The Sótano > OPINIÓN

Raúl Sendic, tema local infinito

Ahora corresponde a historiadores escribir la historia definitiva del exvicepresidente

Tiempo de lectura: -'

14 de diciembre de 2018 a las 05:03

Lo dije antes, por lo tanto, comienzo repitiendo: por razones que ya expliqué, no leo los comentarios que dejan los lectores debajo de esta columna. Leo en cambio todos los comentarios que mandan en forma más extensa, y planteados con mayor inteligencia argumentativa (no solo la mera opinión), a la dirección de correo electrónica que pueden encontrar cerca de la foto. En los 15 años que de manera ininterrumpida se publica The Sótano, he respondido absolutamente a todos los comentarios enviados. 

Esta semana, dos lectores me escribieron preguntándome por qué no he escrito sobre Raúl Fernando Sendic Rodríguez, siendo como es, tema aun de mucho interés general. Uno de ellos, lector de esta columna desde hace 15 años, decía a modo de sugerencia que “es un buen tema para escribir y sacarle jugo”. Las razones para no hacerlo que esgrimí fueron las siguientes: 1) no escribo sobre política nacional, además, este diario tiene muy buenos columnistas en este rubro, como por ejemplo Gonzalo Ferreira, Dardo Gasparré, Adolfo Garcé, Nelson Fernández, Eduardo Blasina, y Gabriel Pereira, a los cuales siempre leo y seguramente ustedes también. 2) por lo tanto, qué más puede agregarse sobre lo mucho ya dicho respecto al citado personaje. El tema comienza a ser algo parecido a llover sobre mojado. 3) a partir de lo aparentemente inútil que la realidad exhibe a diario, esta columna presta atención a cosas que otros no le prestan, y con el asunto Sendic pasa al revés; son demasiados los que le prestan atención a lo mismo y desde hace ya bastante. 

En el último correo electrónico suyo que recibí, y que guardo a la manera de suvenir sanador para el alma, el finado Claudio Romanoff (otro excelente columnista en temas políticos que el periodismo ya extraña mucho), me decía: “Te mando un abrazo y felicitaciones por las siempre agudas miradas sobre la realidad mundial”. Con todos mis respetos a quienes lo respetan, y también al involucrado hoy en la guillotina, creo que Sendic es un producto informativo con poca incidencia mundial, aunque con excesiva repercusión local.

Dos años atrás, en una fría tardecita de julio, visité a un legendario librero montevideano, el más viejo todavía en actividad en todo Uruguay, a quien hacía mucho tiempo que no veía. Conversando de lecturas, de obras literarias de todo tipo, le dije que en su librería del Cordón, cuando yo tenía 14 años, había comprado el primer libro, y que no era un libro de texto. A partir de ahí estuvimos conversando por casi una hora, mientras fuera llovía, y no paraba. En un momento, epifanía de librero me animaría a llamarlo, comentó que temía que no lo aceptaran en el cielo a la hora de llegar, que lo rechazarían inmediatamente, y que San Pedro lo enviaría sin lugar a apelaciones al purgatorio o a un lugar peor, “por haber vendido en años recientes libros realmente malos por la forma cómo fueron escritos, como el de Sendic que se vende igual que pan caliente, y que tiene cero valor literario”.

La obra a la que refería el librero, fue uno de los libros más vendidos de 2016. Sendic sigue siendo tema de interés y seguirá manteniendo actualidad por un tiempo, aunque no ya en términos periodísticos. Un querido profesor, que estuvo a punto de ganar el premio Pulitzer, me dijo con la claridad analógica que lo caracterizaba, que el periodista presenta la primera versión de la realidad; el historiador, la más elaborada; y el escritor, la definitiva. Creo que ha llegado el momento de que Sendic deje de ser solo un expediente político y periodístico, y pase a estar en manos de historiadores y escritores. Sería bueno, al menos como tema ilustrativo de nuestro tiempo, que el personaje en cuestión pase a tener otra relevancia, una más investigada a fondo, una más literaria.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...