Cargando...
El presidente de Rusia, Vladimir Putin, durante la celebración por el 326º aniversario del Día de la Armada

Mundo > Geopolítica

Putin aprobó por decreto la nueva Doctrina Naval de Rusia

En el Día de la Armada, Putin anunció que la fuerza se equipará con misiles hipersónicos, marcó las zonas que Moscú considera "estratégicas" para su seguridad y señaló como principal amenaza "la política estratégica de EEUU de dominar los océanos del mundo"

Tiempo de lectura: -'

31 de julio de 2022 a las 15:20

El presidente Vladímir Putin aprobó por decreto la nueva Doctrina Naval de Rusia y la versión actualizada del Reglamento Naval. La promulgación tuvo lugar en el Museo de Historia de San Petersburgo, dentro de la Fortaleza de Pedro y Pablo, el mismo día en el que pasó revista a la flota, dispuesta en línea en la rada del puerto de Kronstadt, en el golfo de Finlandia, en ocasión de la celebración del 326 aniversario del Día de la Armada.

Durante la ceremonia, Putin destacó que Rusia sigue desarrollando con éxito nuevas armas y que la Armada cuenta con todo lo necesario para "proteger la patria y los intereses nacionales". El jefe del Kremlin se refirió, en particular, a las armas hipersónicas de alta precisión. “Siguen sin tener análogos en el mundo y continúan siendo perfeccionadas constantemente", aseguró en referencia al misil Tsirkon, diseñado para volar a una velocidad de Mach 9 y alcanzar distancias superiores a los 1.000 kilómetros.

En el marco del desfile, del que participaron 40 buques, 42 aviones aéreos y más de 3.500 efectivos, Putin anunció que la flota rusa se equiparará “en los próximos meses” con el nuevo misil hipersónico, que comenzó a probarse en octubre de 2020, y que la fragata Amiral Gorchkov será el primer buque en recibirlo. Dijo, además, que la zona de despliegue de la nave se elegiría en función de "los intereses de la seguridad de Rusia".

Al pronunciar su discurso ante las tropas en San Petersburgo, Putin dijo que "la patria es una noción sagrada para todos nosotros, y defenderla por todos los medios es un deber y el sentido de la vida para cada uno de nosotros".  Con relación a  la nueva Doctrina Naval afirmó que "se han esbozado claramente las fronteras y las zonas de intereses nacionales, ante todo en las aguas del Ártico, el mar Negro, los mares de Ojotsk y Bering, el estrecho de Baltiysk y el de las Kuriles”.

El líder del Kremlin destacó en su intervención las capacidades de la Armada rusa. "Puede dar una respuesta fulminante a cualquiera que se atreva a atentar contra nuestra soberanía y la libertad. Somos capaces de detectar cualquier blanco enemigo bajo el agua, en la superficie marítima o en el aire y, si es necesario, asestarle un golpe irreversible", aseguró durante la parada, la quinta gran parada de la Armada desde la disolución de la Unión Soviética.

Más de medio centenar de navíos, de todas las clases y rangos, incluido el submarino nuclear de última generación "Príncipe Vladímir", desfilaron por el río Nevá, que atraviesa San Petersburgo, desde el corazón de la antigua capital de los zares hasta el golfo de Finlandia, con sus tripulaciones formadas en cubierta con uniformes de gala blancos. "El objetivo de Occidente de condicionar y afectar a Rusia no ha funcionado", afirmó Putin.

La Nueva Doctrina Naval

El documento enumera los diez "principales desafíos y amenazas a la seguridad nacional y el desarrollo sostenible" de Rusia en el ámbito marítimo. El texto pone de relieve, ante todo, "el rumbo estratégico de EEUU” y su “influencia global sobre la evolución de los procesos internacionales, particularmente, aquellos que están relacionados con el uso de las vías de transporte y los recursos energéticos del océano".

A renglón seguido, la doctrina señala "el afán de EEUU y sus aliados por limitar el acceso de la Federación de Rusia a los recursos del océano mundial y las vías de transporte de importancia vital", objetivos que, según señala el texto, “no han funcionado".

Entre otros desafíos, la doctrina menciona "los reclamos sobre territorios costeros e insulares por parte de otros Estados"; "la expansión de la Alianza Atlántica hacia las fronteras rusas" y el "creciente número de ejercicios navales que lleva a cabo en aguas próximas a Rusia"; así como "el deseo de EEUU de asegurarse la superioridad abrumadora de sus fuerzas navales, junto con el incremento de las capacidades de combate navales de otras naciones".

El documento también define como amenazas para la seguridad de Rusia los conflictos armados en zonas que son importantes desde el punto de vista geopolítico, o en países que tienen acceso al océano mundial; las "presiones económicas, políticas, militares y de otra índole que podrían mermar la efectividad de las operaciones navales de Rusia"; y los esfuerzos que "buscan debilitar el control de Rusia sobre la ruta marítima del Norte y ampliar la presencia naval de otros Estados en el Ártico".

La directiva de 55 páginas, además de plantear las ambiciones marítimas globales de Moscú en zonas cruciales como el Ártico y el Mar Negro, destaca como amenazas a la seguridad del país los intentos de cambiar en beneficio propio las normas que regulan la navegación internacional; la escalada del terrorismo internacional, la piratería marítima y el transporte ilegal por mar de armas, estupefacientes, psicotrópicos y sus precursores, además de sustancias químicas y radiactivas.

Nuevas bases militares

Otro punto destacado del documento es la intención de crear nuevas bases navales en el mar Mediterráneo, en la región de Asia-Pacífico, en el océano Índico y en el Golfo Pérsico. En este caso para corregir lo que reconoce como uno de los "principales riesgos" de la Armada rusa: la falta de suficientes bases fuera de sus fronteras que puedan recibir y abastecer a sus buques y realizar labores de reparación y mantenimiento técnico.

Además de garantizar la presencia permanente de la flota rusa en la base naval de Tartus, en Siria, Moscú se propone desarrollar centros navales "en territorio de otros países" de África y, pero también Medio Oriente, en el mar Rojo y en las cuencas del Pacífico e Índico. De allí los recientes esfuerzos diplomáticos y la firma de convenios de cooperación estratégica con nuevos países.

En particular, la nueva doctrina menciona el interés en desarrollar la cooperación militar-naval con India, Irán, Arabia Saudita e Irak. "Hemos marcado abiertamente las fronteras y zonas de los intereses nacionales de Rusia, tanto económicas como estratégicas, que son vitales", aseguró Putin. El Kremlin, además, y según anunció el mandatario, se dispone a solucionar una de las principales carencias de su flota desde hace décadas: la construcción de portaaviones.

Aunque no mencionó la guerra con Ucrania durante su discurso, Putin dejó en claro que la nueva doctrina prevé un "fortalecimiento integral de la posición geopolítica de Rusia" en los mares Negro y de Azov. Con relación al océano Ártico, una zona que el documento califica como de "especial importancia" y que Estados Unidos ha dicho en repetidas ocasiones que Moscú intenta militarizar, el documento anuncia que Rusia tratará de reforzar su liderazgo en la exploración de sus recursos minerales y mantener la “estabilidad estratégica” en el área reforzando el potencial de las flotas del Norte y el Pacífico.

Además mencionaba el deseo de Moscú de desarrollar una ruta marítima "segura y competitiva" entre Europa y Asia, conocida como el Paso del Noreste, a través de la costa ártica del país, y garantizar su funcionamiento durante todo el año. "La Rusia de hoy no puede existir sin una flota fuerte (…) y defenderá sus intereses en los océanos del mundo con firmeza y resolución", añade la doctrina. "Principalmente, se trata de nuestra zona ártica, las aguas de los mares Negro, de Ojotsk y de Bering, y los estrechos del Báltico y las Kuriles", puntualizó Putin.

Rusia cuenta con un enorme litoral marítimo que se extiende por unos 37.650 kilómetros desde el Mar de Japón hasta el Mar Blanco, incluyendo también los mares Negro y Caspio. Frente a la ciudad portuaria de Kronstadt, Putin concluyó señalando que la actual situación del mundo requiere que Rusia tome acciones "adecuadas, prontas y decisivas". "Estoy convencido de que la actual generación de marineros y oficiales es un pilar fiable e indestructible de la Patria", finalizó el mandatario.

En base a agencia AFP y Sputnik

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...