Cargando...

Economía y Empresas > Entrevista a Marcelo Ronchi

Presidente de banca oficial de AEBU: "No estamos reclamando un aumento, estamos reclamando mantener el poder adquisitivo"

El nuevo titular del Consejo del Sector Financiero Oficial del sindicato bancario marcó como prioridad la renovación del acuerdo colectivo, que venció hace más de un año

Tiempo de lectura: -'

23 de mayo de 2022 a las 05:00

Las últimas elecciones en la Asociación de Empleados Bancarios del Uruguay (AEBU) marcaron el regreso de la Agrupación 98 a la conducción del sector de banca oficial. El nuevo presidente del Consejo del Sector Financiero Oficial, Marcelo Ronchi, habló sobre la necesidad de restablecer las negociaciones con el Poder Ejecutivo para renovar el convenio colectivo sin pérdida salarial, las medidas aplicadas que a su juicio no tuvieron resultado, el llenado de vacantes y el futuro de la Caja Bancaria. Lo que sigue es un resumen de la entrevista que Ronchi concedió a El Observador.

¿Cuáles son los objetivos para este período al frente del sector banca oficial de AEBU?
El objetivo principal del sindicato es la renovación del convenio colectivo. Tenemos un convenio colectivo vencido el 26 de marzo del año pasado. Ya llevamos más de un año. Este convenio cuya génesis es del año 1991 lo venimos renovando con diferentes gobiernos y diferentes periodos hace 30 años.

¿Por qué cree que se ha demorado esa negociación? ¿Hay falta de voluntad desde el gobierno o a qué lo atribuye?
Hay varios factores. El gobierno ha mostrado interés en la renovación del convenio colectivo, pero tampoco un interés excesivo en su momento. La dirección anterior apostó a la ultractividad. Todos sabemos que la ultractividad corre para los convenios colectivos de la actividad privada, no para la actividad pública. Como lista 98 habíamos planteado previo al vencimiento empezar la ronda de negociaciones informales para ver cuál era la posición del gobierno. La dirección anterior entendió que no era el momento para negociar un convenio colectivo y fue estirando el tema. O sea, de marzo a octubre hubo otras reivindicaciones como era el ingreso de personal, Rendición de Cuentas, presupuesto, pero esperamos demasiado tiempo para encarar la renovación. Nosotros –en alianza con la lista 17– planteamos renovar el convenio a tapa cerrada, pero los compañeros de la dirección anterior (Coordinadora para el Cambio) entendían, y así lo entendió la asamblea, que debía ser una plataforma un poco más ambiciosa. Así fuimos y así nos fue, porque hasta el día de hoy no tenemos convenio. Es lo que estamos intentando empezar a tejer y armar, para en un tiempo realmente corto firmar un convenio sin pérdida salarial y respetando esa plataforma.

Hubo un ajuste salarial en enero de 5,8% por inflación proyectada. ¿Lo que reclaman es lo perdido el año pasado?
Lo que tenemos por convenio colectivo es una fórmula de ajuste que es la inflación proyectada que el gobierno hacía, con un correctivo a fin de período. O sea, si la inflación había sido 10% y nos habían dado un 5% nos correspondía un ajuste. El gobierno cambió el criterio y en ese cambió nos quedó un 2,96% que correspondía al año anterior. Esa es la piedra en el zapato que tenemos en discusión con el gobierno, cuál es la perdida y cómo se mide. No estamos reclamando aumento salarial, estamos reclamando mantener el poder adquisitivo de los trabajadores. Nosotros entendemos que es por el Índice de Precios del Consumo (IPC) y el gobierno está poniendo arriba de la mesa un índice medio de salarios excluyendo a los policías, excluyendo a los bancarios, para medir cuál es realmente la pérdida. La diferencia que tenemos es grande. Todavía no han dicho (una cifra) en concreto porque no hemos tenido ámbito de negociación. La última mesa formal fue el 23 o 24 de febrero previo a la marcha a Punta del Este.



¿Cree que sirvió para algo esa marcha que se hizo en febrero pasado?
Para analizar si una medida fue buena o mala la tienes que ver en perspectiva. La marcha no es un fin en sí mismo, pero es una herramienta para conseguir determinados objetivos. Si estás dos meses sin un ámbito de negociación la marcha no fue buena. La marcha en sí no generó el objetivo que se buscaba que era sensibilizar a la opinión pública, poner el tema de los bancarios arriba la mesa y abrir un ámbito de negociación. Ninguna de esas situaciones se generó, por lo tanto no se puede decir que fue una buena marcha. Como lista 98 no la apoyamos en el Consejo, pero participamos como algo resuelto por la mayoría.

¿Por qué cree que se dio un cambio y la mayoría optó por ustedes tras dos períodos en donde la conducción del sindicato estuvo a cargo del ala más radical?
Hay varios factores. Uno y no menor es no tener un convenio colectivo vigente. Yo creo que llegar a una elección con un convenio colectivo vencido sin una perspectiva de negociación concreta, con un plan de movilización que fue a todas luces errático, sin un rumbo claro, sin un destino claro, eso produjo que la masa de afiliados entendiera que había que  dar un cambio a la estrategia. Se notó claramente en las elecciones donde pasamos de tener cuatro consejeros la lista 98 y uno la lista 17, a tener 5 consejeros la lista 98 y 2 consejeros la lista 17. Y los compañeros que habían tenido la dirección pasaron de cinco consejeros a tener tres.

Hay otro punto en el que ustedes insisten que es el llenado de vacantes en los bancos públicos. ¿En qué situación está eso?
Los bancos públicos están en competencia en el mercado. Son bancos que aparte compiten con grandes empresas multinacionales y lo hacen muy bien, porque a prueba está que los aportes que hacen a Rentas Generales cualquiera de los tres bancos son enormes. Son bancos sólidos con una posición en el mercado muy grande. Eso no se mantiene porque sea solo la chapa Banco República. Atrás hay compañeros y compañeras que atienden a esos clientes que son todos los uruguayos. Si nosotros vaciamos esos lugares y no llenamos esas vacantes corremos el riesgo, y lo vemos a diario todos los que estamos en los mostradores, de que el cliente no va a ir a un lugar en el cual no lo atienden o demoran en atenderlo. Ni que hablar con lo que es el interior del país. Hay lugares en donde hay dos o tres compañeros y los tres están en condiciones de jubilarse en los próximos meses. Si no hay llenado real de vacantes corremos el riesgo de que las empresas dejen de funcionar, no cumplan el rol que cumplen y no aporten a rentas generales. Otra pata es la salud de los compañeros, y la tercera pata es la Caja Bancaria. La renovación de las plantillas es fundamental para mantener un sistema de seguridad social que no escapa a la realidad del mundo. Antes había una relación de activo pasivo que hoy es otra, producto de todos los avances tecnológicos.



¿Cuánta gente hace falta hoy en los bancos oficiales?
No manejamos números concretos, pero estamos en un período de grandes niveles de jubilación. El instructivo de la Oficina de Planeamiento y Presupuesto (OPP) de 2020  era que por cada tres jubilados ingresaba un funcionario. Eso, en cierta forma producto de la movilización del sindicato y productos también de la realidad de los mismos directorios de los bancos se ha empezado a quebrar. Ya no es el 3x1 que empezó en el 2020 porque los mismos directores han visto que es inviable gestionar un banco así, tengo que tener personal. Empezaron a analizar y a ver qué capaz en determinados sectores críticos hay que hacer 1x1.

¿Qué posición tiene sobre la reforma de la seguridad social que se plantea hacer el gobierno?
Se conoce poco y nada. A nosotros la reforma de seguridad social nos afecta particularmente la Caja Bancaria. Nosotros seguimos sosteniendo el concepto de solidaridad intergerenacional y la vamos a defender.

El presidente de la Comisión de Expertos en Seguridad Social, Rodolfo Saldain, mencionó que la Caja Bancaria se encuentra en una situación comprometida. En concreto dijo que hay por delante unos 15 años de resultados negativos constantes y que el "salvataje" del 2008 se agotó  ¿Qué responde a eso?
Esta situación que estamos atravesando ahora estaba prevista dentro de la reforma de 2008. Vamos a pelear por mantener un sistema previsional como el de la Caja Bancaria que funciona bien, con los problemas que podemos tener productos de la situación social y económica del país. 

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...