Cargando...
La autorización de un medicamento es asunto médico legal.

Nacional > Nueva resolución

Primaria elimina las excepciones y escolares solo podrán recibir la medicación en manos de sus padres

Antes falta de médicos que atiendan la “salud estudiantil”, las autoridades resolvieron que siempre tiene que ser un familiar o adulto responsable del niño quien concurra hasta la escuela a suministrarle la medicación

Tiempo de lectura: -'

23 de noviembre de 2022 a las 05:03

Imagine un niño que está en sus últimos días de tratamiento con un antibiótico y la toma del fármaco le coincide con el horario de clases. O piense en un asmático que, de tanto en tanto, tiene que darse unos disparos de salbutamol (Ventolin). O en un insulino-dependiente. La maestra, la secretaria o directora de la escuela ya no podrá darle la medicación ni siquiera con la firma de un médico tratante. Una nueva resolución de Primaria deja en claro que debe permitirse el ingreso del padre, madre o tutor para que le dé al alumno su dosis.

Antes Primaria contaba con un médico referente que podía hacer excepciones. En este sentido, ante casos de niños de educación especial que requieren medicación crónica y las consultas de algunos pediatras que pedían se autorice el suministro sin que los padres tuviesen que concurrir hasta el centro educativo, las autoridades educativas le encomendaron al servicio médico de ANEP que autorice las excepciones. Eso fue a fines del año pasado.

Sin embargo, la División Servicios Médicos respondió que realiza muchas acciones referidas a la salud laboral, que “no cuenta con profesionales dedicados a atender la salud estudiantil, por lo que su capacidad de resolver (cada caso) se ve limitado”.

No solo eso: el perfil docente —léase las funciones que están establecidas por contrato— jamás refieren a que el maestro sea el responsable de suministrarles a sus alumnos alguna medicación. No importa que haya una autorización del pediatra que le recetó la medicación al niño. De hecho, si existiese una complicación por intoxicación con el fármaco podrían caberle a los maestros una denuncia penal.

Para “salvaguardar cualquier responsabilidad del centro educativo y de sus funcionarios” se establece que cada escuela tiene que llevar un estricto registro de las fechas y horarios en que ingresan los padres para darles medicamentos a sus hijos. Incluso, si el adulto responsable no puede ir, tiene que firmarse por escrito quién irá en su lugar.

Gustavo Tamosiunas, director del Departamento de Farmacología y Terapéutica de la Facultad de Medicina, entiende que el mayor consumo de medicamentos es un fenómeno que se observa a nivel mundial y Uruguay no escapa. Había advertido que “hay un uso irracional o irresponsable” de fármacos, y eso incluye a niños.

Incluso el último boletín de ese departamento académico advierte por los cambios metabólicos de los antipsicóticos en niños y que debería hacerse un control estricto de los tiempos de consumo, pros y contras.

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...