Estilo de vida > ESTILO

Punta del Este tiene su primera cafetería de gatos

En Punta del Este abrió el primer cat café del Uruguay, un emprendimiento que une en un mismo espacio gastronomía y la posibilidad de adoptar una mascota

Tiempo de lectura: -'

01 de enero de 2018 a las 05:00

Quien camine hasta el final de Gorlero en esta temporada se encontrará con una escena inusual. A la altura de la calle 17, donde los locales comerciales comienzan a dar paso a bloques de apartamentos y a hoteles, un café con símbolos gatunos y amplios ventanales despide al turista que llega hasta allí. A golpe de vista, parece ser otro de los espacios que, en la península, abrieron esta temporada. Pero quien se anime a echar un vistazo dentro del café, se encontrará con que está lleno de gatos. Gatos que se trepan a los muebles, que duermen, se esconden o corren por ahí. Que juegan con los clientes mientras ellos se toman un cortado o comen una bocata.

Adrianuzca's es el primer café de gatos del Uruguay y abrió sus puertas hace menos de dos semanas en Punta del Este. Está regentado por una pareja que se enamoró de un modelo de negocio que se originó en Japón –donde ya hay más de cuarenta de estos emprendimientos– y que luego se extendió por varias ciudades de Europa, Estados Unidos, México e incluso países vecinos como Brasil o Chile. Fue en Barcelona donde los dueños del recientemente estrenado café se interesaron en este sistema, que fusiona la gastronomía con la preocupación por el bienestar animal.

Adriana Olaza, dueña del lugar junto a su pareja, explicó a El Observador que la idea despertó muchas dudas al principio, tanto a ellos como a las personas que se lo comentaban. La cuestión pasaba, sobre todo, por la conjunción de dos elementos a priori antagónicos: los animales y la comida.

En ese sentido, para habilitar su emprendimiento debieron seguir una estricta regularización que implica higienizar el local todos los días, mantener en áreas separadas la cocina y el lugar donde los gatos juegan con los clientes, y tener un sector especial donde mantienen a los animales enfermos en cuarentena. Cada día, antes de abrir al público, el local es desinfectado con productos de limpieza durante una hora.

Imagine que usted llega al café y, luego de consumir un capuchino o una medialuna preparada por la casa, se encariña con uno de los diez gatitos que corren, saltan o duermen por el recinto acondicionado con almohadones y juguetes. Si eso sucede, no se preocupe, porque una de las funciones de este local es fomentar la adopción de los gatos que allí se encuentran, que llegan hasta el lugar luego de ser abandonados en la calle o en situaciones similares.

Sus encargados aseguran que la idea detrás de la empresa surgió de una simbiosis entre el gusto por los animales y la necesidad de hacer algo por aquellos que se encuentran abandonados. Es por eso que los clientes interesados pueden adoptar a cualquiera de estos animales si cumplen con los requisitos básicos del local.

"Queremos que el público uruguayo sea el que más contacto tenga porque es el que puede quedarse con el animal. Podemos ayudar al extranjero a hacerlo pero en sus ciudades, porque nosotros cuando damos en adopción a uno de los animales le hacemos un seguimiento. No es cuestión de venir adoptar y perder para siempre el contacto del gato", aseguró Olaza.

Al momento de la adopción, el cliente debe firmar un precontrato en el que se compromete a seguir determinadas reglas de manutención, que se realiza bajo la inspección de una organización protectora de animales relacionada con Adrianuzca's.

Si bien este local no es la primera experiencia que fusiona a animales con un emprendimiento gastronómico, sí es el primero que funciona expresamente como un negocio. Animales Sin Hogar, organización que vela por el bienestar de los animales en el país, ya tiene un local similar en Montevideo, pero funciona como parte de la ONG y no como una empresa.

"Nosotros ayudamos de esta forma porque es como pensamos que podemos contribuir. Sabemos que los refugios están muy saturados, que la gente que los atiende y ayuda a los animales en distintas organizaciones está desbordada, por lo que creemos que este emprendimiento sirve para darles una mano a ellos", dijo su encargada.

A la hora de ser ingresados, los animales son curados, vacunados, castrados y se les realiza una serie de chequeos para identificar enfermedades que puedan tener. Actualmente, Adrianuzca's tiene diez gatos pequeños y seis adultos en cuarentena; estos úiltimos llegaron en estados complicados que demandaron atención especial para luego poder trasladarlos hasta el local.

En las primeras semanas del local ya se adoptaron tres gatos, y según Olaza, la respuesta de la gente al proyecto ha sido mejor de la esperada gracias a los curiosos que entran, se sorprenden por la propuesta y luego corren la voz. Como las dos niñas que, en una noche de martes, miran por la ventana, entran y preguntan con timidez si pueden pasar a jugar con los animales un ratito. Y, de paso, se piden algo para comer.

Precios accesibles

Además de los gatos, el cliente puede llegar a sorprenderse con los precios del lugar, que son bastante accesibles. El rango es muy similar a cualquier cafetería montevideana, con productos que van desde los $70 hasta los $200. "Queremos que la gente sea asidua, no queremos precios prohibitivos", dijo Olaza
REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...