ser hombre de selección?

Obviamente que uno pone todo arriba de la mesa pero en ese momento pensé así y estaba un poco cansado de todo lo que era el entorno del fútbol. Decidí así y creo que lo importante fue que la gente que tenía alrededor me apoyaba, lo demás para mi es cuento. Y con la selección uno siempre sueña y siempre espera. Me siento orgulloso de la selección que tenemos. Un proyecto importante que se ha dado en el correr de estos años encabezado por el Maestro, excelente persona y entrenador. Hay jugadores de alto nivel, por eso uno se queda tranquilo. Siempre sueño y espero. Para uno es un orgullo que estando afuera te pregunten cómo hacen ustedes los uruguayos para lograr lo que consiguen.

¿Luego de seis meses de inactividad cómo llegó físicamente a Estados Unidos?

Llegué bien porque antes de venir hice una preparación con Federico Delbene. El profe me dio una mano enorme y enseguida se puso en contacto con el profe Valdecantos (trabaja con Barros Schelotto en el cuerpo técnico). Entre los dos armaron un plan y llegué bien. Claro que me faltaba fútbol. Qué hablar del profe Valdecantos, todos lo conocemos, lo profesional, la trayectoria que tiene. Me dio una mano enorme.

¿Es cierto que usted tenía 14 de grasa corporal cuando llegó a los Galaxy y ahora tiene 9?

Sí estoy en 9... Llegué con 14 que es un poco pasado para un profesional y llegué a 9 que para mi es algo muy importante. Pero no oculté nada cuando vine. Le fui sincero desde un principio al profe diciéndole que hacía seis meses que no jugaba y que físicamente no estaba en las mejores condiciones. Y bajé de peso.

¿Con qué se encontró futbolísticamente en la MLS estadounidense?

Al principio pensé que era una liga de segundo orden. Todos comentaba que era un gran liga y con el correr de los partidos, del tiempo, me doy cuenta que es una liga que creció, y donde no hay partidos sencillos.

¿Cómo se lleva con Guillermo Barros Schelotto, que tiene una aureola de personaje complejo?

Excelente persona, como profesional es intachable y creo que tiene la mentalidad ganadora y eso es importante. Siempre le voy a dar las gracias, hacía seis meses que no jugaba y se acordó de mi. Eso no tiene valor, no tiene precio y más allá de lo que es como técnico, que ya lo demostró, lo más importante es la persona.

En el club se encontró con otro personaje del fútbol como Zlatan Ibrahimovic.

Jaja!!! Ibra es nuestro capitán. Un tipo con una mentalidad muy ganadora y después tiene una calidad que nunca vi. Siempre le digo, vos no podés tener esa técnica midiendo dos metros. Una bestia técnicamente. Muy profesional, ganador. Es una presencia importante para nosotros. Es un fenómeno, un placer jugar con él. Un orgullo haber jugado con un tipo que te puedo enseñar mucho, que es un ganador del fútbol.

¿Y cuánto hay de que es una persona complicada?

Todo lo que se habla o se dice no va con lo que es dentro del vestuario. Él es así, pero así de sincero. Si te puede dar la vida, te la vida. Cuando llegué, enseguida nos presentamos y me preguntó como estaba. Nosotros no lo miramos como lo mira la gente, a veces capaz que no nos damos cuenta del monstruo que tenemos al lado.

Es como cuando tiene que marcar a Cavani y Suarez en la selección.

Claro, son estrellas mundiales y uno no se da cuenta, luego los ves por la televisión y decís, mira con quien jugué. Son estrellas que uno no se da cuenta porque es habitual tenerlos día a día.

¿Salió a comer con él?

No pintó de salir a comer, Ibra es más reservado, más tranquilo.

¿Ya le dio a probar mate?

Todavía no lo pude hacer tomar mate, sí tomamos café juntos, en el desayuno, pero un día de estos le saco una foto con el mate.

¿Cuánto le cambio la vida vivir en Estados Unidos?

Estoy en una gran ciudad, día a día se me hace más tranquilo que en Montevideo. No en el tráfico, sino la gente en sí. Por ejemplo voy al súper, ando en la vuelta, y nadie te reconoce, nadie te molesta. Paso desapercibido.

¿Tiene pensado volver a Nacional?

Sí, sí, voy a volver. Eso sin dudas. A ver si me quieren, no. Pero en mi mente está volver. El sentimiento es que nos teníamos que dar un tiempo con Nacional, lo necesitábamos los dos. Yo lo necesitaba para volver con la mentalidad y las ganas de siempre.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...